España ha crecido y Francia, decaído

La selección española no tiene motivos para sentir miedo ante Francia. Recurrir al argumento de que nunca se le ha ganado en competición oficial es brindis al sol. Los antecedentes nunca cuentan. Las tradiciones futbolísticas no existen. Si tal sucediera, la Liga acabaría siempre de igual manera. La prueba evidente está en los resultados semanales de las quinielas. En el fútbol hay un porcentaje de azar, sin duda, y al que no cabe despreciar y sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, manda la calidad.

Se ha puesto de moda decir que los partidos se resuelven por los detalles y es cierto que un hecho concreto puede modificar el orden del juego. Sin embargo, nunca el detalle de turno es el antecedente. España ha ganado a Francia más veces y no hay razones para pensar que no puede seguir manteniéndose la superioridad. Y de igual manera que existen los datos del total de los partidos, que se puede romper, es evidente que no es preciso que cuenten los resultados de partidos de competición.

El equipo español tiene más partes débiles de las que tenía en la anterior Eurocopa. Por ejemplo, no está Senna que fue tal vez el mejor jugador. No está Capdevila, que poseía mayor experiencia que Alba. En la parte de la derecha del equipo estaba Sergio Ramos hoy obligado a jugar de central por la ausencia de Puyol, y su puesto no está suficientemente cubierto por Arbeloa, el más flojo de la zaga.

De la misma manera que España tiene carencias posee la certidumbre de la calidad de jugadores cuya comparación no resisten los franceses. A éstos, además, les va a faltar el central Mexes, que cumple sanción por la segunda tarjeta. Además, parece que Ribery está tocado y sólo les faltaba no poder contar con el jugador más peligroso de su ataque.

La Francia que eliminó a España en la Eurocopa de Holanda y Bélgica tenía en sus filas a Zidane, Deschamps, Veira y Desailly, entre otros. De aquella España eliminada por al error de Raúl a fallar el penalti que nos pudo dar el pase, no hay comparación posible. Con relación a aquél encuentro, Francia ha bajado de nivel y España ha subido. Francia no cuenta con Xavi, Iniesta y Silva. El baremo de calidad nos favorece. Sin duda.