Santamaría, a Puigdemont: "Hace tiempo que vive fuera de la ley y de la realidad"

"Puigdemont hace tiempo que vive fuera de la ley". Con estas palabras la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha criticado este miércoles que el presidente de la Generelitat, Carles Puigdemont, no atienda el mensaje a la "moderación, la cordura y la convivencia" que realizó el Rey y siga en una "deriva" que "le aleja cada vez más de la rectificación que le está pidiendo todo el mundo".

636427500311954509w

Sáenz de Santamaría ha respondido de este modo a Puigdemont, pocos minutos después de que el presidente catalán haya acusado al Rey de haber asumido el discurso y las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy, "catastróficas en relación con Cataluña", y ha añadido: "Así no. Con su decisión de ayer usted decepcionó a mucha gente en Cataluña que lo aprecia".

En unas declaraciones en el Palacio de la Moncloa, Sáenz de Santamaría ha pedido a Puigdemont que "respete a España" y que "respete a Cataluña", tratando además a sus instituciones con el respeto que "merecen". Según ha dicho, España es una democracia y "no una dictadura"

"Es un dirigente contra la ley, contra las instituciones, contra Europa y contra la mayoría de los catalanes que ayer vieron y recibieron el mensaje del Rey como un bálsamo ante tanta incertidumbre y tanto desasosiego", ha lamentado la vicepresidenta del Gobierno.

"Cada mensaje del señor Puigdemont es un nuevo desasosiego, una nueva intranquilidad y un viaje a ninguna parte", ha lamentado la vicepresidenta, para después poner el acento en que "fuera de la ley no hay democracia; fuera de la ley no hay convivencia; fuera de la ley no ha derechos, y el señor Puigdemont hace mucho tiempo que vive fuera ley, fuera de la realidad y fuera de la cordura".

Sáenz de Santamaría ha confesado que le producía "sonrojo" que Puigdemont le recordara al Rey sus obligaciones constitucionales cuando, a su entender, la situación ha llegado a la situación actual precisamente porque "él ha olvidado las suyas".

"Puigdemont ha demostrado que no sólo es un dirigente que está en contra de la ley, sino que está absolutamente fuera de la realidad", ha subrayado la también ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, en cuya opinión ha llevado a los catalanes "a la mayor fractura, la mayor división y la mayor intranquilidad que han tenido en toda su historia".

"En vez de atender la llamada a la moderación, a la cordura, a la convivencia democrática que todos los españoles apreciamos ayer en el mensaje del Rey, Puigdemont insiste en una deriva que le aleja cada vez más de la rectificación que le está pidiendo todo el mundo", ha agregado.

A su juicio, ni Cataluña ni España han vivido nunca una fractura como la actual, "un desasosiego, un olvido completo por parte de los dirigentes de la Generalitat de Cataluña de los derechos del conjunto de los catalanes".

En este contexto, ha pedido a Puigdemont que respete a España y a Cataluña y que trate a sus instituciones con el respeto que merecen. "Y que respeten, sobre todo, a los catalanes, que no merecen ni ver ni vivir lo que están viviendo", ha apostillado. Unos ciudadanos, ha incidido, a quienes se acosa "si no piensan como Puigdemont", que "tienen que ver cómo sus hijos son separados si no piensan" como él.

Para la vicepresidenta, "España es una democracia". "Esto no es una dictadura de pensamiento único y para los demócratas que desde el Rey a las instituciones europeas y el conjunto de instituciones españolas llamen a la legalidad y a la cordura es una tranquilidad", ha añadido.

 

Sobre el autor de esta publicación