El Gobierno intenta cerrar un nuevo acuerdo sobre la Ley Audiovisual tras las quejas de ERC y Podemos

Calviño se muestra abierta a negociar la norma mientras Bolaños se reúne con Gabriel Rufián para cerrar la crisis

ERC

Europa PressEl Gobierno se vería obligado a buscar nuevos socios en el Senado si ERC ejecuta su amenaza y no apoya los Presupuestos

Netflix ERCEl Gobierno intenta cerrar un nuevo acuerdo con ERC sobre la Ley Audiovisual después de que la formación catalana dejara este martes en el aire su apoyo a los Presupuestos. El Gobierno redobla esfuerzos para salvar la crisis con ERC -con una reunión telemática entre Bolaños y Rufián este mismo miércoles y con Pedro Sánchez de viaje oficial en Egipto- después de que Unidas Podemos haya asegurado que está más cerca de votar en contra de la Ley Audiovisual aprobada este martes por el Gobierno que de apoyarla. El socio del Gobierno ha criticado a los socialistas por haber querido negociar esta iniciativa con un partido de la oposición (ERC) en lugar de hacerlo con ellos, sumándose así a los reproches que ERC emitió este martes contra el Ejecutivo, llegando a cuestionar su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado.

De esta manera, el presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens, ha emplazado al PSOE a negociar con Unidas Podemos la Ley Audiovisual porque tienen más propuestas aparte de la exigencia de una cuota para las lenguas cooficiales en las plataformas.

"Lo que tiene que hacer el PSOE es también negociar con nosotros esa ley porque estamos más cerca del no que del sí. No han querido negociar", ha insistido Asens en declaraciones a los periodistas en el Congreso, quejándose de que ahora tengan que ir a la fase de enmiendas para sacar adelante sus iniciativas.

Entre éstas, ha mencionado, por ejemplo, un organismo independiente de supervisión del sector audiovisual, como hay en otros países, o que los informativos, que entienden que son un servicio público, no se puedan externalizar.

La Ley Audiovisual que este martes aprobó el Gobierno acumula así más reproches después de que este martes ERC amagara incluso con no apoyar los Presupuestos si no cumplía con el pacto alcanzado para proteger la producción en las tres lenguas cooficiales en todas las plataformas, aunque tengan sede en EEUU, como es el caso de Netflix, HBO o Amazon.

El Gobierno, abierto a negociar

El Gobierno ha redoblado los contactos con ERC -según adelantan El País y RTVE, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, se encuentra reunido desde las 18 horas por videoconferencia con el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián-, para intentar salvar la negociación sobre la Ley Audiovisual. La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha asegurado por su parte que el Ejecutivo está "muy abierto" a negociar la Ley Audiovisual con los grupos parlamentarios en el Congreso, pero ha advertido que la norma "no puede contradecir la normativa europea".

Así lo ha señalado en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press, tras ser preguntada acerca de la advertencia de Esquerra Republicana que rechazó la norma por no incluir a plataformas como Netflix en la Ley Audiovisual para que, como mínimo, incluyan un seis por ciento de su oferta en catalán, euskera o gallego.

"El proyecto de ley va a llegar en los próximos días al Congreso y se inicia un proceso de negociación en el que estaremos muy abiertos a la negociación con los grupos como siempre hacemos", ha explicado la vicepresidenta, al tiempo que ha enfatizado que "todo el proyecto de ley tiene unas cuotas tremendamente complejas" y que no pueden hacer algo que "contradiga la directiva" europea.

Calviño ha hecho hincapié en que el Ejecutivo lo que aprobó en Consejo de Ministros fue "una reforma muy importante, un proyecto valiente que adapta el marco normativo, no solo a lo que impone la normativa comunitaria sino a las nuevas tecnologías". Ha aseverado, asimismo, que el objetivo es impulsar el sector audiovisual y toda su cadena de valor para reforzar a España como un "'hub' audiovisual de referencia en Europa e incluso a nivel mundial".

"Creo que después de una intensa consulta (...) hemos llegado a un buen equilibrio entre el impulso del sector y la protección de nuestras cultura y nuestras lenguas porque nuestro Gobierno está comprometido con la defensa del español y las lenguas cooficiales, no nos tiene que convencer nadie", ha defendido Calviño sobre la actuación del Ejecutivo en este asunto.

Con todo, la ministra ha insistido sobre la exigencia de ERC que "toda negociación tiene un límite", en referencia a la directiva comunitaria, pero que dentro de ese marco ha asegurado que van "a tratar de tener la mejor ley posible que impulse al sector audiovisual y la producción en español y lenguas cooficiales". "Ese es un objetivo compartido", ha recalcado la ministra, que ha subrayado que se abre un proceso de diálogo en la Cámara Baja que "es normal".

Calviño pide no mezclar ley y PGE

Sobre si el enfado de ERC puede interferir en la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), ha señalado que "no se puede mezclar los presupuestos con otra ley y ha pedido "centrarse en lo importante".

Esquerra no está satisfecha con el proyecto de Ley Audiovisual ha anunciado que presentará enmienda para que empresas como Netflix, que no tienen sede en España, tengan que aplicar la cuota de producción en lenguas cooficiales que su partido pactó con el Gobierno.

Rufián, que asegura conocer el texto que el Gobierno va a enviar al Congreso, ha insistido en que este tipo de multinacionales "no deberían poder legislar" y ha indicado que su pacto con el Ejecutivo es "un acuerdo de mínimos" y que el texto debe mejorarse a su paso por las Cortes.

La nueva Ley Audiovisual incorporará al Derecho español la Directiva europea de Servicios de Comunicación Audiovisual (2018) que extiende la regulación que hasta ahora existía para la radio y la televisión a los servicios y contenidos audiovisuales de internet, en especial las plataformas para compartir contenidos (redes sociales) y de vídeo a la carta (Netflix, HBO Max, Movistar+).

Así, la propuesta prevé que las plataformas prestadoras de servicio de catálogo tendrán que ofrecer, como mínimo, un 6 por ciento de su oferta en catalán, euskera o gallego. Se trata de una disposición incluida en el texto 'in extremis' en el marco de las negociaciones del Gobierno con ERC para conseguir el apoyo de los nacionalista para aprobar los presupuestos generales para 2022.

Por otro lado, debido al acuerdo entre Gobierno y ERC, el contenido doblado o subtitulado en lenguas cooficiales deberá ser ofertado por las plataformas, pero no será considerado como cuota de obra en catalán, euskera o gallego. "Hay una cierta obligación que está sujeta a que sea posible tanto técnicamente como por la propia calidad del doblaje o el subtitulado. Es una obligación con algunas limitaciones", recalcaban.

Sobre el autor de esta publicación