LA REFUNDACIÓN DE CIUDADANOS

Villacís inicia una gira ‘liberal’ por España para intentar recomponer los restos de Cs

El deseo de Begoña Villacís de liderar los restos del naufragio de Cs la lleva a intentar la refundación de un partido ‘liberal’ en el beneficio de Sánchez

EFEInés Arrimadas y Begoña Villacís en una imagen de archivo

Víctima de sus muchos errores y ambiciones desmedidas Ciudadanos ha perdido, desde las elecciones generales del 10-N de 2019, un total de 47 diputados nacionales y 73 diputados autonómicos, además de presencia destacada en los gobiernos de Madrid, Andalucía y Castilla y León, donde tenían tres vicepresidencias, así como la alcaldía de Granada.

Y después de esta debacle y de la marcha de su fundador Albert Rivera y la negativa a dimitir de Inés Arrimadas, que ‘remató’ el partido moribundo, los dirigentes restantes de Cs que ahora encabeza Begoña Villacís desde la vicealcaldía de Madrid, todavía pretenden resucitar un partido al que ahora las encuestas le pronostican un 1,7 % de votos y cero diputados, con una nueva marca ‘liberal’, un espacio político que ya ocupa el PP de Feijóo.

Un proyecto ‘líberal’ el de Cs en España que no tiene arraigo social y que fue una de las causas del hundimiento de Cs en los comicios generales de 10-N cuando Albert Rivera eliminó el ‘ala socialdemócrata’ de ideario político de Cs -con la que había conseguido 57 escaños en las elecciones del 8 de abril de 2019- para quedarse con la sola ‘ala liberal’.

Y para competir con el PP dejándole a Sánchez todo el espacio del centro izquierda. Lo que resultó definitivo para la victoria del PSOE en la repetición electoral del 10-N de 2019 y también para el hundimiento de Cs y la retirada de Rivera de la política.

Y con estos precedentes y estas alforjas vacías pretende Villacís, con una gira de ‘escucha’ por las capitales de provincias -como Yolanda Díaz en la extrema izquierda- para ver si pueden resucitar al muerto que entre todos ellos mataron y recuperar unos miles de votos en el beneficio del régimen autocrático de poder de Pedro Sánchez.

El que ellos tanto criticaron y que, ahora pretenden salvar siguiendo Villacís el modelo fallido en 2021 con el que Arrimadas intentó, de la mano de su denostado Sánchez, una moción de censura en Murcia contra el gobierno regional del PP que resultó un ridículo y estrepitoso fracaso y provocó los desastres continuados de Cs en Madrid, Castilla y León y Andalucía.

Y con este pésimo balance de hechos contrastados cabe preguntar el por qué de este absurdo y demencial comportamiento de Villacís, Arrimadas y Bal para jugar a favor de Sánchez desde sus cargos con fecha de caducidad en lugar de, simplemente, cerrar un partido cuya situación financiera debe ser bastante comprometida.

O de negociar Villacís con Feijóo un proceso de integración en el PP para reforzar, con los pocos votos que le quedan a Cs una firme alternativa al sanchismo y sus pactos Frankenstein con los que Pedro Sánchez espera recomponer su liderazgo en las elecciones de 2023.

Quizás Villacís pretende con su gira de ‘escucha’ simplemente llevar a cabo la comprobación de la muerte política de Cs a pesar de que las autopsias de Madrid, Castilla y León y Andalucía y las de las últimas encuestas ya les han confirmado por ‘suicidio colectivo’ la muerte de un partido cuyos dirigentes, ahora convertidos en zombis de la política, se niegan a desaparecer.

Y ello a pesar del daño que con sus ambiciones y errores han causado a todos sus dirigentes, votantes y militantes además de haber facilitado la llegada y la presencia de Sánchez en el poder.