Mourinho costará sesenta millones

 El Real Madrid se permite dispendios económicos prohibidos a otros. La lista de grandes deudores la encabezaba el Valencia. Después de la venta de Villa, el Barça  está ya por delante. El Madrid, en cuanto cierre la operación del fichaje de José Mario dos Santos Félix Mourinho -tiene un nombre tan largo como la Duquesa de Alba, aunque más corto que Rafael de León- lo probable es que relegue al club de Mestalla a la tercera posición. 

Los dineros no paran a Florentino Pérez. Se le supone, en cuando llega a la presidencia, que ha de atestar la sala de trofeos y llenar las arcas del club. Los socios así lo entienden. Es siempre el hombre que ilusiona. La próxima temporada tendrá que ganar algo. Sobre todo por la gran inversión a que el obligará el nuevo entrenador. 

Si tenemos en cuenta que tuvo que pagar cuatro millones de euros al Villarreal, por Manuel Pellegrini, que ahora se anuncian que son dieciséis los que hay que soltar al Inter para fichar a Mourinho, y los diez millones que éste cobrará por cada una de las cuatro temporadas de su contrato, entre palas, picos y azadones, suman sesenta millones. 

La diferencia entre los contratos de Cristiano y Kaká y el de José Mario está en que a éste ya se le aplicará la norma del IRPF para los profesionales del fútbol a quienes beneficiaba la ventajosa cláusula conocida con el nombre de Beckham. 

Echar cuentas con el Madrid es inútil. Lo que cuentan son los títulos y no los números. Actualmente, sorprende la facilidad con que se cambia de entrenador. Mourinho, quien siempre sale de los clubes dando portazos, es de desear que en el Bernabéu cambie de actitud, aunque, como dijo, siempre llevará al Barça en su corazón.