Luis Lorenzo pide declarar para defender inocencia y desmiente que se hayan encontrado botes de manganeso en su casa

El actor se ha mostrado molesto tras las informaciones que señalaban que la Guardia Civil había localizado en su domicilio cinco botes de manganeso

Luis Lorenzo y su mujer

EFELuis Lorenzo y su mujer

El actor Luis Lorenzo y su pareja Arancha Suárez van a solicitar declarar ante la jueza que les investiga por la muerte de la tía de ella con el fin de contar su versión y defender su inocencia, ya que consideran que las pesquisas practicadas hasta ahora descartan que sean culpables de asesinato. Además el actor se ha mostrado molesto tras las informaciones que señalaban que la Guardia Civil había localizado en su domicilio cinco botes de manganeso, algo que niega rotundamente.

Tras el exhaustivo registro de su domicilio, la Guardia Civil ha hecho público un informe en el que señala que no se ha encontrado cadmio en la casa en la que tía Isabel pasó sus últimos meses de vida, y la cantidad hallada de manganeso es muy pequeña y no significativa, puesto que este metal pesado está presente en productos habituales tales como champús, jabones o enjuagues bucales.

Una información que el periodista Nacho Abad ha desmentido en 'El Confidencial', asegurando que en el domicilio de Luis y Arancha sí se encontraron cinco botes de manganeso líquido con los que, presuntamente, podrían haber envenenado a su tía para quedarse con su patrimonio.

Un nuevo indicio que refuerza la tesis del asesinato sobre el que el actor ya se ha pronunciado indignado, asegurando que es "absolutamente falso" que la Guardia Civil haya hallado botes con manganeso puro en el registro de su casa. "No voy a entrar en absolutamente nada. No voy a hacer más declaraciones. Remito a la información que ha pasado Criminalística en la que dice que no se ha encontrado absolutamente nada" señala.

"Arancha y yo estamos perfectamente, pero evidentemente estamos cansados de esto" confiesa, insistiendo en que confían "absolutamente" en la justicia y en el trabajo de su abogado y, a pesar de que continúan imputados por la muerte de tía Isabel, esperan poder demostrar su inocencia.

El letrado de la pareja investigada, Francisco Pérez Platas, ha explicado que solicitará a la magistrada del caso que tome declaración a ambos porque tras las manifestaciones escuchadas en el proceso de instrucción y los informes enviados por la Guardia Civil no se desprende que mataran a la tía de Arancha, María Isabel, de 85 años.

Lorenzo se negó a declarar ante la jueza el pasado 27 de mayo, tras su detención, mientras que Suárez negó los hechos que se le imputaban, tras lo que la magistrada decidió dejarles en libertad aunque con medias cautelares. No han vuelto a prestar testimonio desde entonces.

Pérez Platas asegura que la investigación solo desvela por ahora una posible dejadez en los cuidados a María Isabel, pero no indicios de que su muerte se debiera a una ingesta mortal de cadmio y manganeso, como apuntaba la autopsia.

En el informe, los agentes de Criminalística analizan varias muestras halladas en la casa de Luis Lorenzo y Arancha Suárez y concluyen que "no se detecta cadmio en ninguna", pero sí hay manganeso en ocho de ellas, extraídas de seis botes y dos pilas, en unas cantidades que se precisan en una tabla titulada "análisis metales en disolución".

En esta tabla se especifica la cantidad hallada de varios metales en miligramos por kilo, y en el caso del manganeso se refleja que en una de las muestras -la recogida en un bote- la cantidad es de 1.213 miligramos, superando ampliamente el resto de cantidades, aunque no se concreta nada más sobre esa concentración.

Las siguientes declaraciones previstas son para el próximo 28 de septiembre, cuando está previsto que comparezcan ante la jueza varios expertos en toxicología y neurólogos.

Hasta ahora, además de los investigados, han pasado por el juzgado número 9 de Arganda del Rey (Madrid), la tercera investigada por los hechos, que es una cuidadora de la anciana, así como otros trabajadores de la empresa de cuidados que contrató la pareja, médicos y forenses.

En el informe que remitió la Guardia Civil al juzgado antes del referido a las concentraciones de cadmio y manganeso, los investigadores consideraban posible que Luis Lorenzo y su pareja emplearan sus dotes como actores para conseguir apoderarse de todo el patrimonio de su tía María Isabel Suárez, un objetivo en el que se afanaron y para el que solo vieron un camino: la muerte de la anciana.