Gente

Los hermanos Marichalar, una china en el zapato real

Victoria Federica protagoniza una histórica portada en ¡Hola! cuando todavía no se ha callado el eco del cumpleaños de Froilán en la discoteca de Marbella donde se produjo una reyerta

Los hermanos Marichalar

Europa PressLos hermanos Marichalar

Son la noticia social de la semana. Los hermanos Marichalar de Borbón han protagonizado tertulias televisivas, corrillos de peluquería y coloquios de barras. Cuando todavía no se había callado el eco del cumpleaños de Froilán en la discoteca de Marbella donde se produjo una reyerta que terminó con cinco personas heridas, cuatro de ellas por arma de fuego y una quinta por una puñalada, su hermana, Victoria Federica protagoniza una histórica portada en la biblia del corazón. Entre el Froilángate y el real retrato ecuestre anda el cotilleo.

Como recién salida de un cuadro de Velázquez, Vic (a ella le gusta que le llamen así) protagoniza una portada a sangre montando un caballo frisón a pelo luciendo sus mejores galas. El caballo, como en los retratos del pintor sevillano, alza las patas delanteras en una maniobra de alta escuela de equitación denominada levade o corveta, para la que la joven amazona emplea ambas manos y se aferra con ellas a las crines del animal. Desde la antigua Roma esta imagen se ha utilizado como una muestra de dominio y capacidad de mando, siendo toda una alegoría del poder.

Paradójicamente, la imagen de Vic comparte esencia con el cuadro de Felipe IV puesto que, ninguno de los dos ostenta el mando. Cuando Velázquez perfiló al monarca, el poder en esos momentos estaba en manos de su valido, el omnipotente Conde-Duque de Olivares (que también fue retratado a caballo por el sevillano artista de la corte). En el caso de Vic, a pesar de ser la quinta en la línea de sucesión del trono español, carece de títulos y siendo sobrina del Rey, no forma parte de la Familia Real. Desde el minuto cero de su nacimiento se convirtió en Grande de España y si la Constitución de este país no fuera tan machista, Victoria Federica hoy ocuparía el segundo puesto. Nada como el poder vacuo.

Vic no da puntada sin hilo

Victoria Federica en la portada de ¡Hola!

Vic en la portada de ¡Hola!

Lo cierto es que Vic no da puntada sin hilo. La sesión de fotos ha sido realizada en Llagostera, en la casa de Santi Serra, un mago de los caballos reconocido en el mundo ecuestre por la belleza de sus animales y su capacidad para conseguir que los animales realicen las piruetas más insospechadas. Así en las páginas interiores, la nieta favorita de Juan Carlos I posa cual modelo profesional, siempre acompañada por animales. Si la real portada ecuestre sorprende, el resto del reportaje les dejará pasmados, sobre todo la fotografía en la que Vic posa descalza y de pie sobre los lomos de un caballo y aquella en la que replica el paso del corcel luciendo un vaporoso vestido de gasa naranja con espalda al aire.

La puesta en escena de la exclusiva de ¡Hola! es espectacular, también lo son las declaraciones de su protagonista en las que confiesa que de pequeña quería ser militar, que no se considera influencer puesto que su trabajo no es comparable con las profesionales del sector o que la familia es lo más importante en su vida y que todas sus decisiones pivotan en torno a ella. ¿Qué pensará su tío de todo esto?

No cabe duda de que Victoria Federica está buscando su sitio y que su vida dio un vuelo en mayo de 2019 cuando decidió, como cualquier joven de su edad, abrir su cuenta de Instagram. En unas horas pasó de los escasos 3000 a más de 45.000 seguidores. Hoy cuenta con 200.000 seguidores.

En estos tres años, Victoria Federica ha mutado de patito feo a cisne real. En el cambio se intuye la pátina de papá. Hace años, sus consejos sobre moda consiguieron lo imposible, que su madre, la Infanta Elena, destacara en todos los saraos reales. Inolvidable la chaqueta taurina de Lorenzo Caprile que lució en la boda de Victoria de Suecia, la misma que dio la vuelta al mundo y que ha protagonizado exposiciones de moda. Sin duda, Jaime de Marichalar ha pulido el diamante en bruto que tenía por hija. Lo vio claro, se podía sacar mucho partido de aquel cuello cisne digno de las mejores bailarinas y de sus 1.82 centímetros de estatura. Papá, amante de la moda y rompedor como nadie, esperó paciente a que el patito creciera para inocularle el veneno de la moda y ahí está el resultado.

Froilangate

Su hermano tampoco se queda atrás protagonizando noticias del papel couché. El 17 de julio cumplió 24 años y celebró su casi cuarto de siglo con sus amigos en Opium, una discoteca marbellí. La fortuna quiso que ese día se formara una reyerta que terminó con cinco personas heridas, cuatro de ellas por arma de fuego y una quinta por una puñalada, sin contar los innumerables clientes contusionados al intentar salir en bandada para huir del tiroteo. Lo cierto es que el joven y sus amigos se encontraban en un reservado diferente al del tiroteo y al principio casi ni se enteraron de la movida. De hecho, nadie sabía de su presencia hasta que estalló la bronca. Felipe Juan Froilán de todos los Santos, Pipe para la familia, Froilán para la prensa, desde que cumplió la mayoría de edad no posee escolta (antes sí). Hoy ni su hermana ni él cuentan con el apoyo de ningún cuerpo de seguridad del Estado.

Los reyes eméritos se llevaron un buen susto al enterarse por los medios de que su nieto mayor estaba presente en la reyerta de mafiosos de la que ya han sido detenidos dos de sus responsables. Una movida bautizada como el Froilángate. ¿Qué tiene este chico que, sin querer o queriendo siempre es el perejil de todas las salsas?

Desde la patada Real que Froilán le propinó a su prima Victoria López de Quesada y Borbón Dos-Sicilias, el nieto real fue calificado como un niño caprichoso y malcriado. Lo cierto es que, durante su infancia, adolescencia y puede que, en su juventud, su conducta disruptiva siempre se ha asemejado a los comportamientos provocados por el TDAH. Sus reacciones han traído de cabeza a la familia y han alimentado páginas y páginas del papel couché.

Desde su tierna infancia Froilán nos tiene acostumbrados a protagonizar todo tipo de escándalos. Hace cuatro meses la lio parda en una discoteca con una pistolita de gas. Incordió tanto a los clientes que los miembros de seguridad le invitaron a salir del local.

Lo suyo es un suma y sigue. Durante el confinamiento, emulando a su hermana, tampoco no dudó en saltarse las normas. Los paparazzi le pillaron en la calle sin mascarilla y fumando un cigarro como si aquello no fuera con él. Indudablemente, su mayor escándalo fue cuando jugando con una escopeta de caza se disparó en el pie.

Tenía 13 años cuando la Casa Real emitió un comunicado oficial en el que se matizaba que el nieto del entonces Rey de España estaba realizando “prácticas de tiro cuando se disparó en el pie”. Nadie se creyó la excusa. Sobre todo, cuando a la reina Sofía se le escapó que “estaban de caza”, deporte que no es santo de su devoción. Por su parte, su madre la infanta Elena intentó restarle importancia al suceso: "Con los niños siempre pasan estas cosas", dijo en su momento. Hombre, con los niños hay que tener mil ojos, pero no es muy habitual que se peguen un tiro en el pie. Aquel susto resucitó el incidente de su abuelo, que con 19 años fue el responsable de la muerte de su hermano, Alfonso de Borbón, a causa de un "accidente con una pistola", según la versión oficial de la casa del rey.

Parece que este suceso cumpleañero llega en el peor de los momentos puesto que el sobrino del Rey parece que pretende sentar la cabeza. Por lo visto ha terminado sus estudios de Business en una Universidad Americana afincada en Madrid y su meta es comenzar una vida laboral.

Sobre el autor de esta publicación