Los directores de 'La fábrica de la tele', imputados de forma personal en la Operación Deluxe

El juez que instruye la trama ha decidido investigar a Adrián Madrid y Óscar Cornejo por supuesto delito de revelación de secretos y cohecho

Oscar Cornejo y Adrián Madrid

El juez que instruye la trama Operación Deluxe, esa que han querido renombrar como operación Luna ha decidido investigar a Adrián Madrid y Óscar Cornejo por supuesto delito de revelación de secretos y cohecho negociado a título individual. Según revela el suplemento LOC de El Mundo, el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Madrid, Marcelino Sexmero, ha decidido imputar a los responsables de 'La fábrica de la tele' de forma personal y no a la productora como persona jurídica.

Según se desprende del auto que Sexmero publicó el pasado miércoles, el juez citará a Óscar Cornejo y Adrián Madrid el próximo 13 de junio a las 12,30 horas en los juzgados de la Plaza de Castilla. Da la casualidad de que es el mismo día en el que la productora tiene un juicio pendiente con Andrés Fernández, marido de Chayo Mohedano, contra la propia empresa y contra los ex directores de Sálvame David Valldeperas y Raúl Prieto por el mismo delito.

En esta segunda pieza de la instrucción de la trama Operación Deluxe resurgen como acusados el paparazzo Gustavo González; su mujer; María Lapiedra y Ángel Jesús Fernández Hita, el policía que filtro la información que destapó la trama. Entre los 21 famosos que se han personado en esta nueva causa figura el nombre de nueve famosos entre lo que destacan Omar Montes y el Maestro Joao, entre otros.

Marcelino Sexmero continúa con la instrucción de la causa investigando un supuesto cohecho. En uno de los epígrafes del nuevo auto el juez exige que se notifique a la Agencia Tributaria toda la información declarada por 'La fábrica de la tele' en los años 2017 y 2018 respecto de los pagos y retenciones realizados a Gustavo González. El colaborador de Sálvame parece que pasó facturar una nómina de unos 3.000 euros a unos 20.000 al mes, además es sospechoso de pagar a su amigo el policía por la información que les pasaba de forma ilícita, algo que aún no se ha demostrado convenientemente.

Su señoría, en el mismo auto, exonera de ir a declarar como testigos a los compañeros de Gónzalez en Sálvame, a saber, María Patiño, Kiko Matamoros (que está en Honduras concursando en Supervivientes), Gema López, Lydia Lozano y Belén Esteban (de baja por su operación).

La Operación Deluxe es una una investigación de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía Nacional en la que el programa y su productora, La fábrica de la tele, figuran como investigados por un delito de descubrimiento y revelación de secretos.

Renombrada como Operación Luna, la trama imputó inicialmente al paparazzo Gustavo González, más tarde salpicó a David Valldeperas y a otras siete personas más del equipo del programa, incluyendo a la productora, fundada por Adrián Madrid y Óscar Cornejo, como persona jurídica responsable mercantil del caso.

Si estimamos que el delito de revelación de secreto contempla una pena de prisión entre 1 y 3 años y es individual para cada víctima, en función de los famosos que se personen en la causa, el castigo podría sumar más de 100 años de cárcel, sin contar la cifra a la que ascenderían las multas.

Según sumario del caso, la forma de actuar era la siguiente: Cuando un famoso estaba de actualidad, Gustavo González contactaba con el policía jubilado y le pedía que le mirase todo lo que pudiera haber en las bases de datos policiales, ya fueran denuncias, detenciones con su reseña, datos de identidad y, por supuesto, domicilios. Tras el registro en la casa de González, además de ese tipo de información, los agentes hallaron material sensible que, según confesó el paparazzo, no tenía ninguna intención de publicar. Hoy, Gustavo González teme que al haber pasado por muchas manos esos testimonios y vídeos terminen viendo la luz.

Sobre el autor de esta publicación