Balance del curso político

El Gobierno limita en transportes y comercios el aire a 27 grados en verano y la calefacción a 19 grados en invierno

España llevará a Bruselas propuestas para reformar el mercado eléctrico para desacoplar el precio del gas y una nueva intervención del mercado energético para poner un límite al precio de las emisiones de CO2

Pedro Sánchez ante los medios

EFEPedro Sánchez ante los medios

El Consejo de Ministros del próximo lunes aprobará un paquete de medidas urgentes para la eficiencia y el ahorro energético, que incluirán la limitación del aire acondicionado en medios de transporte, hoteles, comercios y grandes superficies a 27 grados en verano así como prohibir una temperatura superior a 19 grados en invierno. La entrada en vigor de la norma será inmediata aunque como es un decreto debe ser convalidado antes de 30 días por el Congreso.

Este primer paquete de medidas estará dirigido al sector privado, pero no tendrá carácter coercitivo, y se prevé que los hogares queden al margen en una primera instancia.

El Ejecutivo también apelará a racionalizar los horarios de encendido y apagado de las instalaciones de climatización, ventilación, agua caliente sanitaria, iluminación y equipamiento ofimático de los edificios de oficinas, así como el resto de los equipos consumidores de energía, de manera que se minimice su uso energético, trasladando así parte del plan de medidas de ahorro y eficiencia energética de la Administración General del Estado y las entidades del sector público institucional estatal, aprobado el pasado mes de mayo.

Se prevé que las medidas incluyan también el impulso de instalaciones fotovoltaicas para autoconsumo en edificios, que podrían contar con subvenciones. Cabe señalar que este viernes, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha adaptado una serie de medidas que simplifican los trámites para contratar el autoconsumo eléctrico en España, con el objetivo de impulsar la entrada de energías renovables, la descarbonización de la economía y la competencia en el mercado minorista.

En concreto, el regulador ha simplificado los trámites administrativos relacionados con la contratación, facturación y reclamaciones del autoconsumo de baja potencia y colectivo.

Con vistas a la racionalización del uso de los edificios, se recomendarán medidas que mantengan un nivel óptimo de ocupación de los inmuebles.

Por el momento se desconoce si el paquete de medidas incluirá, al igual que ocurrió con el plan de ahorro de la Administración, la recomendación del refuerzo de la modalidad de trabajo a distancia, a fin de reducir el impacto energético producido, tanto por los desplazamientos al lugar de trabajo, como por el consumo de energía en el propio centro de trabajo.

Mayor uso del transporte público

En cualquier caso, se da por hecho que el Ejecutivo apostará por promover el uso del transporte público o colectivo y otras medidas de
movilidad sostenible, aprovechando que el Gobierno bonificará el 100% de los abonos de varios viajes para Cercanías, Rodalies y trenes de media distancia operados por Renfe, por lo que pasarán a ser gratuitos desde el 1 de septiembre de este año hasta el 31 de diciembre.

También se fomentará el uso de la bicicleta como ejemplo de transporte sostenible, facilitando puntos de estacionamiento.

Medidas "trabajadas durante semanas"

Las medidas han sido coordinadas por la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. Según ha anunciado este viernes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la presentación del balance del primer semestre del año, el plan estará "en línea con lo que están haciendo todos los países europeos". "Se trata de medidas trabajadas durante semanas, debatidas con el sector privado, comunicadas al conjunto de administraciones y los grupos parlamentarios", ha añadido Sánchez, que no ha querido adelantar ninguna de las medidas concretas.

Desde el Gobierno ya se avanzó hace algunas semanas que se trabajaba en este plan de ahorro energético que incluiría el fomento del teletrabajo en el ámbito público y un uso más eficiente del aire acondicionado y la calefacción en los edificios públicos, lo que se extendería como recomendación al sector privado.

El presidente ha recordado que España tiene que recortar voluntariamente un 7 % del consumo del gas en los próximos meses, de acuerdo con la reducción de la demanda aprobada esta semana por la Comisión Europea, que podría convertir en obligatorias las restricciones si Rusia termina cortado el suministro de gas a Europa.

"Todos estamos involucrados", ha asegurado Sánchez en referencia al ahorro de energía, que además ha considerado que será bueno para las empresas y las familias porque la reducción del consumo permitirá abaratar la factura de la luz. "No hace falta más que entrar a un centro comercial para darse cuenta de que el aire acondicionado está demasiado alto", ha ejemplificado.

Como gesto personal, el presidente ha señalado que desde hoy no lleva corbata y que le ha pedido a sus ministros y altos cargos que tampoco se la pongan, algo que cree que se debería hacer también en el sector privado "si es que no lo han hecho ya".

Por otra parte, Sánchez anunció también que España llevará a Bruselas el próximo mes de septiembre las propuestas para reformar el mercado eléctrico para desacoplar el precio del gas y una nueva intervención del mercado energético para poner un límite al precio de las emisiones de CO2.

El presidente del Gobierno aseguró que estas dos medidas "van a ayudar a doblegar la curva de la inflación y van a ayudar a España, a sus empresas e industrias, pero también a Europa".

Sánchez recordó que España es un país "solidario", como se demostró en la reunión de los ministros de Energía de esta semana en Bruselas para abordar las posibles limitaciones en el consumo de gas para este invierno, pero subrayó que el Gobierno va a hacer lo necesario para "proteger a las familias, a las empresas y la senda de crecimiento económico en la que vamos avanzando".

Sin corbata como gesto de ahorro energético

Sánchez ha aparecido ante los medios sin corbata y ha pedido a los ministros y al resto de responsables públicos que no usen corbata cuando no sea necesario, al entender que es un gesto que contribuye al ahorro energético. También ha pedido a los dirigentes del sector privado que también prescindan de ella en verano si es posible.

"No llevo corbata, eso significa que todos podemos ahorrar desde el punto de vista energético y he pedido a todos los ministros y a todos los responsables públicos. Y al sector privado, en la medida de lo posible, que cuando no sea necesario no utilicen la corbata y así todos ahorraremos", ha enfatizado.

Una medida análoga la defendió en julio de 2011 el exministro de Industria Miguel Sebastián, cuando subió a la tribuna del Congreso de los Diputados sin corbata y entonces mantuvo un enfrentamiento por el uso de esta prenda en sede parlamentaria con el entonces presidente de la Cámara Baja José Bono. Entonces, Sebastián justificó este gesto desde la tribuna apelando a la necesidad de hacer un esfuerzo con la temperatura de los edificios para "no despilfarrar" energía.

Carga contra Botín, Galán y el PP: "Si protestan es que vamos en buena dirección"

Durante su alocución ha arremetido directamente contra los presidentes del Banco Santander y de Iberdrola, Ana Botín e Ignacio Sánchez Galán, al igual que contra el PP y Vox por su rechazo a los nuevos impuestos a la banca y a las energéticas que ha planteado el Ejecutivo en una proposición de ley en el Congreso. "He escuchado a algunos dirigentes de bancos, a la señora Botín, al señor Galán, en fin, creo que si protestan es que vamos en la buena dirección", ha proclamado el jefe del Ejecutivo.

De hecho, Sánchez ha aprovechado una de las preguntas relacionadas con el nuevo gravamen para señalar directamente a la presidenta del Santander y el de Iberdrola. Es más, ha apostillado, a renglón seguido, "que son los mismos que protestaron y dijeron que subiendo el salario mínimo y la reforma laboral se iba a caer España, y ha sucedido todo lo contrario".

Según la proposición de ley que presentaron este jueves en el Congreso las formaciones gubernamentales, el Ejecutivo propone gravar temporalmente con un tipo del 4,8% los intereses y las comisiones netas de las entidades financieras con ingresos superiores a los 800 millones de euros, y con un tipo del 1,2% las ventas totales de las energéticas que facturen más de 1.000 millones de euros al año, así como una sanción para aquellas compañías que trasladen el impuesto a los usuarios.

Sánchez también ha criticado unas "declaraciones bastante desafortunadas" del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, citando al dramaturgo Bertolt Brecht para oponerse a estos dos nuevos impuestos. "Primero los judíos, luego fueron los comunistas y luego me tocó a mi", parafraseó Garamendi al dramaturgo, criticando los gravamen a la banca y a las energéticas.

Asimismo, ha cargado contra el PP y Vox por su rechazo a estos nuevos impuestos, anticipando, de hecho, que votarán en contra en el Congreso de esta proposición de ley, y se ha preguntado "qué intereses están protegiendo". "La derecha y la ultraderecha votarán en contra de esta medida y la oposición conservadora se dedica a combatir con ahínco esta medida que es de justicia social", ha lamentado.

Mensaje a la banca y las eléctricas: "Pueden y deben ayudar a España"

Tras reconocer el mal dato del Índice de Precios al Consumo (IPC) del mes de julio, cuando los precios escalaron hasta el 10,8%, y ha asegurado que la inflación "es la principal tarea que tiene por delante el Gobierno de España". El presidente ha defendido, no obstante, la acción del Gobierno para hacer frente al alza de precios, así como a las consecuencias de la guerra en Ucrania. En este sentido, ha señalado que desde que empezaron a subir precios, el Gobierno ha impulsado 30.000 millones en ayudas clase media y sectores más afectados, que representan el 2,3 puntos del PIB.

"Este esfuerzo representa el doble de otras economías que son más dependientes del gas ruso como es Alemania", ha destacado el Sánchez durante su intervención, tras poner en valor que España es el país que más recursos está destinando para proteger esta escalada inflacionista a la clase media y trabajadora y los sectores más afectados.

El presidente, ha avisado de que las grandes empresas energéticas y financieras "pueden y deben ayudar al país" a salir de la actual situación de crisis económica. Sánchez ha dejado claro que "arrimar el hombro no es un eslogan, es una obligación para las empresas que se están beneficiando de esta situación" con sus beneficios.

"Porque las grandes empresas energéticas y financieras pueden y deben ayudar al país a salir de esta situación igual que España ayudó a los bancos, lo mismo que hacen otros gobiernos europeos que son de signo incluso conservador", ha recalcado tras valorar los dos impuestos que serán tramitados en el Congreso para gravar los ingresos de las grandes corporaciones eléctricas y bancos.

Sobre el autor de esta publicación