Sanidad contradice a Sudáfrica: "Aumenta la evidencia de que Ómicron escapa a la inmunidad originada por la vacuna"

Científicos sudafricanos concluyen que las vacunas sí protegerían contra el COVID grave causado por la nueva variante, mientras la OMS avisa de que puede llevar hasta tres semanas conocer mejor esta cepa

EFE8b7269248bd7c390be9c764359696377f7a46df1w

El Ministerio de Sanidad ha advertido de que "aumenta la evidencia" de que la variante Ómicron de la COVID-19 "escapa a la respuesta inmunitaria originada por las variantes previas y por las vacunas", según recoge el Ministerio en la actualización de la Evaluación rápida de riesgo de ómicron, publicada este viernes. La alerta española contradice a los estudios preliminares de los científicos sudafricanos, que han revelado que las vacunas protegen contra el COVID grave de Ómicron.

La Red de Vigilancia del Genoma Sudáfrica (NGS-SA) ha presentado este viernes los avances preliminares de su estudio de la variante Ómicron ante la Comisión de Salud del Parlamento del país africano y, aunque no son estudios definitivos, avanzan que las inoculaciones protegerían contra un SARS-CoV-2 provocado por la nueva variante.

Sin embargo, el informe de Sanidad, firmado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), dirigido por el doctor Fernando Simón, señala que "desde la última actualización, se han detectado numerosos casos de Ómicron a nivel mundial y aumentan las evidencias de que esta variante escape a la respuesta inmunitaria originada por las variantes previas y por las vacunas".

El informe del CCAES apunta que Ómicron "es la más divergente genéticamente" de las que se ha detectado durante la pandemia, lo que "plantea una gran preocupación de que pueda estar asociada con una reducción significativa en la efectividad de la vacuna y un mayor riesgo de reinfecciones".

Al respecto, los expertos del CCAES detallan que "varios" de los cambios en la secuencia que codifica la proteína de la espícula (puerta de entrada del virus) de la variante Ómicron se han descrito anteriormente y "están asociados con el escape inmunológico de los anticuerpos neutralizantes u otras propiedades".

En este punto, citan el ejemplo de una variante sintética descrita previamente con 20 mutaciones en la proteína de la espícula que "se asoció con un escape casi completo de la neutralización por sueros convalecientes y vacunados". "Como Ómicron porta aún más mutaciones en el gen S en comparación con la variante sintética, se espera un efecto muy significativo sobre la neutralización", alertan los técnicos.

Sin embargo, los técnicos del CCAES aclaran que "el potencial de escape inmunológico de los anticuerpos no neutralizantes y las células T de memoria dirigidas a proteínas no superficiales es más difícil de determinar". En diversos estudios, se ha comprobado que las vacunas también aumentan las células T de los pacientes para hacer frente al virus, de forma que se podría contar con un tipo de inmunidad diferente a los anticuerpos.

"Las respuestas de las células T de memoria pueden ofrecer una ruta hacia la inmunidad duradera y la protección contra el desarrollo de enfermedad grave, incluso en situaciones en las que la evolución del virus conduce a mutaciones de proteínas de la espícula que escapan a los anticuerpos neutralizantes preexistentes", esgrimen.

El informe recoge los datos de un análisis de reinfección en Sudáfrica que ha analizado datos de la vigilancia epidemiológica con 2.796.982 casos con muestras entre el 4 de marzo de 2020 y el 27 de noviembre de 2021. Aunque se observaron aumentos en el riesgo de infección primaria después de la introducción de las variantes beta y delta, no se observó un aumento correspondiente en el riesgo de reinfección.

Por el contrario, la propagación reciente de la variante Ómicron se ha asociado con "una disminución del riesgo de infección primaria y un aumento del riesgo de reinfección". "Este hallazgo de confirmarse, tendría importantes implicaciones para la planificación de la salud pública, particularmente en países como Sudáfrica con altas tasas de inmunidad a infecciones previas", resaltan los expertos.

El CCAES también pone como ejemplo un examen preliminar de los datos de ingresados en la provincia sudafricana de Gauteng. De un total de 347 pacientes con información disponible sobre su estado de vacunación, 317 corresponderían a vacunados y 30 a no vacunados.

"Aunque se trata de datos muy preliminares y que podrían estar afectados por distintos sesgos, si se tiene en cuenta el porcentaje de población vacunada en Sudáfrica, de alrededor del 25%, estos datos apuntan a que las vacunas ofrecerían un grado importante de protección frente a la infección grave ya que el porcentaje de vacunados entre los ingresados es considerablemente menor al esperable si la vacuna no ofreciera protección", argumentan.

El CCAES remacha que "en estos momentos son necesarios más estudios acerca la neutralización 'in vitro', la efectividad de las diferentes vacunas, así como datos adicionales sobre el riesgo de reinfección en personas con inmunidad previa y la gravedad de la reinfección en poblaciones expuestas a diferentes variantes del SARS-CoV-2 durante oleadas pandémicas anteriores".

Cuál es la gravedad de los infectados

El documento tranquiliza sobre la gravedad de los casos, pues alega que de todos los casos notificados en Europa con Ómicron "la mitad de los casos fueron asintomáticos y la otra mitad presentó síntomas leves". Además, no se han comunicado casos con enfermedad grave, hospitalizaciones o muertes.

Pese a todo, Sanidad llamada la prudencia porque "en estos momentos aún hay pocos casos detectados y además son muy recientes". "Los resultados de gravedad a menudo tardan varias semanas en observarse y más tiempo en ser evidentes a nivel poblacional, lo que afectaría las tasas de ocupación hospitalarias. Además, la mayoría de los casos detectados en la UE / EEE para los que hay datos disponibles hasta ahora han sido personas jóvenes o de edades medias y estaban completamente vacunados. Al tratarse en su mayoría de viajeros, también se podría suponer que son más saludables que la población en general", sostienen.

Al hilo, recogen los datos de Sudáfrica que indican un aumento de los ingresos hospitalarios de casos de covid-19 en la provincia de Gauteng de 136 en la semana 45 a 279 en la semana 46 y a 647 en la semana 47, coincidiendo con el creciente predominio de Ómicron. "Si bien las tasas de casos están aumentando más rápidamente que en oleadas anteriores en la provincia de Gauteng, las tasas de hospitalización están en consonancia con los aumentos anteriores", manifiestan.

Por otra parte, recuerdan que la circulación previa en Sudáfrica de beta, la variante más divergente detectada antes de Ómicron, "podría conducir potencialmente a una enfermedad menos grave en esta población". "Las estimaciones actuales sobre la gravedad de los casos de covid-19 causados por Ómicron siguen siendo muy inciertas y se necesitan más estudios, incluido el seguimiento a más largo plazo por grupo de edad, infección previa y estado de vacunación de los casos identificados, para proporcionar estimaciones más fiables", concluye el CCAES.

Tres semanas para conocer mejor a Ómicron

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que llevará entre una y tres semanas interpretar y sacar conclusiones de los datos científicos que se están recogiendo en torno a la variante ómicron del coronanirus y determinar con mayor claridad su capacidad de transmitirse, el grado de enfermedad que puede causar y, sobre todo, qué impacto puede tener en la eficacia de las vacunas.

"La gran pregunta tiene que ver con las vacunas y nos llevará más tiempo entender el impacto en ellas. Esta variante tiene una cantidad importante de mutaciones, algunas las conocemos porque aparecieron también en otras variantes, así que tenemos algunas pistas de que podríamos tener una reducción en la eficacia de las vacunas", dijo la epidemióloga María Van Kherkove, una de las expertas que lidera la lucha global contra la pandemia desde la OMS. "Todavía no tenemos la información y llevará una semana, dos o tres saberlo", señaló.

Ómicron ya ha sido identificada en 38 países, según los últimos datos de la OMS.

Van Kherkove enfatizó que el retroceso que hubo en las últimas semanas en la lucha contra la covid-19 -particularmente en Europa con un fuerte aumento de casos y de hospitalizaciones en varios países- no tiene nada que ver con ómicron y es enteramente consecuencia de la circulación de la variante Delta. Lo que está claro es que "si añadimos otra variante, las cosas se complican más", agregó.

La experta pidió a los gobiernos que tomen medidas agresivas ahora que se están registrando los primeros casos de covid-19 causados por ómicron para impedir que esta variante despegue como lo hizo delta.

La OMS ha recordado en los últimos días que las medidas de contención de Ómicron son las mismas que ya se están utilizando y que se fundamentan en la vacunación, el uso de mascarillas, la distancia social, así como en evitar las aglomeraciones, lavarse las manos y ventilar los espacios cerrados.

Sobre el autor de esta publicación