Sánchez responde con un 'no rotundo' a la oferta de pacto de Rajoy y Rivera recuerda la corrupción

La sensación de parálisis institucional empieza a ser desesperante, máxime cuando los escándalos de corrupción que salpican al PP mantienen bloqueado al líder del partido, el más votado en las elecciones del 20-D. No es de extrañar por tanto que a medida que pasan las horas se crucen propuestas para tratar de desatascarla. La última ha partido de Mariano Rajoy, que está dispuesto a suplir los apoyos de Podemos con los que cuenta el PSOE en Comunidades y Ayuntamientos con tal de que le deje gobernar a nivel nacional. Pedro Sánchez ha respondido con un “no rotundo” a esa oferta, pero se ha mostrado dispuesto a ver al presidente en funciones.

lideres-1188

lideres-900Al líder del PP le han preguntado que haría su partido en el caso de que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no pactara a nivel nacional con Podemos y éste le retirara el apoyo que le presta en algunas autonomías y ayuntamientos. Su respuesta ha sido que la oferta que el PP ha hecho a PSOE y Ciudadanos para formar Gobierno "se podría trasladar a toda España". Para el líder socialista, sin embargo, "el señor Rajoy se equivoca. Vuelve a hablar de sillones y no de soluciones a los españoles. Vuelve a pensar que la única solución para España es mantenerse él en el sillón de la Moncloa, y yo le digo que no, que él es parte ahora mismo del problema y no de la solución". A su juicio, lo que ha hecho Rajoy es "volver a instrumentalizar las instituciones".

Sánchez ha criticado la corrupción en el PP y ha asegurado que él no dirá que es un partido corrupto, pero sí que "el hedor empieza a ser insoportable". Por eso cree que el PP debe pasar a la oposición para que se regenere y está convencido de que es lo que piensan también los militantes socialistas y muchos del Partido Popular. Al preguntarle sobre la propuesta de Felipe González de facilitar un Gobierno del PP y Ciudadanos, Sánchez ha recordado que el de Rajoy es "el partido de la Gürtel, de la corrupción en Valencia, en Castilla-La Mancha, de los recortes de la reforma laboral y de Bárcenas". En consecuencia, opina que no hay ningún argumento para que el PSOE le apoye "ni por activa ni por pasiva" y que millones de españoles están pidiendo que el PP deje de gobernar.

Rajoy, por otra parte, ha desvelado que ha vuelto a llamar a Pedro Sánchez para intentar buscar un acuerdo en favor de la gobernabilidad pero que el líder del PSOE no ha querido reunirse con él. A su juicio, lo mejor para España sigue siendo un acuerdo entre PP, PSOE y Ciudadanos y ha lamentado que Sánchez ni siquiera quiera sentarse con él a intercambiar puntos de vista al respecto cuando, según ha subrayado, por hablar no se pierde nada. El jefe del Ejecutivo ha recordado que se reunió en la Moncloa con el líder socialista tras el 20-D pero Sánchez se negó a dialogar y la entrevista duró "cinco minutos", y ante la pregunta de si desde entonces ha intentado ponerse de nuevo en contacto con él, ha respondido afirmativamente: "Sí, pero no ha querido reunirse conmigo".

Estas consideraciones han sido desmentidas por el líder socialista, que ha afirmado que si el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, le llama, "mañana mismo" acudirá al Palacio de la Moncloa. "Le insto públicamente a que me llame y mañana mismo estoy en Moncloa hablando y dialogando con el señor Rajoy. Ahora bien, le digo lo siguiente: dialogar es también escuchar cosas que no le van a gustar", ha avanzado el líder socialista, quien ha reiterado: "Si él me llama a Moncloa, no le va a gustar". Y no le gustará porque ha anunciado que le dirá que tenía que haber dimitido hace dos años, cuando envió un sms al extesorero del PP Luis Bárcenas, y que ahora tiene que dar un paso al frente y ser candidato a la investidura.

Pesos pesados del PSOE a favor de la abstención para allanar el camino al PP

Pese a su disposición a responder a la convocatoria de Rajoy, Sánchez no se ha movido hasta ahora del ‘no’ al líder del PP y a su partido. Este miércoles ha reiterado esta postura su portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, para quien es inconcebible que los socialistas apoyen que un partido salpicado por escándalos como el de Valencia siga en el Gobierno. Sin embargo, algunos referentes del PSOE han abierto la puerta a otra opción. El presidente del PSOE de Sevilla, la agrupación más poderosa de España, Fernando Rodríguez Villalobos, uno de los hombres de la máxima confianza de Susana Díaz, aseguró el martes durante el debate televisivo ‘Con Acento Andaluz’ en la cadena Onda Luz que “tal y como está el patio (...) y con el PP como el partido que más escaños ha obtenido (...), el PSOE tiene que ir a la oposición". Una reflexión compartida por Felipe González, Alfonso Guerra y exministros socialistas que han apostado públicamente por la abstención de los socialistas.

El líder de Ciudadanos, por su parte, ha dado algunas pistas sobre las condiciones que tiene en mente para facilitar un Gobierno de PP. No rechaza la negociación como tampoco lo hizo con el PSOE andaluz pese a los escándalos de los ERE fraudulentos y de los cursos de formación. Pero la reciente detención de 24 excargos del PP en Valencia y la investigación de la supuesta financiación ilegal de las campañas electorales del partido, que se suman a otros casos como la imputación del PP por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas o el que ha destapado otra trama en la sociedad pública Acuamed pesan demasiado. Y, por eso, asegura que “va a ser muy complicado” que Rajoy abandere la lucha contra la corrupción, que es una de las propuestas que Ciudadanos pondrá sobre la mesa de cualquier negociación para conformar el futuro Ejecutivo.

De todas formas, Albert Rivera ha rehusado responder a la pregunta de si se facilitaría el camino para la investidura si Rajoy diera “un paso atrás”. “Eso lo tiene que decir el PP, yo no le voy a hacer las primarias a un partido que no tiene primarias”, ha indicado. Rivera ha pedido a PP y a PSOE que dejen de “marear” a los españoles y que aporten soluciones; y ha dicho que se niega a pensar que la conformación de un nuevo gobierno supone “un sudoku imposible”. A su juicio, lo que hace falta es diálogo, altura de miras y responsabilidad, siendo la opción “menos mala” un acuerdo entre PP, PSOE y Ciudadanos, tres formaciones que representan “a más del 70 por ciento de la población”.

Rajoy descarta retirarse y alerta contra Podemos

Mariano Rajoy ha desechado la idea de retirarse y no ser el candidato a La Moncloa para facilitar un pacto, como tampoco entiende que lo deba hacer Sánchez, y ha subrayado a este respecto que hay que respetar la voluntad de la gente, que con sus votos eligieron al PP como primer partido y al PSOE como segundo con ambos como aspirantes a la Presidencia del Gobierno. Además, ha asegurado que si hay alguien en el PP que piensa que él debería dejarlo no se lo ha dicho "ninguno".

El líder del PP ha insistido en que la coalición que él propone es la de "la moderación" y la "sensatez" y la que se repite además en otros países europeos. "Los españoles han pedido cambio y han pedido pacto, y el mayor cambio político que se puede producir en España es que por primera vez desde 1977 los mayores partidos nacionales se entiendan", ha dicho Rajoy, quien ha considerado que ésta es una "gran oportunidad" en la que se puede hacer "de la necesidad virtud" y que daría "mucha estabilidad y mucha tranquilidad".

Ha admitido el líder del PP que un pacto como el que él quiere implica "cesiones por todas partes" pero se ha mostrado reticente a cambiar la reforma laboral, que según ha dicho es "una de las leyes más elogiadas fuera de nuestro país" y ha ayudado a la creación de empleo. En este aspecto él pediría que "no haya vuelta atrás" porque "sería un error". "A lo mejor ellos -los partidos con los que quiere pactar- podrían ceder en eso y yo en otras cosas", ha añadido.

Ha reconocido Rajoy que el pacto que busca Pedro Sánchez (con Podemos) "se puede hacer" porque "los números llegan", pero lo considera "inviable" porque "no se puede gobernar con partidos tan diferentes". Sería, ha dicho, "un gobierno condenado al fracaso desde su propio nacimiento" y que además tendría al Senado "en minoría" -porque la mayoría la tiene el PP- por lo que no podrían hacer las reformas constitucionales que prometen. Ese gobierno sería, en definitiva, "una catástrofe", ha apostillado. En cualquier caso ha insistido en que "sin un entendimiento con el PSOE" el PP no puede llegar al Gobierno.

Sánchez lo tiene "mucho más fácil" para la investidura

Rajoy ha vuelto a defender su decisión de la semana pasada de rechazar el ofrecimiento del Rey de presentarse a la investidura. "A quién se le ocurre ir a la Cámara con la pretensión de formar gobierno si sabe que es imposible que lo forme", ha señalado. Y ha apuntado que tanto en ese momento como ahora Pedro Sánchez tiene "mucho más fácil" que él acudir a la investidura, porque "tiene una oferta clara para negociar y eso ya le supone más escaños que el PP". "Este es un juego de pillos en el que uno habla, otro dice, otro vuelve a decir...", ha añadido Rajoy, quien ha insistido en que "aún estamos a tiempo" de que se pueda producir el pacto que él defiende.

Rajoy ha rechazado adelantar qué le dirá al Rey en la segunda ronda de consultas, sobre todo porque primero, ha dicho, él escuchará "atentamente" a Felipe VI, y ha criticado a quienes van diciendo lo que el monarca "tiene que hacer" en este proceso.

Por otra parte, el jefe del Ejecutivo en funciones ha asegurado que no ha hablado ni con Felipe González -que aboga por un pacto PP-Ciudadanos con la abstención del PSOE- ni con ningún barón socialista, porque respeta "las reglas del juego" y respeta al PSOE "igual que al resto de los partidos", y por eso "sólo" se ha dirigido a Sánchez. Y ha respondido con un contundente "no" a la pregunta de si aceptaría que el líder socialista fuera presidente en un pacto con el PP y C's. "El PP ha ganado las elecciones y conviene respetar a la gente, tendría su gracia que el PSOE no consiguiera el apoyo de Podemos y lo tuviera que apoyar el PP", ha apuntado Rajoy, quien se ha preguntado "cómo se le explica eso a los votantes del PP".

Sobre el autor de esta publicación