Villa, el máximo goleador, K.O.

David Villa andaba en lenguas. Se hablaba de su posible traspaso, de que el Barcelona podía prescindir de él. En Japón ha padecido fractura de tibia y por ello cualquier salida en el mercado invernal es imposible. Su ausencia de la próxima Eurocopa, probable. El máximo goleador del equipo nacional no se recuperará a tiempo. El delantero asturiano no estaba viviendo las mejores horas de su estancia barcelonista. La lesión le apartará de los terrenos de juego, probablemente, seis meses. Tal vez ahora se puedan justificar sus ausencias en determinados partidos.

No fue una patada. Fue una acción sin que mediara agresión ni siquiera fortuita. Tiempo atrás, cuando comenzaron los rumores sobre su disgusto a causa de las suplencias, se dijo desde el club que tenía molestias. Hasta se llegó a afirmar que había sufrido una pequeña fisura. La inestabilidad de la tibia, si ello fue así, quizá es lo que ha acabado por causar la fractura.

Guardiola le había dado cariños públicamente, pero en varias ocasiones le había postergado para que jugaran Alexis Sánchez y hasta el canterano Cuenca. La presencia de Cesc, de quien se decía que ligaba futbolísticamente mejor que Villa con Messi, había puesto en el ambiente la creencia de que podía acabar por salir del club.

Vicente del Bosque, seleccionador nacional, había manifestado inquietud por los casos de Villa y Torres, delanteros que no gozaban de la titularidad en sus respectivos clubes. Torres es suplente en el Chelsea y se habla de un posible traspaso. De Villa se decía que podía acabar en el Liverpool.

El asturiano permanecerá en el Barça. Al menos hasta que esté totalmente restablecido. En las circunstancias actuales nadie se planteará la venta ni siquiera dentro de medio año.

Del Bosque, afortunadamente, si Villa sigue lesionado y Torres es suplente en su equipo, no tendrá graves problemas para ocupar la plaza de delantero. De momento, cuenta con Fernando Llorente y ya ha hecho debutar a Negredo. El máximo goleador español es el valenciano Soldado que pide su oportunidad. Si con Villa parecía muy probable que la tuviera, ahora el seleccionador tendrá que recurrir a él. También es delantero goleador. Torres quizá acabe teniéndolo peor.

La participación del Barcelona en el Mundialito de clubes le ha salido cara. Ni siquiera un título compensa una desgracia como la de Villa.