Ley Trans

Ferraz cierra filas con el colectivo trans frente a las críticas de Calvo y Montero reclama un debate sin "transfobia"

Organizaciones feministas preparan una veintena de "enmiendas" al proyecto de ley trans

Carmen Calvo, ex vicepresidenta primera del Gobierno y presidenta de la Comisión de Igualdad

EFECarmen Calvo, ex vicepresidenta primera del Gobierno y presidenta de la Comisión de Igualdad

La ministra de Hacienda y número dos del PSOE, María Jesús Montero, ha dicho que su partido es el que "protagoniza los avances" llevados a cabo tanto en los derechos de las mujeres como de las personas trans y el colectivo LGTBI, tras las críticas de la diputada socialista Carmen Calvo a la ley trans.

La diputada socialista y presidenta de la comisión de Igualdad en el Congreso, Carmen Calvo, ha advertido en una entrevista en El Mundo que la ley trans, que reconoce el derecho a la autodeterminación de género, "puede destrozar la potente legislación de igualdad" que existe en España.

Unas palabras que han molestado a Unidas Podemos, socios de Gobierno del PSOE, que aseguran que "es un error volver a torpedear una ley necesaria" y que todavía está pendiente de su aprobación definitiva en el Congreso. Mientras que la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha reclamado un debate parlamentario sobre la ley trans "libre de transfobia". "La ley trans será ley. A la sociedad y en especial a la comunidad LGTBI le debemos que el debate parlamentario previo a su aprobación esté libre de transfobia. Estaremos a vuestra altura", ha escrito la ministra.

Preguntada sobre este asunto en una rueda de prensa celebrada en Ferraz, la número dos del PSOE ha evitado pronunciarse directamente sobre las críticas de Calvo y se ha limitado a defender el papel de su partido en la defensa de los derechos de las mujeres, así como de las personas trans y el colectivo LGTBI en general.

"El partido que es la garantía de los derechos de las mujeres y garantía del avance de las personas trans o del colectivo LGTBI tiene las mismas siglas, se llama partido socialista obrero español", ha dicho.

Al respecto, ha insistido en que el PSOE "protagoniza" los avances en materia de igualdad y en lo relacionado con el movimiento LGTBI.

Y concretamente sobre la ley trans ha comentado que cualquier legislación que se tramita en el Congreso "recibe enriquecimiento" a través de la fase de presentación y aprobación de enmiendas, y ha subrayado que "en este momento estamos en este trámite".

La ley trans divide al PSOE por el debate que hay en torno al feminismo y los derechos de las mujeres, como demuestran las palabras de la exvicepresidenta del Gobierno y exministra de Igualdad Carmen Calvo.

La exdiputada socialista de la Asamblea de Madrid y primera parlamentaria trans de España, Carla Antonelli, ha calificado las críticas de Calvo de "pesadez" y le ha recordado en Twitter que el actual texto de la ley trans "se acordó y pactó desde su vicepresidencia, incluida la autodeterminación, y siendo ella ministra de Igualdad en 2019 el PSOE defendió un texto idéntico".

Sin embargo, antes de la publicación de la entrevista de Calvo, el secretario de políticas LGTBI del PSOE, Víctor Gutiérrez, comentaba en su cuenta de Twitter que "las feministas socialistas y el partido están exactamente en el mismo lugar" que él, y ha destacado el trabajo por "por sacar adelante" la ley LGTBI y la ley trans.

Podemos recuerda a Calvo que ya perdió ese debate

La coportavoz estatal de Podemos, Isa Serra, ha recalcado que todo el mundo sabe lo que opina Carmen Calvo sobre la ley trans y ha exigido que cesen los intentos de "torpedear" esta normativa. Así lo ha planteado en rueda de prensa preguntada sobre las últimas declaraciones de Calvo.

Serra ha opinado que la actual diputada del PSOE se ha opuesto siempre a esta normativa y que en su día, en el seno del Gobierno, intentó que se "quedará fuera" del Consejo de Ministros.

No obstante, ha declarado que la ley trans finalmente fue consensuada en el seno del Gobierno y que todo el Ejecutivo tiene claro su "compromiso" de impulsarla.

Por tanto, ha defendido aspectos como el derecho a la autodeterminación de género y el apoyo al colectivo trans. Y en esta línea, ha tildado de "error" volver a abrir el debate sobre las principales medidas de la ley y ha apelado a evitar los "discursos tránsfobos".

Por su parte, el portavoz de Compromís en el Senado, Carles Mulet, ha pedido explicaciones este lunes al Gobierno por la permanencia de Amelia Valcárcel en el Consejo de Estado por sus ataques al colectivo trans y al proyecto de ley que se tramita en el Congreso.

En un comunicado, Mulet ha considerado además "grave" que dirigentes del PSOE estén atacando esa ley desde la "transfobia", en referencia a la consejera valenciana de Justicia, Gabriela Bravo, quien en ese mismo acto con Calvo consideró que la norma es "un gran error" y "un ataque frontal a los derechos de la mujer".

Asociaciones feministas piden enmendar la ley

Destacadas organizaciones feministas han preparado una veintena de "enmiendas" al proyecto de ley trans que se tramita en el Congreso al considerar que pone en riesgo los derechos de las mujeres y han pedido limitar el reconocimiento de la transexualidad, especialmente en el caso de los menores.

Según informa este lunes en un comunicado la Alianza contra el Borrado de las mujeres, entre las 17 organizaciones que suscriben estas enmiendas, que tienen intención de entregar mañana en el Congreso, se encuentra la Fundación Mujeres, presidida por la exvicesecretaria general del PSOE Elena Valenciano; la Asociación de Mujeres Juristas Themis o la Federación de Mujeres Progresistas.

A su juicio, que el proyecto vaya a tramitarse de urgencia y con trámites más cortos es "un burdo intento por ocultar a la sociedad española las consecuencias prácticas de una norma que pone en riesgo derechos de las mujeres y que interfiere de manera temeraria en los procesos de aprendizaje y desarrollo libre y adecuado de la infancia".

Las organizaciones confían en que los diputados analicen sus enmiendas y protejan los derechos de las mujeres y de la infancia.

Las citadas organizaciones feministas plantean cambios terminológicos en el texto para que no se oscurezca la existencia del sexo biológico y exigen que el reconocimiento de la transexualidad se reserve a personas con disforia y no a cualquiera que se defina como trans.

El proyecto de ley busca precisamente despatologizar la transexualidad, por lo que abre la puerta a cambiar de sexo en el registro a petición del sujeto interesado, sin necesidad de contar con un diagnóstico médico o psicológico o de haber iniciado un proceso de hormonación.

Como propusieron tanto el Consejo General del Poder Judicial como el Consejo de Estado, las organizaciones feministas piden limitar el cambio de sexo en el caso de los menores porque son "decisiones que afectaran el resto de su vida y tienen suficiente madurez para tomarlas".

Denuncian además que la ley no garantiza "espacios seguros" para las mujeres, es discriminatoria para ellas en el deporte, cuestiona las libertades de pensamiento y expresión y entra en conflicto con la ley de igualdad efectiva de mujeres y hombres y la ley integral contra la violencia de género.

"La opacidad, la ocultación y las maneras totalitarias del Gobierno de Pedro Sánchez son incompatibles con el derecho de la sociedad a conocer cómo va a impactar esa ley en las vidas de las niñas, los niños y las mujeres españolas", afirma la Alianza.