Sánchez atribuye la destitución de Esteban a un "fallo de seguridad" y llama "mangante" al anterior Gobierno del PP

Cuca Gamarra dice que la destitución de la directora del CNI prueba que “en España gobiernan los independentistas”. Sube la tensión en la Cámara Baja con el "caso Pegasus"

sánchez y robles efe

EFEsánchez y robles efe

Con el “caso Pegasus” y la destitución de la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) como telón de fondo, la sesión de control al Gobierno de este miércoles fue más intensa que en otras ocasiones, con palabras gruesas por parte de la oposición y no menos gruesas por parte del Gobierno.

Sánchez vino a justificar la dimisión de Paz Esteban al frente del CNI por el "fallo de seguridad" que ha habido en las comunicaciones del Gobierno, que admitió que había sido “evidente”.

Pero Sánchez, sobre todo, centró su intervención en que su Gobierno ante estas circunstancias ha actuado con transparencia. “Lo que ha hecho el Gobierno de España ha sido cumplir con la ley, poner en conocimiento de la Justicia estos hechos delictivos y actuar con absoluta transparencia ante la opinión pública”, dijo.

Y contrapuso esta actitud a la que tuvo en el PP cuando estuvo en el Gobierno y recordó hasta la moción de censura que le llevó al Gobierno en 2018 como consecuencia de la corrupción del PP.

En este sentido, aseguró que ahora “ni los fondos públicos, ni los servicios públicos, ni las fuerzas de seguridad están para tapar hechos delictivos y perseguir a los adversarios políticos”. Y añadió: “Los mangantes ya no están en el Gobierno como ocurría cuando estaban ustedes”.

Previamente, la portavoz del PP, Cuca Gamarra, indicó que la destitución de la directora del CNI lo que viene a demostrar es que “en España gobiernan los independentistas”, y aseguró que tiene el apoyo de estos partidos, “no por su valía, señor presidente, por su debilidad”.

Gamarra llegó a decir que Sánchez representa “la degradación absoluta de la política” y dijo que está siguiendo el juego a ERC y EH-Bildu “que le quieren mantener en el Gobierno para seguir socavando el Estado de Derecho”.

Cada intervención de Sánchez y la portavoz del PP terminó con largas ovaciones de sus respectivos grupos parlamentarios, algo no habitual en este tipo de sesiones de control. Es más, la última respuesta del presidente fue aplaudida con sus diputados puestos en pie.

Con las elecciones andaluzas a la vuelta de la esquina, las dudas sobre si la legislatura va a llegar a su fin y qué apoyos tiene el Gobierno en el Congreso parece evidente que el ambiente se está caldeando en la Cámara Baja.

Sobre el autor de esta publicación