Mourinho, contra el estilo de Florentino

Florentino Pérez siempre ha pretendido mantener en el club un estilo, una forma educada, un saber hacer que enaltezca al club. Desde que fichó a José Mourinho, todo se ha ido al carajo. El equipo se ha convertido en un grupo bronco, contrario a las buenas normas en el juego y la palabra. Mourinho nunca ha sabido perder y ahora ni siquiera acepta empatar aunque el árbitro le haya favorecido como sucedió en El Madrigal.

Mourinho es una especie de ventrílocuo que usa muñecos para que hablen por él. Karanka ha servido para ello y últimamente su Rockefeller es un tal Paramés, que aprovecha las redes sociales para incordiar y difamar si viene al caso.

Mourinho y sus correligionarios no salieron a conferenciar tras el empate de El Madrigal. Al entrenador madridista le resulta muy complicado dar la cara cuando teme que las preguntas vayan dirigidas al fondo de la cuestión que no es otra que sus errores técnicos.

En Villarreal hizo una alineación propia de un entrenador conservador. A Xabi Alonso lo rodeó con Lass, quien debió ser expulsado antes de que lo cambiara, y Khedira que ahora debe parecerle Iniesta o similar. Xabi tuvo en Cani un marcador constante que le impidió dirigir al equipo.

El Villarreal luchó con más fe que en otros encuentros porque la amenaza del descenso es cada vez más cierta. Lotina, con dos días de entrenamiento, le ganó la partida a Mourinho. Éste y algunos de sus voceros y bocazas justificaron el empate cargando sobre el árbitro las culpas.

El colegido no pitó ninguno de los dos penaltis que hizo Arbeloa en el primer tiempo ni expulsó a Lass como mereció. Que echara a Rui Faia está dentro del programa. Mourinho usa a éste para que le echen en vez de ser él quien salga del banquillo. Rui Faría ha sido expulsado por cuarta vez.

Florentino quiere estilo y el que protagoniza Mourinho es el contraestilo. Él mismo, Rui Faría y Chendo acosan constantemente al cuarto árbitro y al juez de línea de su banda. Que el juez echara a Rui Faria, y después a Mourinho, estaba dentro del programa de mano. Es el modo con que el entrenador madridista crea argumentos para hacer creer en la persecución del gremio que le permitió ganar hace unos días al Betis y al Rayo con decisiones claramente parciales.

Expulsar a Sergio Ramos y Ozil son lances del juego. Si el Comité de Competición toma nota de los insultos, graves, de Cristiano y Pepe, a San Sebastián tendrá que ir un equipo mejor confeccionado. Por ejemplo, jugará Albiol y en el centro del campo veremos a Granero. Se jugará mejor al fútbol y no a lo que programa José Mario de los Santos Félix Mourinho.