Sánchez busca los votos de UP en plena batalla entre Iglesias y Díaz

El Presidente necesita remontar en las encuestas y va ‘a por todas’ y ‘a por todos’, incluida UP

Pedro Sánchez y Yolanda Díaz en el Congreso

EFEPedro Sánchez y Yolanda Díaz en el Congreso

La vicepresidenta segunda del Gobierno Yolanda Díaz se enfadó durante el debate sobre el ‘estado de la nación’ -quedándose sentada y negándose a aplaudir al Presidente- porque Pedro Sánchez le había ocultado las medidas económicas que anunció en el debate y especialmente los impuestos a los beneficios de la Banca con un descarado giro a la izquierda para invadir así el territorio electoral de UP.

Pero los disgustos de Yolanda Díaz no se acabaron ahí, cuando venía de presentar su plataforma ‘Sumar’ en el Matadero de Madrid, porque poco después Pablo Iglesias le presentó una batalla descarnada en el seno de UP con el cese del Secretario de Estado Enrique Santiago, a manos de la ministra de Asuntos Sociales, Ione Belarra.

Lo que constituye un misil de Iglesias en la línea de flotación de ‘Sumar’ que veremos qué consecuencias trae y si acaba afectando al Gobierno de la coalición PSOE-UP, si Iglesias se empeñara en convertir a Ione Belarra en la vicepresidenta segunda del Ejecutivo al haber perdido la confianza en Díaz.

O si la propia Yolanda Díaz decidiera ‘romper la baraja’ hasta sus últimas consecuencias, es decir presentando su dimisión de manera consecuente. Porque fue Iglesias quien la nombró vicepresidenta y después cabecera del cartel electoral de UP, lo que en este momento parece descartado y lo que está abriendo especulaciones sobre el regreso de Iglesias a la primera línea de la política y al cartel electoral de UP.

De manera que en plena crisis de Unidas Podemos las palabras de Sánchez en el Comité Federal del PSOE diciendo que ‘va a por todas’ para recuperar pulso en las encuestas frente al PP de Feijóo hay que añadir que también va a ‘por todos’. Incluso a conquistar votos de la izquierda radical de UP con su anunciado giro a la izquierda en el debate de la nación.

Y con mayor motivo ahora que estamos asistiendo a la ruptura de UP con Yolanda Díaz, IU y PCE por un lado y con Podemos por el otro, una vez que Iglesias ha decidido romper frontalmente con Díaz.

Lo que tiene lógica por los muchos desaires y públicos desprecios que la vicepresidenta Yolanda Díaz le a hecho a las dos primeras dirigentes de UP, Belarra y Montero en Valencia, Andalucía y ahora en la presentación de ‘Sumar’ en Madrid, donde Díaz dijo que ‘esto no va de partidos’.

Lo que parece claro es que ‘esto’ de la batalla abierta entre Iglesias y Díaz ya no tiene arreglo y veremos cómo acaba. Y no digamos si incluye una crisis en el Gobierno, que es lo que le faltaba a Sánchez para complicar más el deterioro electoral del PSOE, cuando creía tener controlada la situación para acabar sin problemas la legislatura.

Lo que al día de hoy nadie está en condiciones de garantizar y menos una vez que en el horizonte del otoño venidero se anuncian graves problemas de abastecimiento de energía -si Putin cierra el grifo del gas- y empeoramiento de la inflación con riesgo de recesión. Y con el consecuente estallido social lo que sería un problema añadido para el Gobierno izquierdista de la nación.

Sobre el autor de esta publicación