La liquidación de la dispersión

Interior acerca al País Vasco a 'Txapote' en el mayor traslado de presos etarras hasta la fecha

Otro de los trasladados es Henri Parot, autor de 39 asesinatos, y que dio nombre a la doctrina para acortar la rendición de penas tras la decisión de los tribunales europeos

El exdirigente de ETA Txapote, en una imagen de archivo

EFEEl exdirigente de ETA Txapote, en una imagen de archivo

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, ha comunicado este miércoles el acercamiento a una cárcel del País Vasco de Francisco Javier García Gaztelu, alias Txapote, unos de los exdirigentes de ETA con mayor número de crímenes, entre ellos el del concejal del PP Miguel Ángel Blanco hace 25 años. La decisión afecta a un total de 13 presos de ETA, entre los que consta Henri Parot, que dio nombre a la doctrina para acortar la rendición de penas tras la decisión de los tribunales europeos. En su caso, dejará la cárcel de El Dueso para ir a una del País Vasco, según la información comunicada a las asociaciones de víctimas.

La lista la completan Ismael Berastegui, Manex Castro Zabaleta, José Antonio Zurutuza Sarasola, Aitor Agirrebarrena Beldarrain, Oscar Celarain Ortiz, Jon Bienzobas Arretxe, Juan Manuel Inciarte Gallardo, Eider Pérez Aristizabal, Jon Igor Solana Matarrán, Juan Luis Rubenach Roig y Félix Alberto López de la Calle Gauna.

Txapote, uno de los terroristas más sanguinarios de ETA fue trasladado con anterioridad, en marzo de 2021, desde la prisión de Huelva a la de Madrid-Estremera dentro de la política de acercamientos impulsada por el Ministerio del Interior desde la llegada de Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno a mediados de 2018.

García Gaztelu cumple condena por 14 asesinatos, entre ellos el de Miguel Ángel Blanco, Gregorio Ordóñez, Fernando Múgica Herzog o Fernando Buesa. No se espera su excarcelación para antes de febrero de 2031, según informaron fuentes jurídicas en julio cuando se conmemoró el 25 aniversario del crimen del concejal de Ermua.

Detenido en Francia en 2001, Txapote formó parte del 'ala dura' de la banda terrorista al no haber mostrado nunca arrepentimiento por sus crímenes.

Henri Parot, actualmente en la cárcel de León, ingresó en prisión el 7 de abril de 1990 y cumple una condena acumulada de 41 años por asesinatos, homicidios, atentados, organización terrorista, colaboración con banda armada, estragos, lesiones, falsificación y tenencia de explosivos y armas.

Su detención en Sevilla supuso un relevante golpe en la lucha contra ETA porque ostentaba la jefatura de los comandos itinerantes o Argala, que llevaban actuando durante doce años y habían cometido una veintena de atentados con casi 40 muertos y más de 200 heridos.

Además, Henri Parot dio nombre en 2006 a la llamada "doctrina Parot", con la que el Tribunal Supremo dio respuesta a un recurso de este preso que supuso el alargamiento de la estancia en prisión de los terroristas. Siete años después, en octubre de 2013, la Justicia Europea la anuló y fueron excarcelados 63 etarras.

Estos acercamientos se suman a los anunciados en julio por el Gobierno de Pedro Sánchez, que en total ha impulsado 345 traslados.

La AVT: "Sánchez consuma su traición"

Tras el anuncio de este numerosos traslado, la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) ha acusado este miércoles al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de "consumar su traición".

En un comunicado, la AVT critica la decisión y recuerda que "ya sólo quedan 45 presos fuera de las cárceles fuera del País Vasco y Navarra". "Asesinos en serie como Henri Parot o Txapote van a cumplir lo que les quede de condena en prisiones cerca de sus familias sin haber mostrado un ápice de arrepentimiento ni haber colaborado con la justicia", han denunciado.

La AVT califica de "mazazo para sus víctimas la decisión de unos traslados que acepta que pueden ser legales, pero cuestionando su necesidad. "¿Qué necesidad hay de provocarnos tanto dolor?", se pregunta la asociación, que apunta: "Que Bildu se haya convertido ya en el socio preferente del Gobierno no puede significar que Bildu gobierne este país".

"Señor Sánchez, no hay un presidente del Gobierno que haya sido tan nefasto para las víctimas del terrorismo como usted, pasará a la historia como el que cedió a una reivindicación histórica de ETA y derogó la política de dispersión, y que provocó más dolor a las víctimas del terrorismo", ha continuado la AVT.

La asociación vuelve a desconfiar del traspaso de las competencias penitenciarias al Gobierno Vasco porque entiende que los traslados de etarras son la "antesala a otras decisiones que implicarán su salida de prisión antes del cumplimiento íntegro de sus condenas".

"Sánchez los acerca al País Vasco y el Gobierno Vasco les saca de prisión concediéndoles el tercer grado", sostiene la AVT, que recuerda que a día de hoy ya son 24 los presos a los que se les he progresado a tercer grado, "más de la mitad de ellos recurridos por la Fiscalía y con dos primeros pronunciamientos de la Audiencia Nacional revocándolos".

Según el recuento de la AVT, desde el primer Gobierno de Pedro Sánchez se han llevado a cabo 345 traslados correspondientes a 203 etarras, acercando al País Vasco a 143 y a Navarra a 18. De ellos, 98 presos de ETA tenían delitos de sangre por los asesinatos de un total de 298 víctimas en 217 atentados.

"Presupuestos pagados con sangre"

En el mismo sentido, el presidente de la asociación Dignidad y Justicia, Daniel Portero, ha acusado al Gobierno de preferir aprobar los Presupuestos Generales del Estado con la "sangre de las víctimas". Así, ha señalado que la decisión de Interior supone "una nueva traición" del Gobierno.

Portero resalta en declaraciones a Europa Press que ese acercamiento "masivo" llega mientras Interior "trata de comprar a las víctimas invitándolas a última hora al congreso de la ONU en Nueva York".

Se da la circunstancia de que uno de los presos que acerca a País Vasco el Ministerio del Interior es Igor Solana, condenado por el asesinato del padre de Daniel Portero, el fiscal Luis Portero. Solana será trasladado desde el Centro Penitenciario de Zuera (Zaragoza) y desde 2000 cumple condena de 30 años por asesinatos, homicidios, atentados, incendios y estragos y quebrantamiento de condena.