Madrid, Barça y Valencia deben pasar

Los sorteos de la Liga de Campeones no suelen aportar entusiasmos indescriptibles. Todos los participantes acaban por quejarse de que habrían preferido a cualquier otro adversario de los que les había caído en suerte. Madrid, Barcelona y Valencia no pueden quejarse del resultado. Podía haber sido peor.

Seguramente, el Barça se quejará por el hecho de que de nuevo tiene que enfrentarse al Rubin Kazán, el mismo que le hizo la vida imposible la pasada campaña. Peor que las condiciones futbolísticas del equipo está el hecho de que allí, además del largo y pesado viaje, hay que jugar en campo que por el frío no suele tener buenas condiciones.

Los desplazamientos a Rusia, Ucrania o cualquiera de las repúblicas ex soviéticas, tienen siempre problemas añadidos en las dos competiciones continentales. La cercanía y el clima favorecen el mejor juego de nuestros equipos.

Panathinaikos y Copenhague no parece que sean adversarios de cuidado aunque en este torneo, en el que participan los mejores conjuntos del continente, todo adversario puede presentar dificultades. Sin pecar de excesivo optimismo, la primera plaza del grupo debe tener color azulgrana.

En teoría, por el nombre de los adversarios, Milán y Ajax, campeones de Europa, el Madrid tiene más dificultades. Aunque el equipo italiano nunca ha ido contrario apetecible, y los recuerdos más inmediatos son insatisfactorios, la historia no debe contar. Será el adversario con el que jugarse la primera plaza del grupo.

El Madrid tiene un reto europeo superior al de años anteriores por le hecho de haber contratado al entrenador que ganó el último torneo. José Mourinho fue campeón con el Inter y en el Bernabéu lo han fichado para que revalide los títulos que ya ha conseguido con Oporto e Inter.

Tal vez lo tiene peor el Valencia por el hecho de jugar contra dos equipos de las islas británicas. Manchester United y Glasgow Rangers serán más que duros enemigos. El tercero, el turco Bursaspor, por su historial poco brillante hasta el momento, debe ser el cuarto.

El Valencia se ha de jugar la plaza que permite seguir, tal vez con el Rangers. Se considera favorito al Manchester aunque últimamente tampoco parece el de siempre. En los cuatro partidos que en esta competición, que recientemente jugó contra el Villarreal no obtuvo ninguna victoria.