Francia, el gran obstáculo

España debe clasificarse para la fase final del Mundial de Brasil en 2014. Francia será el gran adversario. Georgia, Bielorrusia y Finlandia deber ser superadas. España juega en el único grupo de cinco selecciones. Se clasificará directamente el campeón de cada liguilla.

No deseaban los dirigentes el fútbol español tropezarse con Francia en la fase eliminatoria y el sorteo nos la puso delante. Hay respeto por Francia por su reciente historial en la Eurocopa y el Mundial. Pero no hay miedo.

La Francia que ganó sus dos grandes títulos se parece poco a la actual. Aquella tenía jugadores de gran fuste como Zidane, Deschamps y Vieira, Thuram o Barthez. La selección gala sabía a qué jugaba y cuales eran las labores concretas de cada uno.

La Francia campeona era envidiable por sus solidez desde la zaga al ataque. Era conjunto bien ahormado y en el que se podía confiar. Han pasado pocos años y la generación siguiente no tiene la misma fortaleza.

España cayó contra Francia en la Eurocopa de Bélgica y Holanda, por ejemplo, y fue en los penaltis y porque Raúl marró el suyo. Entonces se jugaba contra un equipo y la selección española se basaba en individualidades.

Han pasado unos pocos años y ha cambiado en panorama. Es España la que tiene equipo conjuntado y juego bien definido. Francia está en construcción. En los próximos enfrentamientos la ventaja será española.

Otra cosa será como llegue a la fase final porque  entonces el equipo habrá tenido que cambiar. Para entonces Puyol ya no será el firme baluarte defensivo, Xavi habrá cumplido años que restan movimientos en la zona media, Villa ya habrá superado la treintena, Capdevila ya reclama sucesor.

La juventud de los Piqué, Cesc, Pedro, Silva, Torres y las incorporaciones de Thiago y alguno más de los que brillantemente se han proclamado campeones de Europa sub-21, tal vez mantengan la consistencia actual. O no.

Sobre el autor de esta publicación