Gente

Santiago Pedraz y Esther Doña, cronología de una boda interruptus

Una farsa y una ruptura por whatsapp explican la exclusiva fallida del compromiso de la pareja en la revista ¡Hola! 

Santiago Pedraz y Esther Doña

EUROPA PRESSEsther Doña y el juez Santiago Pedraz anuncian su boda un año después de iniciar su relación

El folletín protagonizado por Santiago Pedraz y Esther Doña ha eclipsado cualquier preocupación del vulgo sobre la subida de precios, la inflación o la vuelta al cole y al trabajo. Ya lo decían los romanos, nada como pan y circo para enmascarar el sufrimiento del pueblo. Anda la corte fascinada con la exclusiva que nunca fue, con la supuesta metedura de pata de la biblia de las revistas del corazón, con el anuncio de boda interruptus del juez responsable de la investigación de casos como Couso, Afinsa o Morodo y la que fuera marquesa de Griñón consorte.

Desde que el pasado 24 de agosto la revista ¡Hola! anunciara a bombo y platillo la boda de la pareja cuando, según Pedraz, ya ni siquiera lo eran, todo ha sido un ir y venir de noticias a cada cual más surrealista. ¿La última? Por lo visto su señoría dio por terminada su relación mediante un whatsapp que según Doña rezaba lo siguiente: “Nuestra relación es imposible, hablamos algún día, cuídate y besos”. La ex marquesa pesó que aquello era un simple arrebato. De manera que intentó ponerse en contacto con el que ella creía que era su novio, no lo consiguió y decidió hablar con su hermano para comentarle el mensaje. “Lo único que recibí es otro mensaje que me decía que cómo se me ocurría hablar con su hermano cuando él no le había contado nada a nadie entonces no sé, no entiendo nada".

No hay nada que entender, querida. Te han dejado al más puro estilo Daniel Day Lewis que cuando supo que Isabel Adjani esperaba un hijo suyo dio por terminada su relación mediante un fax vía Nueva York-Londres. O tiene miedo a tu reacción o no quiere dar la cara para evitar una situación desagradable. En ambos casos, ese whatsapp dice más del que lo envía que del que lo recibe.

Por lo visto no es la primera vez. A Pedraz ya le están saliendo más demonios de la chistera. Su exnovia, la abogada Sylvia Córdoba (defensora de la pareja acusada del espectacular robo de 45 botellas exclusivas de la bodega de Atrio en Cáceres), se acaba de subir al carro del serial y anuncia que a ella también la dejó vía cibernética, “a través de un escueto correo electrónico”.

Nada es lo que parece

Tras el anuncio del compromiso Pedraz-Doña mediante exclusiva y tremendo reportaje con sobre dosis de melaza en sus páginas interiores se desató la tormenta. Un cruce de acusaciones por parte de los protagonistas obligó a la revista a recuperar el tema una semana después para ordenar los hechos y desvelar su “tormentosa ruptura”.

Por lo visto, el reportaje con los enamorados se realizó en Menorca el 24 de julio, pero ¡Hola! no remató la entrevista con Esther Doña hasta el 9 de agosto, algo que retrasó su publicación al 24 de agosto. Justo un mes después. Todo iba sobre ruedas. Aquella era una exclusiva más de la biblia, atestada de las típicas declaraciones de amor. “Cuando uno ama, quiere gritarlo a los cuatro vientos”, admitía el juez de la Audiencia Nacional. “Él es la persona más adorable del mundo. Es tierno, dulce, generoso, atento… Y muy, muy divertido. Tenemos los mismos valores, es familiar, amigo de sus amigos, le encantan los niños, no puede con las injusticias… ¡Es perfecto!”, añadía ella.

A pesar de que Doña conocía la fecha de la publicación, no comentó nada de la ruptura (afirma que no era consciente) hasta que con la exclusiva en la calle su señoría indignado levantó la liebre. Santiago Pedraz se puso en contacto con la revista para negar la exclusiva y advertir a sus responsables que había roto su relación el 12 de agosto. “Hay líneas rojas que no se pueden traspasar. Esther las pasó y por eso me planté y rompí”, les confesó. Las líneas a las que se refiere el juez, según fuentes cercanas a la pareja, fue una tremenda bronca en la que Doña la debió liar parda, tanto que Pedraz se debió acordar del altercado del Eurobuilding que llevó al marqués de Griñón al calabozo del que salió libre y sin cargos una noche después. ¿El error de su señoría? Jugar en una liga que no es la suya, no dar la cara y, a sus 64 años, cortar como los adolescentes del siglo XXI. 

Hay que destacar que Santiago Pedraz no sabía nada de la publicación puesto que él jamás negoció la exclusiva y tampoco cobró nada por ella. La exclusiva del compromiso fue orquestada por su exnovia que era la interesada y la que firmó el contrato con la revista, por lo tanto, era ella la responsable de avisar del cambio de situación de la pareja. La ex marquesa, como la Infanta Cristina que nunca supo nada de nada, se hizo la sueca, no entendió lo de “nuestra relación es imposible” y dejó que la exclusiva saliera porque no le interesaba admitir que ya no tenía novio, por consiguiente, tampoco tenía exclusiva, ni pasta que cobrar. ¿Qué pretendía? ¿Una reconciliación? Solo ella lo sabe.

Si era eso, a Doña le ha salido el tiro por la culata. Santiago Pedraz no tiene ni la más mínima intención de recuperar la relación. “No quiero hablar con ella. Jamás voy a hablar mal de ella porque no quiero perjudicarla de ninguna manera”.