Televisión

María Lo cumple su sueño y se alza con la victoria de 'MasterChef'

La gaditana se hace con el título de ganadora, con 100.000 euros en metálico, la publicación de su recetario y la realización de un curso en el Basque Culinary Center

María Lo, ganadora de MasterChef

MasterchefMaría Lo, ganadora de Masterchef

María Lo, la concursante que más ha exhibido su alto nivel a lo largo de todo el concurso, ha ganado la décima edición de MasterChef en una final con un menú homenaje a su vida en la que competía contra la salmantina Verónica quien se ha basado en las cuatro estaciones para elaborar su menú.

“Los sueños se cumplen, es la experiencia más ‘heavy’ que me ha pasado en la vida. Estoy súper contenta de haber llegado hasta aquí, estoy en nube que no me lo creo”, ha señalado emocionada.

La gaditana ha conquistado al jurado formado por Samantha Vallejo-Nájera, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz, y a Ferran Adrià fundador de elBulli (3 soles Repsol) con un menú basado en los distintos momentos y lugares de su vida compuesto por un entrante de jugo de tomate y manzanilla, quenelle de atún de almadraba, cebolleta encurtida y falso caviar.

Un principal, cigala con esferas de apionabo, lentejas caviar y polvo de jamón ibérico, y como postre un bizcocho de té matcha y cremoso de chocolate picante, crumble de pimienta rosa, sorbete de lima, lichi y aire de lichi.

“Tu menú ha sido totalmente equilibrado. Hay cosas por pulir en tu trabajo, pero con la humildad y los valores que tienes, podrás ser lo que tú quieras y feliz y realizada”, ha dicho Jordi.

Por su parte, Verónica ha hecho una propuesta más medioambiental representando las cuatro estaciones del año y poniendo énfasis en el cambio climático a través de su postre hecho con un bizcocho de chocolate con crema de calabaza especiada y helado de apionabo y lima y crumble de castaña y tofe salado de haba tonka.

Como entrante ha preparado un licuado de guisantes, angulas salteadas, colmenillas confitadas, espuma de ajo y aire de espárrago blanco; y como principal un bogavante de algas y marisco, chele de crustáceos, bizcocho de coral, gel de sidra y salsa de yema de huevo.

“Lo que me has hecho sufrir para bien. Me alegro de haberte dicho el año pasado que ‘no’, has vuelto con muchísima fuerza”, felicitaba Pepe.

María Lo se ha hecho así con el título de ganadora de MasterChef, con 100.000 euros en metálico, la publicación de su recetario y la realización de un curso en el Basque Culinary Center.

De hecho, fue ella quien consiguió ponerse la primera chaquetilla de primera duelista gracias a su esfuerzo y concentración en el cocinado en el que había que seguir a un acelerado Carlos Maldonado (Raíces, Talavera de la Reina), quien no les ha dado tregua a la hora de replicar su receta de cigala con almendras, buñuelos de tortilla de patata y pasta fresca.

La gaditana se impuso a David quien estuvo atinado en varias partes del cocinado, pero a mitad del mismo se perdió y fue dando palos de ciego posteriormente. Aunque se impuso por encima de Adrián quien hizo elaboraciones a ojo para salir del paso y a una Verónica totalmente perdida y con una cocina muy caótica, cosa que criticaron los jueces. “Será difícil conseguir la chaquetilla con este plato, pero no tires la toalla”, le dijeron.

No menos dura fue la prueba de exteriores, con el magnífico Celler de Can Roca como puesta de largo. Como novedad en esta décima edición, para juzgar los platos de estos tres finalistas, se han reunido en una misma mesa jueces de MasterChef procedentes de distintos países como Ecuador, Israel, Suiza, Polonia, Marruecos, Rumanía y Portugal.

Los tres finalistas se repartieron seis platos de los hermanos Joan, Pitu y Jordi Roca: Mar y montaña vegetal y raya mimosa (David); guisante al vapor de xarel lo y cordero con cuscús vegetal (Verónica); y toda la gamba y bosque lluvioso (Adrián).

Tras 230 minutos de prueba y los consejos de los cocineros, el jurado proclamaba a Verónica como segunda duelista de la noche. “¡Qué pena! No puedo sacarte ningún fallo a relucir y me machaca”, bromeaba Jordi. “Has hecho un maravilloso trabajo y quiero que esta chaquetilla te la dediques a ti”, añadía.

De esta manera, David quedaba en tercer lugar, logrando un curso de especialización de técnicas culinarias de vanguardia, de ocho semanas de duración en el Basque Culinary Center, y en cuarta posición Adrián, quien ha confesado que para él lo importante era que MasterChef le ha dado “de nuevo una vida”.

Sobre el autor de esta publicación