Una mujer, por vez primera, quiere presidir el RACE

Por primera vez, una mujer pretende presidir el RACE. Carmen Boulet Alonso, notaria de Madrid, se ha propuesto revitalizar la institución, potenciar sus enormes posibilidades y ello sin percibir compensación económica alguna. La marca RACE ha tenido siempre gran predicamento en el campo del motor, aunque en los últimos años su antigua preponderancia en el ámbito de las grandes competiciones ha pasado a mejor vida.

El RACE cuenta con un circuito al que la aspirante a la presidencia pretende devolver el gran papel que en estos tiempos representó. Para ello, en su programa, piensa en la posibilidad de que sea la gran escuela para los futuros pilotos tanto en los coches como en las motocicletas.

El viejo circuito puede recuperar parte de su potencial, pero Carmen Boulet no piensa sólo en ello, sino también en las otras especialidades deportivas que pueden practicar los socios. Desea un nuevo campo de fútbol con hierba artificial, para que se pueda jugar durante todo el año y con menos costo en su mantenimiento, y pistas cubiertas para pádel y tenis. Hay en ello, una intención clara de promover la participación de las familias de los socios.

El programa de la aspirante tiene un grave problema: es difícil que llegue a conocimiento de los socios, de los votantes, porque no le han facilitado la lista de los mismos. Los medios informativos, no parece que tengamos gran interés en unas elecciones a las que se presentan ocho candidaturas. De la ganadora va a depender el futuro de una sociedad que, en diversas materias, tiene gran presencia entre los ciudadanos.

Hay en la campaña cierta tendencia a descalificar una candidatura que encabeza una mujer. Da la impresión de que también en el RACE existen gentes que ven la entidad como propia de hombres. Aún cuesta admitir que en el deporte, y la administración del mismo, tengan voz y voto las mujeres. Lo que se acepta para puestos de mayor trascendencia sigue siendo casi tabú en casos como el del RACE.