Sánchez anuncia una nueva ley de Secretos Oficiales y la reforma del control judicial del CNI

Aprovecha su intervención plenaria por el “caso Pegasus” para volver a tender la mano a la Generalitat, restablecer la confianza y reabrir la mesa de diálogo. Arremete contra la corrupción del PP

Sánchez anuncia una nueva ley de Secretos Oficiales y la reforma del control judicial del CNI

PSOEPedro Sánchez

Sánchez anuncia una nueva ley de Secretos Oficiales y la reforma del control judicial del CNIDurante más de un hora, Pedro Sánchez dio explicaciones en el Congreso sobre el llamado “caso Pegasus” con un triple objetivo que él mismo resumió: garantizar el respeto absoluto de su Gobierno a la legalidad democrática y asegurar que en ningún momento se ha vulnerado; su determinación para continuar la senda de diálogo con Cataluña y recuperar la confianza perdida por este caso y, finalmente, actualizar la legislación en materia de seguridad y ciberseguridad, “que nos permita reforzar la seguridad a la vez que dar las garantías para el estricto respeto a los derechos fundamentales”, dijo.

Sobre este último aspecto Sánchez hizo dos anuncios muy concretos: elaborar una nueva ley de Secretos Oficiales y emprender una reforma del control judicial del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Sánchez explicó que el actual sistema que rige el funcionamiento del CNI es de los más garantistas de toda Europa, pero mostró su voluntad de mejorarlo todavía más, dotarlo de más medios económicos y dar más garantías tanto en materia de seguridad como en el respeto a los derechos de los ciudadanos.

El presidente del Gobierno, en cuanto al “caso Pegasus” dio las explicaciones ya conocidas. Las intervenciones hechas por el CNI con autorización judicial, la puesta a disposición de la Justicia del espionaje a su teléfono y al de la ministra de Defensa, y en cuanto al resto de móviles espiados Sánchez pidió prudencia. “La mayoría de los móviles infectados lo han sido por actores desconocidos, completamente ajenos a la Administración española. Esta es, y no otra, la realidad”, dijo.

El presidente del Gobierno también insistió en que el Ejecutivo “ni conoce ni decide sobre las decisiones operativas de los servicios de inteligencia”. Y añadió: “Lo verdaderamente relevante para los ciudadanos es que no se atropellen sus derechos fundamentales. Hay controles, rendición de cuentas. Son controles que existen en todas las democracias. La información que afecta a la seguridad nacional está siempre sometida al control de las instituciones, pero no a las decisiones discrecionales de la Presidencia del Gobierno”.

La corrupción en el PP

Antes de estos anuncios, Sánchez sorprendió al inicio del debate con un durísimo discurso arremetiendo contra la corrupción en el Partido Popular. El presidente del Gobierno recordó los casos de corrupción que asolan a los populares pero, sobre todo, hizo hincapié en la “corrupción democrática” por seguir sin aceptar los resultados electorales y calificar de “ilegítimo” al actual Gobierno.

Recordando la moción de censura que le hizo presidente y de la que cumplirán cuatro años la próxima semana, Sánchez recordó que la corrupción del PP la que provocó el cambio de Gobierno a raíz de la sentencia del “caso Gürtel”, mencionó los casos que todavía afectan a los populares y que se están conociendo a través de las grabaciones al comisario José Manuel Villarejo; y advirtió que todo esto podría seguir sucediendo si el PP vuelve al poder porque “siguen mirando para otro lado”, dijo.

Sánchez sólo desclasificará documentos si lo pide la Justicia

En su primera réplica, Sánchez vino a apuntalar los argumentos de su discurso inicial. Volvió a acusar al PP de no asumir la legitimidad del Gobierno ni la legitimidad democrática y, sobre todo, insistió en que no cumplen sus obligaciones institucionales.

En este sentido, Sánchez volvió a pedir a los populares que dejen de crispar y que cumplan con sus obligaciones institucionales, instándolos a la renovación de forma inmediata del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el Tribunal Constitucional.

También volvió a tender la mano a la Generalitat y, en especial, a ERC, y con toda claridad pidió que la mesa de diálogo sobre Cataluña “se tiene que reunir cuanto antes”, dijo. Por ello, dirigiéndose directamente a Gabriel Rufián le pidió que “ponga la mirada larga”.

Finalmente, en cuanto al objeto del pleno, Sánchez insistió en su mensaje de transparencia, colaboración con la Justicia y mejorar la legislación en materia de seguridad y ciberseguridad.

En este sentido, reiteró que su Gobierno tiene la firme determinación de desclasificar todos los documentos que les solicite la Justicia, pero sólo en este caso, pese a las peticiones de muchos de sus aliados en el Parlamento de que lo haga aunque no sea solicitado por el Poder Judicial.

Sánchez acabó en su turno final dando un mensaje implícito que la legislatura sigue y, dirigiéndose a la bancada de la derecha, acabó diciendo: “Conocemos su juego, y no van a poder con nosotros”.

Sobre el autor de esta publicación