Sonic Colours y su recuperación en la versión Ultimate

Sonic Colours Nintendo

La popularidad de Sonic se mantiene intacta con el paso de los años y, para muchas personas, se trata de un personaje más querido que su antiguo principal competidor, Mario (aunque esto se encuentra abierto al debate). El erizo de Sega tiene algo que atrae a una audiencia muy extensa, y en los últimos años, ha llegado a contar con juegos muy interesantes. Algunos de ellos han pasado un poco desapercibidos, pero el buen fan de Sonic sabrá disfrutarlos antes o después.

Sonic Colours fue uno de esos juegos que, a su paso por las consolas de Nintendo, se puede decir que podría haber tenido mejor impacto. Por suerte, Sega fue inteligente y vio que el juego era un candidato ideal para recuperarlo. Así, de su paso original en Wii y Nintendo DS en 2010, saltó a PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch, Windows y Luna en 2021 con el lanzamiento de Sonic Colours: Ultimate. Antes de continuar, un dato curioso: el nombre del juego fuera de Europa es Sonic Colors, mientras que en Europa es conocido como Sonic Colours. ¡Curioso!

Un mundo colorido en 2D y 3D

Sonic Colours se desarrolla en un planeta que ha estado orbitando alrededor del mundo de Sonic desde hace tiempo, y que está habitado por una raza alienígena conocida como wisps. Estos adorables personajillos, a los que habrá que rescatar a lo largo de la partida, utilizan una energía especial muy colorida. Como de costumbre, el doctor Eggman está metido de por medio, y quiere utilizar un rayo tractor para vincular distintos planetas en un mismo lugar: un enorme parque de atracciones. Ahora será misión de Sonic y Tails detener los planes del villano, para lo cual tendrán que atravesar todas las zonas creadas por el malvado Eggman.

Los desarrolladores de Sonic Colours consiguieron dar forma a una excelente combinación de jugabilidad en dos y tres dimensiones. El desarrollo de los niveles es enormemente fluido y veloz, en la línea de los mejores juegos del personaje, y con un buen número de elementos de interacción de los cuales iremos haciendo uso mientras corremos por el decorado. Hay niveles de plataformeo 3D, y otros de dos dimensiones planteados bajo scroll horizontal más tradicional. Todo implementado bajo unos controles coherentes con Sonic y con los movimientos a los que ya estamos acostumbrados de otros juegos.

El juego se desarrolla en base a distintas zonas y planetas del lugar creado por Eggman en los que iremos encontrándonos con diferentes niveles. Se plantea un sistema de progresión sencillo y adictivo, con el cual todo jugador pueda disfrutar sin ningún problema y sea interesante repetir las pantallas para conseguir mejor puntuación. Al final de cada pantalla, dependiendo de qué tal lo hayamos hecho, aparecerán vidas extra que tendremos que coger dentro del tiempo límite.

Como particularidad, Sonic tiene la oportunidad de utilizar los poderes de los wisps. Como les ayudará, estos no dudarán en contar con Sonic y cederles parte de su poder. Hay muchos poderes. Por ejemplo, uno permite trazar una ruta direccional y después soltar a Sonic, que saldrá disparado siguiendo exactamente el camino que le hayamos marcado. Otro disponible es un taladro. Dicho de forma sencilla, con este poder activado, Sonic puede atravesar el techo y el suelo, abriendo caminos y llegando a zonas especiales del escenario. Es una forma de lo más interesante de potenciar una de las características habituales en la franquicia: la búsqueda de caminos ocultos en los que recoger objetos y bonus escondidos para los más exploradores.

Por otro lado, también es importante remarcar la existencia de jefes de nivel con los que tenemos que luchar buscando los puntos débiles para derrotarles con comodidad. Son enfrentamientos que aportan frescura al desarrollo de los niveles. La versión de Wii tenía momentos y acciones en las que teníamos que mover el mando de la consola de manera determinada para llevar a cabo acciones concretas. No eran muy frecuentes ni resultaban pesadas, pero fue una manera en la que los desarrolladores trataron de integrar más las características de control de la consola de Nintendo.

Un buen impacto en la historia de Sonic

Por mucho que no se haya convertido en un clásico entre clásicos, Sonic Colours logró dejar huella. Por un lado, el juego no solo tuvo esa versión remasterizada en consolas actuales, sino que también llegó a inspirar la publicación de un cómic. Además, los wisps que aparecen en la historia ya se han mantenido en el universo de Sonic.

La única mala noticia es que la versión de Nintendo 3DS no se recuperase en Sonic Colours: Ultimate, aunque es obvio que hubiera dado dificultades para ello debido a su sistema de control. Aun así, hay que alegrarse de que el juego, al menos la edición de Wii, se haya relanzado con la intención de que disfruten de ella más personas.