Al Barça le cuesta amarrar las victorias

Los derbis entre atléticos y madridistas siempre han tenido emociones extraordinarias. Allá por los primeros años del siglo pasado ya se habían dividido los quereres de la ciudad en los campitos de la zona de O’Donnell y Narváez y continuó cuando se establecieron en Chamartín de la Rosa y Metropolitano. Ni el paso de los años resta trascendencia a los choques.

El sábado se produjo nueva victoria madridista que volvió a dejar en los espíritus atléticos la sensación de que siempre falla algo para que los madridistas se salgan con la suya. Esta vez la cuestión no estuvo en los errores, sino en los aciertos de Iker Casillas.

El Atlético pese a sus fallos defensivos, hizo jugadas en las que pudo haber cambiado el ritmo del encuentro, pero los remates de Kun Agüero tuvieron siempre delante el acierto del mejor portero de España y uno de los mejores el mundo.

El Atlético aún no ha renunciado a alcanzar un puesto para las próximas competiciones europeas, pero para ello tendrá que hallar mayor fortuna que la de enfrentarse a Casillas. Contra otro, Agüero y Forlán tendrán más posibilidades de éxito.

El Madrid resolvió uno de los peores problemas que le quedan en la presente Liga y el Barcelona volvió a ganar aunque esta vez, como ya ha sucedido, pidiendo la hora. No remató el partido cuando lo tenía en sus manos y estuvo en un tris de conceder el empate que habría puesto al Madrid muy cerca.

El Barça no tiene la efectividad goleadora que le ha distinguido. David Villa, por ejemplo, no posee la puntería de hace un par de meses y la ausencia del gol comienza a obsesionarle y a condicionar sus remates.

El Barça empieza a necesitar la reaparición de Puyol lo que parece una incongruencia porque es un defensa y no el creador de su tan ponderado buen juego. Puyol no es un creador con el balón, pero sí un impulsor del mejor espíritu.

El equipo catalán está dando muestras de cierta debilidad lo que es preocupante teniendo en cuenta que, como dice el Conde de Aragonés (don Luis), la Liga se decide a partir de ahora.