Del Bosque: “Tenemos espíritu de nuevos ricos”

Vicente del Bosque, seleccionador nacional, avisó a Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, de que los triunfos de la selección española no iban a resolver los problemas que tiene España. Puesto a comentar otras circunstancias se le ocurrió decir, refiriéndose al equipo nacional, que tenemos espíritu de nuevos ricos. Es decir, que hemos vivido unos años de magnificencia y ahora nos cuesta adaptarnos a la realidad. Del Bosque acabará formando parte del vademécum de los entrenadores con frase. Ya ha dicho varias. La última esta: “el fútbol no es la catequesis”.

Ganar la Eurocopa y el Mundial con dos años de diferencia, no había ocurrido nunca. Para ser más exactos, el campeonato del mundo no se había ganado jamás. Nuestro destino eran siempre los cuartos de final y en Suráfrica se dio el salto. Ciertamente, ser campeones después de ganar la Eurocopa por segunda vez ya no era tan sorprendente.

Espíritu de nuevos ricos lo relaciona Del Bosque con el hecho de que se ganan partidos de clasificación y sólo se pierde algún amistoso contratado por la Federación en fecha y lugar improcedente. A la hora de la verdad, el equipo responde y resuelve los problemas de manera satisfactoria.

En Polonia no hemos disparado salvas. El equipo ha terminado la primera ronda con cifras alentadoras: ha sido el mayor goleador y ha recibido el menor número de goles. Desde el punto de vista de los datos objetivos no hay razones para la queja. No obstante, no debemos dejar pasar por alto el hecho de que no se pudo ganar a Italia y se sufrió más de la cuenta ante Croacia con árbitro consentidor. Irlanda ejerció de bálsamo.

El torneo ya ha entrado en la fase decisiva. Ya no valen los empates porque siempre hay que recurrir, si ello sucede, a los penaltis. La derrota no tiene posible enmienda como ocurre en la fase de grupos. Ha llegado la hora de la verdad y el primer compromiso serio es Francia. Los franceses creen en su triunfo y en el modo en que conseguirlo. España, una vez más, confiará en la inspiración de sus mejores futbolistas. Son mejores que los franceses.