POLÉMICA

De Tamara de España al desprecio público

La marquesa de Griñón desata la polémica con sus declaraciones sobre la sexualidad

EFETamara Falcó habla durante su intervención en la XIV Congreso Mundial de las Familias, en Ciudad de México

Siete días ha necesitado Tamara Falcó para pasar de heroína a repudiada. De #todossomostammy a ser la más odiada de la red del trino. Las cosas del universo digital, van a tal velocidad que un día subes al cielo y al siguiente bajas al infierno. Ya lo escribió Dante, “no hay manera en que pueda separarse el calor del fuego o la belleza de lo eterno”.

La reacción de Tamara Falcó ante la evidencia de unos cuernos públicos 24 horas después del anuncio de su compromiso matrimonial con Iñigo Onieva la llevó a rozar el cielo y la convirtió en la nueva musa de España. El país quemó en la hoguera al adúltero y elevó a los altares a la estafada. Cuatro días después, todo es distinto.

Todo arrancó el pasado fin de semana. La marquesa de Griñón se desplazó este a México para participar en el XIV Congreso Mundial de las Familias y allí comenzó su discurso contando por enésima vez su ruptura con Onieva. “Estaba ilusionada porque el proyecto de Dios estaba ahí, pero todo cambia radicalmente cuando salieron las imágenes de mi novio siendo infiel. No fue solo eso, cayeron muchas más cosas, fue un dominó, me di cuenta de que tenía que dibujar a una persona que para mí no existía".

Por supuesto quiso desvelar a la audiencia cómo organiza su día a día en su trabajo como influencer. “Tengo muy buen equipo y discernimos qué proyectos escoger, si tienen que ver con nuestros valores o no. En este mundo es muy fácil caer en gustar al resto, pero, al final, mi propósito en la vida es llegar al cielo". Nada sorprendente en una mujer que no se cansa de decir que descubrió tarde la fe y que estuvo a punto de meterse a monja.

A partir de aquí la hija de la reina de corazones, que por cierto acaba de anunciar que hereda de su madre el contrato con Porcelanosa, se metió en un jardín sin flores y repleto de espinas hablando de la diversidad sexual. “Ahora estamos viviendo un momento muy complicado para la humanidad, hay tantos tipos distintos de sexualidades, hay tantos sitios distintos donde puedes ejercer el mal. Creo que en otras generaciones no era tan evidente".

Que su idea de la maldad estuviera fijada a la de la diversidad sexual, lógicamente, provocó una catarata de críticas en la red del trino que, de nuevo, la elevó al podio del trending topic, pero esta vez negativo. La comunidad LGTBI saltó en tromba denunciando la imagen retrógrada que rezumaba de la cabeza de la marquesa. Uno de los más vehementes fue Jorge Javier Vázquez que no dudó en escribir: “Discursos como el de Tamara Falcó son nocivos en una sociedad que aspira a vivir en libertad. Asusta la manera que tiene de demonizar a quienes no piensan como ella. Tamara Falcó se ha coronado como la más firme representante de la España negra”. Lo cierto es que discursos de este tipo alimentan el odio al diferente, una fobia que reaviva las broncas y, ya se sabe, cuando las palabras se agotan surgen las peleas, surgen las guerras.