A España le cuesta ganar, pero es semifinalista

A España le cuesta ganar. Lo consigue y paso a paso se ha plantado en las semifinales. Al margen de las calidades del juego importa ganar. La selección lo está haciendo aunque tenga que pasar por minutos de sufrimiento. Le ocurrió contra Italia, le sucedió contra Croacia y a Francia le ganó con más ventaja en el marcador porque aprovechó el penalti de los minutos de la prolongación. Lo importante, y lo que hace felices a los aficionados en esta clase de competiciones, es ganar y ello se está consiguiendo.

Del Bosque volvió a apostar por jugar sin el delantero de referencia y sin extremos. Con tanto jugador de características similares, Xavi, Iniesta y Silva, con el apoyo de Xabi Alonso y Busquets en línea más defensiva, el equipo volvió a mandar. Se hizo con el balón y envió a los franceses a correr buscándolo en todas las parcelas del campo. Volvió a suceder que con el cambio, con el relevo de Silva y Cesc por Pedro y Torres, los franceses igualaron más el juego. Con el balón repartido, la defensa española tuvo que emplearse más a fondo que en primer tiempo. Ribery creó problemas y el lateral derecho del equipo con Arbeloa, volvió a ser la parte más débil.

España jugó a su estilo y por ironías del destino futbolístico el primer gol, el que puso el partido de cara, llegó de manera tradicional, a la antigua usanza. Corrió Jordi Alba por su banda, llegó casi hasta el final y centró al área. Fue pase medido y allí entró Xabi Alonso para rematar espectacularmente de cabeza como habría hecho un ariete autentico. En el fútbol de toque, con defensores contrarios creando telas de araña, el tanto se marcó abriendo el campo. El penalti que también convirtió en gol Xabi Alonso fue consecuencia de la entrada en el área de Pedro.

Jordi Alba se ha consolidado en su zona. Desgraciadamente, Arbeloa tuvo durante el primer tiempo toda la banda para él y sin que Ribery osara perseguirle para auxiliar a sus compañeros. Cada vez que tocó el balón fue para pararse, para cortar la progresión y devolver el balón hacia atrás.

La próxima papeleta, tal vez la más complicada del torneo, la presenta Portugal. El equipo luso cuenta con gran defensa, grandes luchadores en el centro y en el ataque dos hombres clave: Nani y Cristiano. Especialmente éste que si ha de ser marcado por Arbeloa se agigantará.