España, contra Croacia y las insidias italianas

España juega hoy para vencer a Croacia y desmontar las insidias de los italianos que han querido ver una inexistente componenda. España juega por tanto, por el doble honor: el del triunfo y el del desmentido de lo inventado desde Italia. España jugó mejor el segundo partido que el primero lo que hace pensar que lo bueno en estos casos es ir hacia arriba y ello se aguarda hoy. Acabar primero de grupo es aspiración lógica y justa. La que corresponde a una de las grandes favoritas.

Suponiendo que el equipo español acabe en primer lugar le corresponderá enfrentarse en cuartos de final a Inglaterra o Francia. Será mal trago en el camino. Lo importante, sin embargo, es constatar hoy, frente a Croacia, que el juego ha mejorado un poco más, que el equipo está más ensamblado, que los futbolistas fundamentales están en buena forma y la formula del delantero autentico o delantero falso siga funcionando.

Vicente del Bosque no parece que vaya a sorprendernos. Tras las dos últimas decisiones ya todo parece dentro del programa. Quizá hoy, si el resultado es favorable, y no hay problemas para mantenerlo, quizá conceda minutos a jugadores que aguardan pacientemente en el banquillo. Del Bosque siempre ha sido partidario de mantener a todos con la moral alta.

El grupo de la muerte, forzosamente, tenía que dejar cadáveres por el camino. Olieron tres a muerte: Portugal, Dinamarca y Holanda. Incomprensiblemente, esta última se apuntó a la derrota desde el primer día. Llegó a la jornada final con cero en su marcador. En el último estertor tenía que doblegar a Portugal y se puso por delante con un gran gol de Rafael Van de Vaart. “Rafaé” hizo un extraordinario disparo que puso a su selección en la senda de la resurrección. Duró poco tal ilusión porque Portugal con tanto de Cristiano Ronaldo, quien finalmente hizo acto de presencia, volvió a mandar a los holandeses al sumidero. El segundo tanto del delantero madridista fue la sentencia definitiva.

Portugal estuvo en apuros mientras perdía con Holanda, pero la igualada le salvó de estrés incluso con el gol de Dinamarca que empató con Alemania. Su victoria fue clara y rotunda. Hubo minutos en que salvo Alemania, que tenía resuelto el problema antes de la tercera ronda, todos estaban en peligro. Como en el circo, en menor descuido podía costar la vida del artista. Y fue la de Dinamarca y Holanda.