El Madrid comienza pinchando en el Bernabéu

El Madrid no logró vencer al Valencia en el Santiago Bernabéu. Es tropiezo que a comienzo del campeonato no significa gran cosa. El Valencia ya se sabe que es el tercero de la clasificación. O el primero de la Liga española. La escocesa es la que mandan Madrid y Barcelona. El Barça arrancó el torneo con Messi en plena forma goleadora, pero esto tampoco es novedad. Los dos grandes acabarán jugándose la Liga. Se momento, y por lo que respecta al insolidario reparto de los ingresos televisivos, es de su propiedad.

El Madrid no está en plena forma como tampoco el resto de los equipos. Comenzar en agosto nunca es bueno para el cuerpo. Muchos de los jugadores que han sido convocados para la primera jornada han participado en partidos internacionales en la semana lo que, unido a los viajes, no ha favorecido.

El Valencia cedió terreno para controlar mejor el ataque madridista cuya velocidad y facilidad para el gol es temible. Empató en los últimos instantes del primer tiempo y, en el segundo, se defendió con orden y conservó el punto. Un éxito para el debú de Pellegrino, su nuevo entrenador.

Para el Madrid comenzar con un tropiezo en el Bernabéu no es un drama. Para el Barcelona empezar goleando tampoco es novedad. La gran noticia estuvo en San Mamés donde se ha convertido en drama el deseo de Javi Martínez y Fernando Llorente, sus dos grandes estrellas, de salir del club.

El público ya les ha llamado traidores y mercenarios. El club ha consentido la pancarta en la que se les insulta. Bielsa, el entrenador, decidió prescindir de ambos en la primera jornada. No les convocó y ni siquiera estuvieron en San Mamés para evitar conflictos.

El problema se agravó porque sin ellos el Athletic perdió con el Betis en Bilbao. Del 0-3 se pasó al empate con esfuerzo titánico bilbaíno. Fue inútil porque el Betis marcó dos goles más.

El Athletic ha de decidir la rápida solución del problema. Ambos futbolistas ya no pueden pisar San Mamés. Hacer caja es lo menos doloroso.