Polémica tras la entrevista de Page en 'El Mundo'

Puig señala a Page tras sus discrepancias con Ferraz: "Hay que intentar ser coherente"

"No ha aportado demasiado hasta este momento el señor Feijóo", dice el presidente valenciano tras las palabras de su homólogo castellanomanchego

Ximo Puig y Emiliano García-Page durante una reunión en el Palacio de la Generalitat

EFEXimo Puig y Emiliano García-Page durante una reunión en el Palacio de la Generalitat

El presidente valenciano, Ximo Puig, ha recordado a su homólogo de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que "hay que intentar ser coherente" tras sus discrepancias con la estrategia del Gobierno  por los pactos con sus socios y las críticas al Partido Popular porque en el Consejo Político Federal que el pasado sábado celebró el PSOE hubo un acuerdo "generalizado" respecto a una estrategia política.

En estos términos se ha expresado Puig en una entrevista en TVE al ser preguntado acerca de si entiende las críticas de Page. "No estoy para comentar las afirmaciones de otros presidentes, pero es cierto que hay un valor fundamental que es la coherencia", ha apostillado.

"Hace unos días hubo una reunión del Consejo Federal en Zaragoza. Hubo un acuerdo generalizado respecto a una estrategia política y creo que hay que intentar ser coherente, nada más", ha asegurado el barón socialista.

Puig también se ha alejado de las palabras de Page al asegurar que en el PP no han mejorado "mucho" las cosas desde la época de Casado y que no hay "nada nuevo bajo el sol" ni para la gobernabilidad de España ni para sacar adelante acuerdos.

"No ha aportado demasiado hasta este momento el señor Feijóo, otra cosa es el talante personal y, desde luego, mi respeto siempre", ha zanjado así el asunto.

En una entrevista en 'El Mundo' publicada este lunes, Page cargó contra los socios del Gobierno y se mostró partidario, una vez más, de pactar para grandes asuntos con el PP y con su líder, Alberto Núñez Feijóo, del que dijo que no cree que sea "insolvente", como han afirmado desde el Ejecutivo, ni que sea acertado decirlo.

"El problema de los socios que apoyan al Gobierno es que, además de que son muchos, bastantes de ellos llevan en su código político la voluntad de desestabilizar el Estado. De atacarlo e incluso de romperlo. Son malas compañías", subrayó Page.

"Si no trabajamos en un modelo mayoritario, en el que pidamos autonomía y mayoría sólida para el PSOE, si seguimos con las mismas compañías, es evidente que va a haber un castigo. Cuando se fue, Pablo Iglesias reconoció que concentraba mucho rechazo social. Esa nube de rechazo no se ha diluido, se está desplazando", insistió.

Respecto a Vox y al nuevo papel del PP, Page afirmó que el "populismo" de la formación de ultraderecha está en caída libre y de eso se aprovecha el expresidente de la Xunta, al que a su juicio no habría que atacar tanto, tal y como está optando el Gobierno en las últimas semanas. "Yo, de Feijóo, al que conozco bastante, tengo un buen concepto en lo político y en lo personal, al margen de que discrepemos de enfoques de gestión pública", señaló.

Horas más tarde, la portavoz del PSOE, Pilar Alegría, evitó contestar a las críticas vertidas por Page y aseguró que el PSOE es “un partido fuerte y unido”.