Gente

Sara Carbonero recibe el alta hospitalaria una semana después de su operación de urgencia

"Muchísimas gracias a todas y todos los que os habéis preocupado, por las innumerables muestras de cariño recibidas estos días. Me abruman...", dice la periodista

Sara Carbonero en una imagen de archivo

EFESara Carbonero en una imagen de archivo

Una semana después de su operación, le presentadora de televisión Sara Carbonero ha recibido el alta hospitalaria. Ha sido este lunes cuando la periodista ha abandonado la Clínica Universitaria de Navarra, donde el pasado 21 de noviembre era intervenida de urgencia tras someterse a una revisión rutinaria. Tal y como ha adelantado en primicia la revista Semana, fue en torno al mediodía cuando la ex de Iker Casillas ha puesto rumbo a su domicilio para continuar con su recuperación en compañía de sus seres queridos.

En esta semana, en la que no ha trascendido ningún detalle de su intervención y en la que su entorno más cercano se ha limitado a asegurar que se encontraba "bien", "tranquila" y "positiva", Sara Carbonero ha estado acompañada por su familia y actual pareja, que no la han dejado sola ni un solo momento: su madre, Goyi Arévalo, su hermana Irene Carbonero - que además ha sido la encargada de cuidar de sus sobrinos Martín y Lucas, ya que Casillas se encuentra en Qatar retransmitiendo el Mundial con TVE - su íntima amiga Isabel Jiménez y su novio, Nacho Taboada, cuyas visitas al hospital han pasado desapercibidas para las cámaras.

Ahora, Sara Carbonero ya descansa en su casa, donde se ha reencontrado con sus pequeños, a los que más ha echado de menos durante los siete días que ha pasado ingresada y a los que han intentado mantener completamente al margen del contratiempo de salud que ha sufrido su madre tres años después de superar un cáncer de ovario.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero)

Poco después de dejar el hospital, la periodista publicaba un post en Instagram que acompañaba con un vídeo con música en el que asegura que estaba "muy bien" y daba las "gracias" a todos los que se habían preocupado por ella estos días.

"Estoy muy bien. Muchísimas gracias a todas y todos los que os habéis preocupado, por las innumerables muestras de cariño recibidas estos días. Me abruman y a la vez me llenan de energía para seguir adelante. Sirva este mensaje de agradecimiento, tanto a los médicos de la Clínica Universidad de Navarra ,una vez más, por llevarme en volandas y cuidarme estos días, como a mi gente, la de siempre, ese grupo reducido de personas que no me ha soltado la mano ni un segundo y que me ha hecho ser consciente de lo fuerte que es el ser humano si está rodeado de amor", ha escrito.

"Gracias también a los medios de comunicación por el respeto y la delicadeza. Ojalá se mantenga este clima de tranquilidad tan necesario. No me quiero extender mucho más, como reza la canción que me ha acompañado y “salvado” estos días de “encierro”, de esta Rabia suave (de la artista EDE)", ha añadido.

Así, Sara Carbonero tiene palabras de amor para todos, incluidos sus hijos Martín y Lucas. "Cada día tiene su afán. Que todos consigamos encontrarlo en las pequeñas cosas. En una familia incondicional, en una mano que te sujeta fuerte mientras te toca los acordes de guitarra de tu canción preferida para dormirte, una voz que te lee el periódico cada mañana, unos brazos firmes que te sostienen para ponerte en pie de nuevo y dar paseos en círculo por los pasillos del hospital. Unos niños que te esperan en casa con los brazos abiertos y la pizarra llena de mensajes", subraya.

"Confiar, amar, y recordar que el afecto es lo verdaderamente revolucionario, que seamos amables siempre con los demás porque nunca sabemos la batalla que está librando cada uno", concluye añadiendo un "gracias" en mayúsculas.