Sánchez quiere cerrar ya los PGE, las reformas laboral y de pensiones y el caso del Rey emérito 

Antes de fin de año Sánchez pretende terminar con las tensiones con UP, ERC, PNV y Bildu y además recibir entregas de los Fondos de la UE.

Pedro Sánchez

Pedro Sánchez

Pedro SánchezMientras en el PP se mantiene la batalla entre Casado y Ayuso y entre Álvarez de Toledo y García Egea, en un espectáculo nada edificante que beneficia a Vox y frena el ascenso del PP en las encuestas, en el Palacio de La Moncloa se trabaja con ritmo trepidante para cerrar antes de fin de año los PGE de 2022, negociando a contrarreloj pactos y concesiones a ERC, PNV, Bildu y otras minorías como las de Teruel, Cantabria, Canarias y Mas País.

Y a la vez el presidente Sánchez está ultimando sus acuerdos con UP en el seno del Gobierno -la concesión del indulto parcial a Juana Rivas es otro gesto en favor de Podemos-, para lo que está decidido a lograr con UP y los sindicatos urgentes acuerdos.

Como el alcanzado sobre las cotizaciones de las empresas a la Seguridad Social que subirán un 0,6 % en el periodo de 2023-2032, para paliar el aumento de la población jubilada y a pesar de la protesta y oposición de la CEOE.

Una ruptura con la patronal que se puede repetir en lo relativo a la reforma laboral, diga lo que diga la Comisión Europea a la que Sánchez exige unas primeras entregas de Fondos de la UE antes de fin de este año de 2021.

Lo que serían nuevos éxitos del presidente Sánchez en el ecuador de la legislatura en el que presumirá del control y final de la pandemia del covid gracias a las vacunaciones masivas, con las que España supera al resto de los países de la UE, sumidos en una incipiente ‘sexta ola’.

Así mismo y antes de fin de este año se espera que los fiscales del Tribunal Supremo y Anticorrupción, Campos y Luzón, archiven todas las diligencias abiertas sobre el Rey Juan Carlos I, afirmando que no existen argumentos (por pago de multas a Hacienda, prescripciones e inviolabilidad) para poder ampliar la investigación e imputar al monarca.

Lo que no eximirá al Rey emérito (que podría regresar a España en estas Navidades, lo que es su derecho) del desdoro de su imagen y de los daños causados a su reinado y a La Corona por el uso y manejo de fondos opacos que ha escondido en el extranjero y cuyos orígenes parecen ser el pago de comisiones internacionales abonadas bajo su reinado.

Motivos por los que el monarca emérito recibía duras críticas políticas y mediáticas que también alcanzarán al Gobierno de Sánchez por archivar la fiscalía las diligencias del Rey emérito. Aunque desde La Moncloa al ‘fuego amigo’ de sus aliados, les recordarán los indultos concedidos a los golpistas catalanes por unos mayores delitos como los de sedición y prevaricación.

Y veremos si todo esto del archivo de las diligencias por los fiscales tiene algún eco en el discurso de Navidad del Rey Felipe VI, siempre que dicho archivo se produzca, como se espera, antes del día 17 de diciembre y una vez que llegue al Tribunal Supremo el informe de la comisión rogatoria que la fiscalía del TS solicitó meses atrás a la fiscalía de Suiza.

Si Sánchez logra cerrar todo esto (la guinda sería el apagón del volcán de La Palma) y además logra pactar con el PP la renovación del Consejo General del Poder Judicial, el presidente habrá garantizado su estabilidad política hasta finales de 2023, en la que deben celebrarse las elecciones generales, y habrá conseguido con indiscutible éxito el complicado año de 2021.

Y, salvo que la crisis económica, energética y comercial se complique en el primer semestre por de 2022, Sánchez podrá remontar en las encuestas electorales con la mejora del crecimiento y el empleo en España, la llegada y aplicación de los Fondos UE y presidiendo en junio de 2022, la cumbre de la OTAN en Madrid, y el Consejo Europeo de la UE en el segundo semestre de 2023.

Sobre el autor de esta publicación

Luis Villajos

Luis Villajos (Madrid, 1982) es subdirector de Republica.com. Lleva más de una década, casi desde su fundación, trabajando en este diario. Su paso por diferentes puestos hasta el actual le confieren una amplia visión del funcionamiento de la redacción. Está especializado en información política, aunque también le interesan la actualidad internacional y los temas de denuncia social.