ENTREVISTA

Elena Valenciano: “Ha sido un error dejar las políticas de Igualdad en manos de Unidas Podemos”

“Hay que corregir la ley del “solo sí es sí porque está produciendo efectos no deseados” | “La “ley trans” va más allá de lo razonable”

Elena Valenciano: “Ha sido un error dejar las políticas de Igualdad en manos de Unidas Podemos”

EUROPA PRESSElena Valenciano

Elena Valenciano (Madrid, 1960) lleva varios años apartada de la política. La que fue vicesecretaria general del PSOE, cabeza de lista a las elecciones europeas en 2013 y eurodiputada varias legislaturas ha vuelto a sus orígenes y ahora ha regresado como presidenta de la Fundación Mujeres, donde ya estuvo trece años. Esta semana, hizo de voz de más de 200 organizaciones feministas para pedir que el Ministerio de Igualdad las escuche en la lucha contra la violencia de género. Está más que preocupada por la línea del Gobierno en las políticas de Igualdad, reclama consensos, menos sectarismo y mirar por el interés de “la mayoría” de las mujeres. No oculta, como gran parte de su partido, que considera un error haber dejado la política de Igualdad del Gobierno en manos de Unidas Podemos y teme que el PSOE esté perdiendo este liderazgo en políticas feministas. Dice que no echa de menos estar en primera línea política por el actual clima de crispación, pero quienes la conocen bien saben que eso no es cierto.

Pregunta.- Usted fue portavoz de un comunicado firmado por más de 200 organizaciones feministas sobre lo que está ocurriendo con la violencia de género, ¿Por qué la necesidad de volver a salir a denunciarlo? ¿No se les escucha en el Gobierno?

Respuesta.- Salimos, en primer lugar, porque la situación lo requería. Y, en segundo lugar, porque efectivamente sentimos que no se nos escucha, ni se nos consulta, y no se atiende muchas veces a señales de alerta que nosotras mismas enviamos. No se nos ha atendido en absoluto últimamente. Es verdad que algunas de nosotras participamos en espacios de consulta e intervención, pero se convocan muy pocos y, cuando vamos, lo que nosotras decimos no se atiende. Así que sí, era una llamada, un toque de atención sobre esta realidad que no deja de ser un poco absurda, ya que entre las organizaciones de mujeres que hicimos este llamamiento dentro de esta plataforma hay un montón de organizaciones que llevan años trabajando en el asunto de la violencia de género, tanto con las víctimas como en los juzgados, y que somos gente que conoce muy bien la realidad cotidiana de la violencia de género, más allá de las grandes políticas. Nosotras conocemos la realidad cotidiana, los problemas que enfrentan las víctimas y, por lo tanto, lo razonable es escucharnos. Entonces, como no se nos escuchaba mucho, aunque hemos tenido mucha paciencia, decidimos hacerlo público. Pero siempre desde una posición constructiva, diciendo que podemos aportar y enviando un mensaje a las víctimas y las potenciales víctimas de que estamos ahí, y que las organizaciones de mujeres somos una puerta de entrada segura a la protección.

P.- Ante este repunte de la violencia de género el Ministerio del Interior ha adoptado sus medidas, el Ministerio de Justicia ha lanzado sus propuestas y el Ministerio de Igualdad parece que va por su lado, ¿No hay una cierta descoordinación en el Gobierno en un tema tan grave como este?

R.- Sí. Es evidente que falta coordinación en el Gobierno sobre este asunto y, como decía antes, falta esa labor de escucha, porque los gobiernos no tienen todas las soluciones y los gobiernos están obligados a escuchar a las personas que trabajan en el terreno. Esta colaboración, digamos público/privada, es que siempre ha dado buenos resultados. En todo caso, el reto de acabar con la violencia de género es tan grande y tan complejo que no caben ni sectarismo y, por ir a un tema de actualidad, ni las frivolidades. Lo que necesita la lucha contra la violencia de género, y lo llevamos diciendo muchos años, es un gran pacto político y social, y todo lo que se escape de ese contexto es malo para la violencia de género. Porque todo lo que se escape de dicho contexto produce víctimas, y es así de directo. Hay que aplicar la misma plantilla que aplicamos en su momento al Pacto Antiterrorista o al Pacto de Toledo. Insisto que esto precisa de un gran pacto político y social donde no caben sectarismo, ni frivolidades.

“Es un error que el PSOE haya dejado de ser el referente o la voz de la mayoría de las mujeres en cuanto a las políticas de Igualdad”

P.- Más allá de la violencia de género, hay otras políticas de Igualdad del Gobierno o del Ministerio que no han sido compartidas por las organizaciones feministas. Una de ellas es el resultado de la ley del “sólo sí es sí”. ¿Cree que había que reformarla ya y evitar las excarcelaciones o reducciones de penas que se están dando?

R.- Sí. Rotundamente sí. Es decir, si tu legislas con el objetivo, entre otros, porque yo creo que esa ley tiene cosas muy buenas, de enviar un mensaje de endurecimiento de castigo a los agresores sexuales, porque hay que recordar que esto sale a raíz de la sentencia de “la manada”, y consigues el resultado contrario es evidente que algo falla en la ley. Y esto puede suceder, que tú legisles y que la ley no esté suficientemente bien hecha y produzca el efecto contrario que buscabas. Pero sí eso se produce, tienes que modificar la ley. Esto no tiene ningún misterio. ¿Está produciendo la ley efectos no deseados? Yo creo que sí, porque nadie deseaba que hubiera excarcelaciones de agresores sexuales. Entonces, corrija usted la ley, si es tan sencillo como eso.

P.- La última polémica sobre esta ley ha estallado con unas manifestaciones de la secretaria de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez, ironizando sobre la rebaja de penas a agresores y violadores, ¿Qué opina?

R.- Con esas declaraciones sucede lo que pasa muchas veces con la comunicación. Estoy convencida de que la secretaria de Estado no quería ofender a nadie, pero el hecho es que sus palabras han ofendido a mucha gente. Y cuando una está en una responsabilidad pública y dice algo que ofende a mucha gente, lo que le puede pasar a todo el mundo, lo que tiene que hacer es rectificar. Es tan sencillo como eso. Es como lo de la ley del “sólo sí es sí”. Si te has equivocado, porque esas palabras las dices en un contexto de partido aunque tú seas la secretaria de Estado mañana, tarde y noche, y sabes el efecto que han producido y que mucha gente se ha sentido ofendida y les han parecido inadecuadas, pues no hay más que disculparse. Eso no lo ha hecho y eso me ha parecido mal. (Posteriormente a la entrevista Ángela Rodríguez pidió disculpas y Valenciano a través de Twitter escribió: “Rectificar es de sabios… y de sabias”).

“La propuesta de Vox en Castilla y León es una agresión y busca hacer daño a las mujeres”

P.- Otro tema polémico del Ministerio de Igualdad ha sido la “ley trans” rechazada por muchas organizaciones feministas. ¿Es una ley que busca el borrado de las mujeres? ¿Apoya esta ley?

R.- La “ley trans” ya es una ley aprobada por el Parlamento español y por tanto es una ley que hay que cumplir. Eso no tiene discusión. En mi opinión, la ley ha ido demasiado lejos y debía haber protegido a los y a las menores que en este momento sufren una presión social en la adolescencia de casos de posible transición y, sobre todo, no se nos ha escuchado en absoluto a las que tenemos una posición distinta al Ministerio de Igualdad. Para mí se ha hecho una ley que va más allá de lo razonable.

P.- Las organizaciones feministas llevan denunciando que hay una involución en los avances en materia de Igualdad liderados fundamentalmente por la ultraderecha. El último episodio ha sido la propuesta de Vox en Castilla y León sobre las mujeres que quieren abortar ¿Qué le parece?

R.- Eso es de nuevo una agresión a las mujeres, es realmente tratar de hacer daño a mujeres que han decidido libremente interrumpir su embarazo, y es ir a hacerles daño. Es exactamente lo que hacían organizaciones como “Hazte oír” en las clínicas de interrupción voluntaria del embarazo. Espero que el PP se desmarque y rechace esta medida, porque es una medida que agrede directamente a mujeres que están en una situación, ya de por sí, bastante difícil.

P.- Usted, además de impulsar siempre las políticas feministas, ha sido una alta dirigente del PSOE que ha hecho bandera siempre de las políticas de Igualdad, ¿Cree que fue un error dejar estas políticas en manos de Unidas Podemos en el Gobierno?

R.- Evidentemente ha sido un error. Y a las pruebas me remito. Unidas Podemos tiene su propia posición en este asunto que discrepan en muchos puntos de la posición que ha sido la del PSOE. Además, el PSOE ha sido el partido, desde mi punto de vista, que mejor ha entendido cuáles eran los problemas mayoritarios de las mujeres españolas, e insisto en que me refiero a los problemas mayoritarios y quiero insistir en esta palabra, y el PSOE nunca se ha desviado del camino de ir consiguiendo cada vez mayores cuotas de igualdad, de dignidad y de justicia para las mujeres. Y Unidas Podemos tiene su propia posición, perfectamente respetable. Pero, claro, que el PSOE haya dejado de ser el referente o la voz de la mayoría de las mujeres en cuanto a las políticas de Igualdad creo que ha sido un error.

“Salimos a decir que las organizaciones feministas sentimos que no se nos escucha, ni se nos consulta en violencia de género”

P.- ¿Esto le está haciendo daño al PSOE? ¿Le puede pasar factura electoral?

R.- Eso habrá que verlo con los resultados electorales, pero bueno no es. Entre otras cosas, lo que no es bueno es que las políticas de Igualdad sean permanentemente materia de conflicto y de división. Las políticas de Igualdad son complicadas de por sí y es una batalla siempre difícil, y quienes están al frente tienen muchos problemas y son atacadas y criticadas. Todo eso ya lo sabemos. Pero producir conflicto permanente y división en el movimiento feminista y en los grupos parlamnetarios no es nada bueno. Lo más importante ante un reto tan difícil, porque estamos peleando contra siglos de desigualdad, y cuando el reto es tan difícil y tan grande, necesitas pactos, tranquilidad, consenso, palabras razonables y convocar a mucha gente. Esa siempre ha sido la política que el PSOE siempre ha desarrollado en el camino hacia la Igualdad. No necesitamos ruido, necesitamos convocar a mucha gente y, entre otras cosas, necesitamos convocar a muchos hombres. La política de Igualdad no puede ser una política permanentemente contra los hombres como especie, o contra los jueces o una política contra todos. Debe ser una política que construya un cambio cultural que es imprescindible para que alcancemos la Igualdad. Entonces, todo lo que sea muy conflictivo no es bueno. Es verdad que el clima político es tan sumamente tenso que la política de Igualdad también termina siendo víctima de ese clima y de la tensión permanente que hay en la política española en estos momentos. Pero tenemos que intentar salirnos de ahí, que no sea una lucha partidista, que convoquemos a mayorías. Esa es la clave, convocar a mayorías y, para eso, hay que mantener discursos que sean razonables y que la mayoría pueda comprender.

P.- Por último, usted fue vicesecretaria general del PSOE y eurodiputada durante varias legislaturas pero lleva tiempo alejada de la primera línea política. ¿Lo echa de menos? ¿Y qué opina del Gobierno de Pedro Sánchez?

R.- No echo de menos la política en primera línea, porque no me gusta el clima político que en estos momentos hay en España, y me resultaría muy difícil insertarme en un clima político como este, aunque con esto no quiero decir que también hayamos pasado por etapas muy duras cuando yo estaba al frente del PSOE. Pero, vamos, el clima político actual no me anima nada. Y con respecto al Gobierno socialista es indiscutible que el Gobierno ha tenido que atravesar unos años dificilísimos por muchísimas razones que no estaban en su pensamiento, y que dentro de esas dificultades hace todo lo que puede. ¿Tengo elementos de discrepancia? Sí. Pero creo que el Gobierno globalmente lo está haciendo lo mejor que puede.

Sobre el autor de esta publicación

Manuel Sánchez | Corresponsal Político

Manuel Sánchez (Cáceres, 1967) es periodista y escritor. Trabajó 22 años en el diario EL MUNDO, primero en información judicial y desde el año 2000 se especializó en información política sobre el PSOE y el Gobierno. Tras un año en eldiario.es, de 2014 a 2021 estuvo en el área política de Publico.es. Es autor de los libros: "Las noticias están en los bares" y "Yolanda Díaz, la dama roja".