El Madrid, acusado de conducta impropia

Lo ocurrido en los minutos finales del partido que el Madrid jugó contra el Ajax, inevitablemente, ha tenido como consecuencia la apertura de expediente por parte de la UEFA. Las dos expulsiones programadas de Xabi Alonso y Sergio Ramos han sido consideradas “conducta impropia”.

Los dos futbolistas buscaron la expulsión por indicación de su entrenador. La intención era acudir a la segunda ronda libres de tarjetas, pero al ser expulsados les queda en la cuenta la que ya tenían porque únicamente limpiarán con la suspensión las dos del encuentro.

Mourinho maquinó la estratagema en el banquillo, en lugar de hacerlo en el vestuario. Resulta incomprensible que un señor que va de listo por el fútbol no hubiera meditado con antelación la decisión.

Lo ocurrido fue con las cámaras de televisión. Aunque él, en el banquillo para que no se pudieran interpretar sus palabras se tapó la boca, lo ocurrido a continuación le delató.

Dudek tuvo que salir del banquillo hasta la portería de Casillas a darle al recado. Éste se tuvo que acercar a Ramos a contarle la película. Mourinho es el inductor, pero Dudek y Casillas, como cooperadores necesarios, han sido incluidos en el expediente.

El hecho no es defendible éticamente. La argucia es listeza que no se puede sostener. Mourinho, quien parece dueño absoluto, tomó la decisión sobre la marcha y ella puso un borrón en el historial madridista. La operación fue demasiada descarada.

A los jugadores les puede tocar en suerte sanción deportiva, pero dados ciertos antecedentes, los de los jugadores el Olympique de Lyon, Juninho Pernambucano y Cris, lo probable es el castigo económico. A la UEFA le gusta recaudar.

Alonso y Ramos continuarán en liza sin haber borrado la tarjeta inicial que tenían. La sanción por las dos será de un partido, pero les quedará colgada la amonestación que pese a la listeza de Mourinho no queda anulada.

La UEFA parece este año más estricta. Al guardameta barcelonista Pinto, quien con un silbido confundió a un atacante que iba solo hacia su portería, lo sancionaron con dos partidos de suspensión. Atentos a la pantalla.