Rajoy defiende la legalidad de su amnistía fiscal y ve 'juicios de valor' en la sentencia del TC

Mariano Rajoy ni dimite, ni asume responsabilidades políticas, ni entiende que la izquierda se lo pida por más razones que acumulen. Su “obligación” es gobernar, afirmó hoy en la sesión de control del Congreso. Una obligación que basó en tres pilares: el PP es el partido que más diputados tiene en la Cámara Baja, hace 7 meses que fue investido por el Congreso y apenas hace una semana que el Parlamento rechazó también una moción de censura contra él. “Es una cuestión de democracia y responsabilidad”, señaló.

robles-448

La nueva portavoz del Grupo Socialista, Margarita Robles, se estrenó exigiendo a Rajoy la Asunción de responsabilidades políticas por el varapalo que le ha dado el Tribunal Constitucional rechazando la amnistía fiscal que promovió el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro. Tras recordar al presidente párrafos de la propia sentencia en los que se consideraba que la amnistía supuso la abdicación de los deberes del Estado contra el fraude fiscal y la legitimación de la conducta de los defraudadores, Robles le dijo que “si no asume la responsabilidad política de su Gobierno, ¿con qué fuerza moral va a pedir a los ciudadanos que contribuyan a las cargas tributarias?”.

El presidente se defendió tirando, una vez más, de la ya casi olvidada herencia recibida del Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero asegurando que los socialistas solo pretenden hacer “ruido” con una sentencia que no invalida la medida fiscal que adoptó. Rajoy recordó que cuando llevó a cabo esa amnistía España vivía “una situación límite y estaba al borde de la quiebra” porque su Gobierno había heredado un déficit imprevisto del 9,6% y señaló que, gracias a esa medida el Estado recibió 1.200 millones de ingresos adicionales y afloraron 40.000 millones que desde entonces han seguido cotizando.

Además, dijo, su amnistía fiscal “ni borra ni limpia delitos” y ha hecho públicos los nombres de los defraudadores, algo que no sucedió en las dos ocasiones en que hicieron sus amnistías los Gobiernos socialistas cuando no se viviera una mala situación económica. “Gracias a los pagarés opacos, las rentas afloradas no pagaron después y con nosotros sí”, remató.

La sentencia del Constitucional sobre la amnistía fiscal fue también uno de los 10 puntos por los que Joan Baldoví, de Compromís, pidió a Rajoy que dimita. “¿No considera que ya ha acumulado suficientes motivos para presentar su dimisión?”, le preguntó el diputado valenciano antes de enumerar sus diez razones para pedírsela tras recordarle que, en algunos casos, por idénticos motivos, socialistas como José Luís Corcuera o el fiscal Conde Pumpido, e incluso un miembro de su partido como Manuel Pimentel, lo habían hecho.

10 razones para dimitir

La primera razón fue el intercambio repetido de mensajes “con un delincuente” como Bárcenas. “Y nada”, dijo. La segunda, la sentencia del Constitucional sobre “el blanqueo” de la amnistía fiscal. La tercera, que el PP tiene 65 tramas abiertas de corrupción y 900 cargos públicos imputados, además de ser el primer partido en democracia imputado por destruir pruebas.

La cuarta no tiene que ver con los tribunales. Baldoví le recordó que cuando empezó a gobernar sólo había un 28% de catalanes que querían un Estado independiente y ahora es el 44%, algo que “se lo tendría que pensar”. La quinta, es el incumplimiento de la palabra de que el rescate de los bancos no le costaría nada a los ciudadanos y la sexta que su Gobierno no ha cumplido “ni una sola vez” los objetivos de déficit.

La séptima, es que no ha tomado ninguna medida aunque el Parlamento haya reprobado a Rafael Catalá, el ministro de Justicia, y la octava que no haga nada cuando su ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, está siendo investigado en el parlamento por utilizar a la policía para espiar a otros partidos por intereses propios.

La novena razón de Baldoví fue que la Audiencia Nacional le ha citado a declarar por el Caso Gürtel y la décima y última tiene que ver con Valencia porque, a su juicio, Rajoy “ha sido una plaga” para esa Comunidad Autónoma. Lo que remató señalando que el presidente “lo ha sido todo dentro del PP y no es posible tanta ignorancia y que no se enterara de nada”. El diputado valenciano concluyó diciéndole que no ponga la moción de censura como excusa para no dimitirse “porque si hubiera sido una moción de confianza, usted no la habría superado” y dijo que si dimitiese “le haría un gran servicio a este país”.

Rajoy respondió con sorna que sus argumentos no le habían convencido e insistió en que su obligación es gobernar porque en democracia lo importante son los apoyos populares y él cuenta con el mayor número de escaños y ha sido investido para ello. “Usted tiene un problema”, le espetó: “Que los españoles y esta Cámara no piensan como usted”. Finalmente, el presidente pidió a Baldoví que tenga “un poquito más de nivel político e inteligencia”.

Sobre el autor de esta publicación