Sánchez llama "piolines" a los policías que intentaron frenar el 1-O y provoca la indignación de oposición y sindicatos policiales

PP, Cs y Vox piden explicaciones y Albares matiza que el presidente se refería al barco y no a los agentes; Jupol, sindicato mayoritario de la policía nacional, llama "sinvergüenza" al presidente

barco piolín en Cataluña; Sánchez ha llamado piolines a los policías

EFEbarco piolín en Cataluña; Sánchez ha llamado piolines a los policías

PP, Vox, Cs y sindicatos policiales han reprochado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, su alusión a los "piolines" al contrastar el dispositivo policial para frenar el referéndum independentista del 1-O en 2017 con otros hechos recientes como que la Selección Española de fútbol juegue en Cataluña sin incidentes. A las críticas se ha sumado el exministro del Interior Juan Ignacio Zoido, que mandaba sobre los policías por entonces.

El referéndum del 1-O precisó del despliegue de miles de policías y guardias civiles que pernoctaron en barcos, a la espera de las órdenes de sus superiores. Aparte de la crítica independentista contra la actuación policial, el uso de barcos fue cuestionado internamente por las condiciones en la que convivían los agentes, además de por el hecho de que aquellos barcos lucieran en el lateral un dibujo enorme de Piolín y otros personajes infantiles.

En la sesión de control al Gobierno, Sánchez ha defendido su política basada en la "concordia" estableciendo la siguiente comparación: "Ustedes mandaban piolines a Cataluña y con nosotros la Selección Española de fútbol puede jugar en Cataluña sin ningún tipo de problema o polémica".

"A ustedes les aprueban una DUI (Declaración Unilateral de Independencia) y con nosotros, según los últimos estudios demoscópicos, más del 70 por ciento de la población en Cataluña no considera la independencia una prioridad", ha continuado el jefe del Ejecutivo, que ha reprochado al PP que "siembre discordia" tanto en el Gobierno como en la oposición.

Explicación de Marlaska frente a las críticas

Durante las diferentes preguntas a otros ministros en la sesión de control también se ha aludido a esta polémica. La portavoz de Interior del PP, Ana Belén Vázquez, ha pedido al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que desautorizara al presidente del Gobierno por hablar de "piolines", recordando el acoso al que son sometidos en Cataluña.

"Lo que ha dicho el presidente del Gobierno es que ustedes llevaron en condiciones indignas a Cataluña a nuestra Policía y nuestra Guardia Civil", ha defendido Grande-Marlaska, en respuesta a la diputada del PP.

La líder de Cs, Inés Arrimadas, ha afeado al ministro de Presidencia, Félix Bolaños, la alusión de Sánchez a los piolines. "Ustedes ganan votaciones porque sus socios les apoyan, y así seguirán mientras ustedes encuentren servidores a los que cesar o insultar, como ha hecho Pedro Sánchez hoy. Lávense la boca antes de hablar así a los policías que nos defendieron en 2017", ha dicho.

"Servidores públicos señalados por el nacionalismo y expulsados de hoteles junto a sus familias. Les debemos respeto, no insultos", ha añadido Edmundo Bal en su cuenta de Twitter.

El exministro del Interior Juan Ignacio Zoido, que mandaba sobre los policías cuando se convocó el referéndum independentista de Cataluña del 1-O en 2017, también se ha sumado a las críticas a Sánchez por "insultar llamando piolines a los servidores públicos que fueron a Cataluña a defender la Constitución".

"La diferencia es que indulta a los condenados por sedición y es rehén de sus socios independentistas", ha expuesto Zoido desde su perfil de Twitter, recogido por Europa Press.

El propio Zoido explicó en el Senado en enero de 2018 que el dispositivo policial del 1-O generó un coste aproximado de 87 millones de euros por el desplazamiento a Cataluña de un contingente de 4.500 policías y guardias civiles y, en tres días, de hasta 6.000 efectivos de refuerzo. Entonces justificó la medida por el "ataque desleal" a la Constitución y el Estatut del Gobierno de Carles Puigdemont, "con una desobediencia clamorosa" y con "absoluta pasividad" de los Mossos d'Esquadra.

Albares 'aclara' lo ocurrido

Tras lo ocurrido y tras el revuelo creado, el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, ha salido en defensa de Sánchez, acusando al PP de "alimentar la polémica".

"Ustedes intentan alimentar una polémica sobre las palabras del presidente del Gobierno aquí y la palabra piolín", ha sostenido durante su respuesta a una interpelación de la diputada del PP Valentina Martínez en el Congreso.

"Es muy evidente, no engañen a la gente, el presidente ha hablado del barco", ha sostenido, recordando que fue al que se envío a los policías "en condiciones indignas".

"Ustedes hablan de vergüenza de las palabras del presidente. Vergüenza las condiciones en las que ustedes enviaron a los polícias en ese barco", ha defendido el ministro de Exteriores.

Críticas de los sindicatos

Tras lo ocurrido, Jupol, sindicato mayoritario de la policía nacional, lanzó un tuit incendiario contra Sánchez: "Sr Sánchez se lo diremos de la forma más educada que creemos, es USTED UN SINVERGÜENZA. NO se puede referir a los garantes del Estado de Derecho y la Constitución como “Piolines” en la #SesionDeControl. Por esto esta la #PoliciaEnConflictoColectivo. #EquiparacionYa".

El mensaje fue retuiteado por Jusapol, una asociación de policías y guardias civiles de derechas.

De la misma forma, el SUP, el Sindicato Unificado de Policía, ha clamado contra las palabras de Sánchez: "Sr. @sanchezcastejon los policías nacionales fuimos a defender el orden constitucional. Dejen de usarnos en sus luchas políticas ya que bastante duro fue la situación que vivieron nuestros compañeros en Cataluña con agresiones violentas y el alojamiento penoso que tuvieron sufrir".

Sobre el autor de esta publicación