China sale en defensa de Putin y pide a Sánchez que se acaben "las sanciones y la presión extrema" contra Rusia

España dice que el presidente chino no aludió a Ucrania, pero la televisión pública asegura que Xi se alineó a favor de "su socio estratégico"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez saluda al presidente chino, Xi Jinping durante su encuentro este viernes.

EFEEl presidente del Gobierno, Pedro Sánchez saluda al presidente chino, Xi Jinping durante su encuentro este viernes.

El jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, defendió este viernes ante el presidente de China, Xi Jinping, la posición del líder de Ucrania, Volodímir Zelenski, y de la Unión Europea para lograr la paz en Ucrania y acabar con una guerra "ilegal e injusta". En concreto, reivindicó el respeto a la soberanía nacional y la integridad territorial del país. Aunque desde Moncloa se trasladó que el presidente chino no se refirió explícitamente en sus palabras en abierto a Ucrania y sólo habló de "turbulencias internacionales" y, en general, de hacer juntos contribuciones a la paz, la televisión pública china aseguró horas después de la reunión que Xi Jinping habría mostrado su apoyo a Rusia trasladando a Sánchez la necesidad acabar con la "mentalidad de Guerra Fría y la confrontación de bloques". Según estas informaciones, el presidente chino recalcó que se debería poner fin a "las sanciones y la presión extrema" y apoyó indirectamente de nuevo a su "socio estratégico" Rusia.

Sánchez trasladó su posición al inicio de la reunión que mantuvo con Xi en el Gran Palacio del Pueblo en el marco de su visita oficial a China y días después de que el presidente chino se entrevistara en Moscú con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

El jefe del Ejecutivo dijo que quería conocer directamente los postulados de Xi ante la guerra en Ucrania tras esa visita y recalcó que el objetivo debe ser una paz "justa y duradera" en base al respeto de la soberanía nacional y la integridad territorial tal y como reclama Zelenski.

Sánchez insistió en este asunto para lamentar que Europa esté conociendo de nuevo los horrores de una guerra que calificó de "ilegal e injusta". "Europa es un proyecto de paz", apostilló antes de insistir en los planteamientos de España y de la UE ante la guerra.

Subrayó en concreto que hay que seguir apostando por una paz conforme a la Carta de Naciones Unidas y que respete los principios del orden internacional, la soberanía y la integridad territorial del país agredido, "tal y como reclama el presidente Zelenski en su fórmula para la paz y que España apoya".

Tras defender el diálogo y la defensa de un orden multilateral basado en reglas, instó a mantener los canales de comunicación abiertos para resolver los problemas. "Nada sustituye los contactos directos entre las autoridades y líderes de los países. Es muy importante que, pese a las diferencias -precisó-, busquemos espacios de diálogo y también de concertación".

Según la delegación española, Xi centró sus palabras principalmente en la relación bilateral, y tras enviar saludos al rey Felipe VI, recordó que España y China celebran los 50 años del establecimiento de contactos diplomáticos. Destacó la colaboración en todos los ámbitos que ha habido durante ese tiempo y dijo que ambos países actúan con respeto mutuo y en medio de una relación estratégica integral. Sin embargo, la televisión pública china, según recoge DPA, aseguró horas después que Xi sí había hecho referencias a Rusia, apoyando a su "socio estratégico" y solicitando a la alianza internacional poner fin a "las sanciones y la presión extrema".

La explicación de las dos versiones puede residir en que probablemente esas palabras de Xi habrían sido pronunciadas en la reunión a puerta cerrada de ambas delegaciones, sin documentos gráficos ni sonoros. España había hecho públicas sólo las declaraciones 'formales' en abierto y el Gobierno chino habría trasladado a la televisión estatal las declaraciones de Xi en esa reunión bilateral y en teoría 'privada'.

Por otro lado, Xi elogió a Sánchez por su gestión de la pandemia de coronavirus, así como los datos de crecimiento económico de España. "Vamos a compartir juntos las oportunidades y enfrentar los retos para impulsar el desarrollo bilateral más a fondo y hacer contribuciones a la paz y el desarrollo del mundo", añadió.

Por su parte, Sánchez valoró la "franqueza" de las relaciones bilaterales y defendió un marco regulatorio estable que permita a las empresas nacionales y extranjeras competir en igualdad de condiciones.

Además, se refirió a la presidencia española de la Unión Europea en el segundo semestre del año para explicar que quería comenzarla buscando más espacios de cooperación y diálogo y, especialmente, en la lucha contra el cambio climático, que calificó de "el desafío más importante".

Tras su encuentro con Xi, Sánchez, que horas antes se había reunido con el primer ministro chino, Li Qiang, mantuvo una entrevista también en el Gran Palacio del Pueblo con el presidente de la Asamblea Popular, Zhao Leji.

Ante él defendió de nuevo el incremento de las relaciones bilaterales y el impulso de la enseñanza del español en China mediante el Instituto Cervantes, y volvió a referirse a la presidencia española de la UE para intentar aumentar igualmente las relaciones entre el continente europeo y el país asiático.