El fútbol gana en las Cortes

La primera parte de la parte contratante en Liga de Campeones ha sido decepcionante. La segunda parte del parte contratante, la votación del Senado en la nueva Ley Concursal, ha sido beneficiosa para el fútbol profesional en general. Bajarán los clubes que no paguen.

El fútbol no ha sido nunca una cuestión al margen de la sociedad civil aunque algunos lo pretendieron para hacer de la organización un bunker. Curiosamente, ahora, las Cortes españolas se han sumado a la petición de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), que no estaba de acuerdo con la posibilidad de que los impagos no tuvieran reflejo deportivo como se pretendía.

La normativa deportiva no ha sido derogada por las Cortes lo que habría sido alivio para muchos dirigentes que habrían defendido en los tribunales ordinarios la permanencia de su club en una categoría a pesar de sus desaguisados económicos.

La última de las grandes vergüenzas del fútbol español ha estado en el hecho de que de los veinticuatro clubes europeos acogidos a concurso de acreedores, veintiuno eran españoles. Los dirigentes deportivos siempre fueron contrarios a la participación de los tribunales ordinarios en sus pelitos, pero ahora deseaban que la reforma de la ley les favoreciera y les devolviera a tiempos pasados.

Si desde el punto de vista legal el fútbol ha ganado, deportivamente la imagen de nuestra Liga no ha salido favorecida en la primera fotografía de la temporada. Perdió el Villarreal en casa (0-2) con el Bayern de Munich, pero más graves fueron los empates del Barça (2-2, en casa) y Valencia (o-0, en Genk). El Madrid salvó la cara al vencer con un gol de Di María al Dinamo de Zagreb. Pobre cosecha en la primera jornada.

El Villarreal sin Cazorla y Capdevila, que han salido del equipo, con Borja Valero sancionado y Senna, al que la veteranía ya pasa factura, ha pedido potencialidad. De Guzmán y Camuñas no parece que esté a la altura de lo deseable. El central Zapata tendrá que confirmarse.

El Barça no anda fino y si dolorosos fue el empate de Anoeta más lo fue el del Camp Nou ante el Milán con el que, en teoría debía jugarse la primera plaza del grupo. De momento, no da buenos síntomas.

El Valencia fue incapaz de vencer en un campo en el que tenía la obligación de hacerlo porque allí, probablemente vencerán los otros competidores. El Madrid regresó de Zagreb victorioso pero con heridas de guerra, especialmente en el tobillo de Cristiano Ronaldo.

El partido fue embarullado, de juego muy trabado y con acciones violentas por parte de los croatas. La victoria fue merecida, pero el juego no convenció. Debe mejorar. Demasiado ramplón.