Bayonetta 2, cambio de look misma bruja

Bayonetta 2 artwork

Le cambiaron un poco la ropa y cortado el pelo, pero la Bayonetta con la que jugamos en su secuela era la misma Bayonetta que recordábamos del primer juego. El lanzamiento de Bayonetta 2 estuvo envuelto en muchas dudas, misterio y nervios. Con el cambio de editora se llegó a temer por la saga, pero Nintendo demostró su interés en proteger una marca que estaba claro que podía llegar realmente alto. La jugada les salió realmente bien y, para los fans, es más que probable que fuera lo mejor. ¿Con quién mejor que con Nintendo cuidando la franquicia como una marca propia?

El primer lanzamiento de Bayonetta 2 se llevó a cabo en Wii U, consola que no es que tuviera las mejores ventas ni impacto mediático. Por suerte, el juego acabó llegando también a Nintendo Switch y hoy día resulta sencillo poder disfrutarlo como dios manda. ¿Qué es lo que proporcionaba?

Caos y violencia, la marca de Bayonetta

Lo que esperamos de un juego de Bayonetta es que tengamos que aporrear los botones como locos. En la secuela se mantuvo la idea e incluso cuando jugábamos con el Wii U GamePad era algo que se podía disfrutar. En su paso a Nintendo Switch los controles se mantuvieron y adaptaron a fin de poder continuar disfrutando de la experiencia de varias maneras. El aporreo de botones para hacer combos espectaculares e interminables es parte de la filosofía sobre la cual PlatinumGames ha asentado algunos de sus juegos de acción más famosos. Un rápido tutorial que no tardamos en entender sirve para que nuestra destreza se encargue de responder a los estímulos que llegan desde la televisión. Aunque no pensemos en ello, porque no tenemos tiempo para hacerlo, un destello de luz azul provocará que nuestro dedo sepa que tiene que realizar una finta para poder esquivar y contraatacar al enemigo que nos intente hacer daño. Y después de la finta llegará la necesidad de realizar un ataque a fin de devolverle el golpe al rival y seguir reduciendo su vida.

Esta jugabilidad es así de alocada la mayor parte del tiempo, ya sea que luchemos contra un enemigo contra varios. A Bayonetta se le da bien salir de apuros imposibles y al jugador que ya sabe de qué va la cosa no le sienta nada mal el tener que esquivar, saltar, disparar en el aire, usar sus especiales y golpear a lo loco con invocaciones espectaculares. El juego tiene muy claros cuáles son sus objetivos y cómo se debe desarrollar un enfrentamiento para que los resultados consigan cumplir las exigencias de los aficionados y del público amante de la acción sin contemplaciones.

Bayonetta 2 nos introdujo en combates que difícilmente olvidaremos durante un tiempo y en los que no solo se fomentaba el espíritu del juego original, sino que se reforzaba con todavía más locura de por medio. Los combos son de una primera categoría y mientras los realizamos veremos que la ropa de Bayonetta se va desvaneciendo tal y como ocurría en su primer juego. Al mismo tiempo aparecerán sus mágicas invocaciones y los efectos visuales harán que todo sea salvajamente llamativo cara al jugador.

Varias opciones de control

Lo que resultó muy polémico con Bayonetta 2 es que se pensó, en cierto momento, que los controles táctiles serían obligatorios. Y, claro está, a muchos usuarios la idea no les gustó nada. Pero Nintendo y Platinum hicieron un buen trabajo al incorporar dos métodos de control diferentes. El modo táctil está dirigido a quienes no tengan mucha costumbre de jugar a títulos como este donde la acción puede llegar a ser muy exigente y complicada.

Se simplifica así la experiencia para que Bayonetta 2 no sea un juego tan cerrado cara al usuario, sino más abierto y capaz de satisfacer a todo tipo de usuarios. Así, con la pantalla del Wii U GamePad podíamos realizar los movimientos de la heroína y salir del paso sin tener que realizar acciones complejas. Desde la pantalla táctil se incorporaban todas las acciones principales, desde los golpes hasta las opciones de evasión que tan necesarias resultan durante la partida. Por su lado, el modo clásico es justamente lo que usamos en el primer episodio, para que no sea complicado introducirnos en la nueva aventura.

Una secuela que cumplió con las expectativas

En poco tiempo, Bayonetta 2 demostró que todo el miedo que se había gestado alrededor de la secuela era absolutamente infundado. PlatinumGames hizo un trabajo excelente. Recuperó a la heroína, superó los obstáculos, actualizó el juego original con extras que dejaron a los fans contentos y mantuvo la chispa viva de una de las franquicias más impactantes de los últimos años. Además, demostraron que se podía negociar con Nintendo y que no por ser un título con sus estándares de presentación se tenía que perder la esencia de la protagonista.

Ahora esperamos que Bayonetta 3 sea otra demostración de talento y una pieza más en el gran puzle que se va formando poco a poco alrededor de la saga de la bruja.