Sánchez acusa a ‘poderes económicos’ y al PP de ‘socavar’ el Estado de Bienestar y querer ‘derrocar’ al Gobierno de España

El presidente no aporta ningún dato, nombre o prueba sobre ‘esos poderes ocultos’ a los que culpa de su caída electoral y del cambio de clima político

Europa PressImagen de archivo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hablando por teléfono en la Moncloa

Muy malas deben ser las encuestas electorales que Pedro Sánchez tiene en La Moncloa -en línea seguramente con la última de Sigma 2, que da al PP una ventaja de 38 diputados sobre el PSOE-, como para que el Presidente del Gobierno haya hecho al diario El País una truculentas declaraciones en las que, insistiendo en su nuevo ‘mantra’ de los ‘poderes ocultos’ Sánchez acuse a ‘los poderes económicos del viejo orden -sin citar a ninguno- y al PP de ‘socavar el Estado del Bienestar’ y de querer ‘derrocar’ al Gobierno.

Antes, el mensaje del miedo era ‘que viene Vox’. Pero como no le funciona el presidente Sánchez se ha inventado un nuevo monstruo que se llaman los ‘oscuros poderes’ económicos, ligados al PP y a sus terminales mediáticas. Y dice: ‘más que de la Banca o la Iglesia’ -como poderes fácticos-, hablaría del dinero que atrae mucho poder y que siempre tiene una intención clara: la de debilitar y socavar el Estado del Bienestar para hacer negocio’

Y añade Sánchez sin mencionar a nadie y sin pudor: ‘están siempre esos sesudos análisis que hacen las terminales mediáticas de ese dinero en los que dicen que el sistema español de pensiones es insostenible y que por lo tanto hay que privatizarlo, y que el sistema público de sanidad también hay que privatizarlo’, o que si los trabajadores cobran el salario mínimo de 1.000 euros eso frena la creación de empleo’.

Y remata Sánchez su ataque contra los ‘oscuros poderes’ diciendo que esos poderes ocultos ‘han utilizado todos los instrumentos que han tenido a su alcance y las oportunidades que han ofrecido la pandemia y la guerra para tratar de derrocar al Gobierno de España’.

Y concluye Sánchez: ‘seguimos teniendo una derecha política en nuestro país que no es autónoma respecto a esos poderes a los que he hecho referencia, y que de alguna forma ansían volver al viejo orden’.

A la vista de estas declaraciones, en las que solo le ha faltado a Sánchez decir que los ‘oscuros poderes’ del ‘dinero’ planean un golpe de Estado en España con la ayuda del PP, podemos sacar dos conclusiones: Sánchez ha perdido la cabeza o está desesperado porque está convencido de que va a perder las elecciones y el poder. Y que el cambio político que se anunció en las elecciones de Andalucía es imparable.

Pero sus declaraciones son impropias de un jefe de Gobierno en un país democrático y europeo. Y bien merecerían una contundente respuesta del líder del PP y de la Oposición, Alberto Núñez Feijóo, y desde luego la ruptura de toda relación del PP en el Congreso de los Diputados con el Gobierno y con el PSOE. De lo contrario cualquier pacto de Feijóo con Sánchez sería interpretado como que el líder del PP reconoce y acepta como verdadera la demencial teoría de Sánchez sobre la conspiración para sacarlo del poder.

Sobre el autor de esta publicación