Romper el duopolio, vana ilusión

Las ligas se ganan en los campos de los equipos de la parte baja de la clasificación. El Madrid ya ha perdido cinco puntos en dos de ellos. El Barcelona tampoco ganó en Anoeta. Tales resultados hacen pensar en la vana ilusión de que se romperá el duopolio. Pongámonos en lo peor y pensemos que estamos al comienzo y, al final, hasta los árbitros colaborarán para que los dos estén en los puestos de arriba.

Sería magnífico que la Liga se complicara y los resultados semanales animaran. Sería un milagro que así sucediera, pero hasta ese momento, al menos, podemos creer que no son invencibles y que jugándoles de maneras concretas es posible variar los resultados menos complicados de las quinielas. Ya no se puede jugar al dos fijo.

Madrid y Barça han acabado la jornada con sendos empates. Mas no es lo mismo igualar en Santander que en Mestalla. El Racing tuvo gran mérito porque se presentó en la cancha con seis suplentes. El Valencia puso a sus mejores hombres.

El equipo santanderino luchará por mantener la categoría, lo que no le resultará fácil y el valenciano opta a mantener el tercer puesto para seguir jugando en Liga de Campeones.

En los Campos de Sport se vio un partido sin brillantez. El Racing se defendió como mejor pudo y ello fue suficiente para que el fútbol rudo y a veces rústico y rural del Madrid no fuera capaz de ganar.

En Mestalla se presenció el mejor partido de la presente temporada. Los dos jugaron a pleno rendimiento y ambos pretendieron poseer el balón. Para el Valencia ello era sustancial porque concedérselo al Barça es prepararse para morir con resignación cristiana.

En medio del fragor de la guerra entre los dos grandes ha surgido el Atlético de Madrid que tal vez ha hecho el gran fichaje de la campaña. El colombiano Falcao fue fundamental en la eliminación del Villarreal en las semifinales de la Liga Europa y el artífice principal de la victoria final de su equipo.

Falcao ha llegado en estado de gracia y marca goles e impulsa a su equipo con más fe que Kun Agüero y Forlán. Los atléticos han encontrado nuevo ídolo y la plantilla que ha conseguido el cuerpo técnico hace creer en grandes actuaciones. Estará en los puestos de elite.