Ante la escalada de la inflación

Yolanda Díaz aboga por topar los precios de alimentos básicos y Moncloa responde: "Estamos en un mercado libre"

El PSOE rechaza la propuesta, que Podemos e IU aplauden y el PP tacha de "ocurrencia"

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz

EFELa vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha planteado a consumidores y distribuidoras de alimentación que pacten una "cesta de la compra básica" con unos 20 o 30 productos con precios máximos establecidos. La propuesta, aplaudida por IU y Podemos, ha sido recibida por el PP como una "ocurrencia" tras la cual no hay "rigor", mientras el PSOE ha destacado otras medidas ya adoptadas frente a la inflación. Moncloa, ha ido incluso más allá, y través de su ministra portavoz, Isabel Rodríguez, ha recodado a la titular de trabajo que "estamos en un mercado libre" y que las medidas del Gobierno para combatir la inflación "van en otra dirección".

En declaraciones a los medios este lunes antes de asistir a la toma de posesión del Fiscal General del Estado, Álvaro García Ortiz, Díaz ha asegurado que "la alimentación, la cesta de la compra es problema para el país".

La ministra de Trabajo ha anunciado que tiene previsto reunirse, junto al ministro de Consumo, Alberto Garzón, con las asociaciones de consumidores y con las distribuidoras para propiciar ese acuerdo.

Se trataría, ha dicho, de que consumidores y distribuidoras fijen una cesta de la compra básica, algo que sería "absolutamente legal, sin vulnerar el derecho de la competencia", porque, ha asegurado, no se regularía mediante una ley sino que se fijaría con un pacto entre las partes.

En cualquier caso, ha recordado que el Gobierno ya estableció un precio máximo a las mascarillas y a la bombona de butano. "Si ahora el momento no es excepcional, cuándo lo va a ser", ha añadido.

Con el pacto que propone, se garantizaría a los ciudadanos el acceso a estos productos a un precio más bajo, no sólo "porque pierden poder adquisitivo, sino porque tienen dificultades para mantener una alimentación sana".

"La alimentación está siendo un enorme problema para el país, para la ciudadanía y para los pequeños y medianos productores", ha dejado claro la vicepresidenta segunda, que ha detallado cómo los precios de naranjas o patatas aumentan hasta un 800 % desde que las vende el agricultor hasta que se compran en el supermercado.

La portavoz del PSOE, Pilar Alegría, se ha limitado en una rueda de prensa a decir que los socialistas son "plenamente conscientes" del incremento de los costes de producción provocados por la guerra de Ucrania, así como de los costes de la energía, de los fertilizantes y de los piensos. Por ello, ha dicho Alegría, ya se han adoptado medidas para contener el elevado incremento de estos costes, como la bonificación de 20 céntimos para los carburantes y la reducción del IVA en el precio de la luz y el gas, del 21 al 5 %.

Además, ha aludido a "los 169 millones de euros destinados a ganaderos lácteos y un segundo reparto a las comunidades autónomas de más de 193 millones destinados a los ganaderos de carne" y también al desarrollo de la ley de la cadena alimentaria, "muy demandada y que contó con el voto en contra del PP", la cual, ha explicado, busca que no haya contratos alimentarios por debajo del coste de producción.

Por su parte, la secretaria general del PP, Cuca Gamarra, ha pedido "más seriedad y menos ocurrencias", y el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, ha apuntado que la propuesta de la líder de Sumar "puede sonar bien", pero parece hecha "sin ningún tipo de rigor ni de trabajo detrás".

Podemos apuesta por un impuesto

Podemos, en cambio, considera "sensata" la propuesta de Díaz de topar los precios de los alimentos básicos pero también duda de la voluntad de las empresas para sellar ese acuerdo. De esta forma, ha defiende que lo "más adecuado" en esta parcela es que el Gobierno despliegue un impuesto extraordinario a las grandes empresas de alimentación, que a su vez sufrague un cheque ayuda a las familias para compensar el aumento de precios en la cesta de la compra.

En este sentido, ha señalado que el planteamiento de la vicepresidenta segunda y de la formación morada con ese impuesto extraordinario, que ya propusieron en el Debate sobre el Estado de la Nación son "similares", pues persiguen poner todo el esfuerzo en ayudar a las familias en un contexto de crisis económica por el alza de precios.

De esta forma, ha recalcado que en el inicio del curso político trabajan para conseguir "algo similar" en la alimentación al tope del gas, pero ha remarcado que ve "complicado" y "complejo" que las grandes cadenas de supermercados accedan a ese acuerdo.

Por tanto, ha opinado que el Gobierno debe seguir marcando las prioridades y demostrar, mediante la acción ejecutiva, que ahora es el momento de que las empresas "arrimen el hombro". Y en este punto aprecia más adecuado desplegar ese nuevo tributo.

El grupo confederal en el Congreso ya planteó una resolución en el debate sobre la nación, que fue rechazada, endurecer diez puntos el Impuesto sobre Sociedades a los grandes supermercados y financiar con esta recaudación adicional un cheque de ayuda a la cesta de la compra para las familias.

Mientras, la portavoz federal de IU, Sira Rego, ha manifestado que su formación está "completamente de acuerdo" con el planteamiento de Díaz, dado que los precios contrastan con los beneficios de las empresas que controlar de forma oligopólica el mercado.

En consecuencia, ha defendido que los poderes públicos deben velar por el "interés general" de las familias con los instrumentos que tengan a su alcance y, de esta forma, apoya y da la bienvenida a medidas que supongan control de precios.

Planas descarta el impuesto que pide Podemos

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en una entrevista a Europa Press, descartó imponer un impuesto al sector de la distribución, pero le pidió responsabilidad para que el alza de los precios sea "lo más limitada posible", al tiempo que consideró que fijar un precio mínimo en bienes y productos de alimentación esenciales no es posible legalmente, ni tampoco "deseable".

Sobre la posibilidad de un gravamen a la distribución, tal y como ha reclamado Podemos, Planas afirmó que los impuestos aplicados al sector financiero y energético "están llenos de lógica", si bien no es el caso de la distribución.

"No creo que sea el caso, en estos momentos, de la distribución, al menos hasta ahora, quiero decir que todos los elementos de la cadena, incluida la distribución, se han comportado de forma correcta. Espero lo haga en un inmediato futuro también", señaló el ministro de Agricultura.