Entrevista

Pilar Alegría: "Al PP se le van a hacer eternos los meses que todavía quedan por delante”

La ministra de Educación y Portavoz del Gobierno defiende que hubo un acuerdo para la renovación del CGPJ, "otra cosa es que ahora el PP no lo quiera reconocer"

Pilar Alegría: "Al PP se le van a hacer eternos los meses que todavía quedan por delante”

BEGOÑA RIVASPilar Alegría, ministra de Educación y portavoz del PSOE.

Pilar Alegría (Zaragoza, 1977) ha sido concejala en el Ayuntamiento de Zaragoza, diputada nacional, diputada autonómica, consejera del Gobierno de Aragón, secretaria de Organización del PSOE aragonés y delegada del Gobierno en esta comunidad. Desde junio de 2021 es ministra de Educación y desde hace poco más de dos meses la nueva portavoz del PSOE. Dicen quienes la conocen bien que puede con todo y se entrega a todo de sol a sol. Es habitual que no se vaya a dormir sin llamar antes a sus asesores ya pasadas las doce de la noche para ver si hay novedades; y a las siete de la mañana vuelve a llamar para preparar el día. Dice que puede con el Ministerio y la Portavocía y sólo hay que "estirar más las horas". Y en contra de encuestas y malos augurios cree que “hay partido” tanto en las elecciones autonómicas y municipales, como en las generales. "Al PP se le van a hacer eternos los meses que quedan por delante", dice. Además, augura que el 'efecto Feijóo' se está disipando y, de momento, descarta tener más aspiraciones políticas en un futuro.

Pregunta.- Con su llegada a la portavocía del PSOE y la de la ministra Montero a la vicesecretaría general, ¿no ha optado Sánchez por aquello que decía Felipe González de que se Gobierna desde La Moncloa y no desde Ferraz? ¿Tiene papel el partido?

Respuesta.- Claro que tiene papel el partido. Es verdad que en este caso la figura de la Vicesecretaría General y de la Portavocía la vamos a ocupar dos mujeres que tenemos también responsabilidades en dos ministerios y en el Gobierno. Pero yo creo que eso también va a ayudar, porque conocemos más de primera mano la información y esto también ayuda a la hora de poder trasladarla a la ciudadanía desde el partido. Pero, lógicamente, el partido claro que tiene su papel y, además, debe seguir jugando un papel clave. De hecho, ahora hemos aprobado en el partido esa campaña del 'Gobierno de la gente' y necesitamos no solamente la implicación de los que tengamos alguna responsabilidad institucional, que eso es lógico, sino también los militantes. Uno de los principales pulmones que tiene el PSOE son sus militantes, y en esta campaña de volver a pisar la calle una vez finalizada la pandemia necesitamos la implicación y el entusiasmo de la militancia.

"Tenemos que seguir explicando con la máxima humildad y con la mayor pedagogía posible a la gente qué es lo que está haciendo el Gobierno"

P.- Pero, ¿es compatible su puesto o el de la ministra Montero con las importantes responsabilidades que tienen en el partido y más en un año electoral?

R.- Creo que sí. Además, si tiramos de hemeroteca ya ha habido otros compañeros y otras compañeras que han tenido estas responsabilidades. Y no sólo me refiero a mi partido, pasa en otros partidos políticos. También hay compañeros que ostentan la Presidencia de una Comunidad Autónoma y a la vez son secretarios generales. Lo que nos corresponde a los que tenemos esa doble responsabilidad es estirar mucho más las horas.

P.- Estos cambios, ¿tienen como finalidad frenar la pujanza de Feijóo que reflejan la mayoría de las encuestas?

R.- Creo que los cambios se producen ante la entrada de un nuevo curso político. Terminamos un primer periodo de sesiones y afrontamos un nuevo curso político a nueve meses vista de unas elecciones municipales y autonómicas, y en año y medio elecciones generales.

Creo que durante este tiempo el Gobierno lo que tiene que seguir haciendo es gobernar y seguir planteando soluciones y respuestas a la ciudadanía y, además, en colaboración con el partido tenemos que seguir explicando con la máxima humildad y con la mayor pedagogía posible a la gente y a los ciudadanos qué es lo que está haciendo el Gobierno y, sobre todo, manifestar claramente la posición obstruccionista que está manteniendo el Partido Popular. Pero quiero añadir una cosa sobre su pregunta. En esta cuestión de aplacar a Feijóo y, aunque es verdad que hay muchas encuestas y todas las conocemos, creo que eso que se conoce como 'el efecto Feijóo' está empezando a naufragar. Por tanto, pienso que no hay que echar las campanas al vuelo, queda mucho tiempo para las elecciones municipales y autonómicas, y más todavía para las generales, y tengo la impresión de que al PP se le van a hacer eternos los meses que todavía quedan por delante.

"Creo que eso que se conoce como 'el efecto Feijóo' está empezando a naufragar"

P.- ¿Qué busca el PSOE con la campaña 'El Gobierno de la gente'? ¿Tiene un problema el Gobierno y el partido de comunicar lo que hace y que no le llega a los ciudadanos?

R.- No. Al contrario. Te diré que ahora que ahora estamos lidiando un momento de dificultad y de incertidumbre, más que nunca tenemos que estar al lado de la gente que es, por otro lado, donde siempre hemos estado. Pero aquí no podemos olvidar que llevamos un tiempo, algo más de dos años, enfrentándonos a situaciones extraordinarias y, en concreto, a una pandemia, que nos ha imposibilitado pisar la calle y tener esa cercanía de tú a tú con el ciudadano. Y ahora que afortunadamente hemos dejado atrás esos malos momentos desde el punto de vista sanitario, pero que somos plenamente conscientes de la situación que nuestro país está atravesando, por lo que queremos más que nunca estar al lado de la gente y seguir haciendo política con la gente. Ese es el principal objetivo de la campaña.

P.- Insisto, ¿no tiene la percepción de que el Gobierno tiene problemas en contar lo que está haciendo a la gente y sobre todo sus medidas sociales?

R.- Estoy convencida de que la mayoría de la gente de este país han recibido positivamente algunas de las medidas sociales que este Gobierno ha puesto en marcha. Si saliéramos a la calle estoy segura de que íbamos a encontrar a algún joven que va a recibir 100 euros más de la beca, o algún beneficiado por los ERTE o algún empresario que se acogió a un crédito ICO. Creo que la mayoría de la ciudadanía se ha visto beneficiada por algunas medidas que ha puesto en marcha el Gobierno. Pero sí creo que a veces hay tanto ruido en el exterior que puede imposibilitar la explicación más pedagógica o más correcta de las medidas sociales de este Gobierno. Y ahí, por supuesto, tanto el Gobierno como el partido nos vamos a seguir empeñando en contarle a la ciudadanía qué es lo que estamos haciendo.

P.- En las últimas votaciones parlamentarias lo que parece que se ha consolidado es el llamado 'bloque de la investidura'. ¿Va a seguir siendo el apoyo fundamental del Gobierno hasta el final de la legislatura?

R.- Si algo ha dejado claro el Gobierno y el Grupo Socialista es que siempre hemos estado dispuestos a debatir y dialogar con aquel que ha querido manifestar su apoyo para aprobar medidas en beneficio de la gente. Pero hay que ir a la política de los hechos y en esta legislatura nosotros tenemos la representatividad parlamentaria que los ciudadanos nos han dado, y este Gobierno lo conforman dos fuerzas políticas que suman 153 escaños. Y, a partir de ahí, para conseguir apoyos para aprobar leyes tan importantes como la reforma laboral o la subida del Salario Mínimo Interprofesional, el Gobierno ha mostrado su disposición a dialogar y acordar con todos aquellos que han querido apoyar este tipo de medidas. Si vamos a la hemeroteca, este Gobierno ha aprobado ya algo más de 160 leyes y nunca hemos encontrado un apoyo positivo de la oposición. Y hubiera sido deseable que esta legislatura, no exenta de grandes dificultades, el PP en algún momento hubiera arrimado el hombro.

"Hubiera sido deseable que esta legislatura, no exenta de grandes dificultades, el PP en algún momento hubiera arrimado el hombro"

P.- ¿Por qué es imposible el más mínimo entendimiento con el PP de Casado o el PP de Feijóo? ¿De quién es la culpa?

R.- Esa pregunta creo que la deberían responder ellos porque cuando a la aprobación de 160 propuestas normativas en ninguna aparece tu voto positivo, creo que el primero que tiene que dar explicaciones de por qué votan en contra de una reforma laboral apoyada por los agentes sociales, o por qué votaron que no a una subida del Salario Mínimo que estaba en 735 euros y ahora está en mil euros, o por qué votaron en contra de una ley de Formación Profesional, o de una ley por la muerte digna o la ley del “sólo sí es
sí”... Frente a esas leyes que han demostrado avanzar y mejorar como sociedad siempre nos hemos encontrado con la misma respuesta del PP. La política de los hechos nos demuestra claramente que la forma de hacer oposición del PP sólo es una: el ataque y derribo, y un ataque y derribo personal.

P.- Con estas mimbres, ¿Es totalmente imposible llegar a un acuerdo con el PP para la renovación del CGPJ?

R.- Es que acuerdo había para la renovación del CGPJ, otra cosa es que ahora no lo quieran reconocer. Había un acuerdo y había un documento firmado por parte del PP, aunque luego el PP haya hecho ese juego de trilerismo político y no lo quiera reconocer. Pero aquí de lo que se trata es de algo tan básico y tan sencillo como es cumplir la Constitución. Y es verdad que el PP lleva más de tres años apelando a la insumisión constitucional. Nos pasa ahora en esta legislatura, porque si no recuerdo mal en dos legislaturas anteriores también estuvieron bloqueando la renovación. El PP lo que tiene que hacer es dejarse de trilerismo político, de acusaciones internas y cumplir la Constitución que es lo que le pide como mínimo a un partido político como es el PP.

P.- ¿Eso fue lo que se reflejó el martes en el debate del Senado? ¿Quedó constatado que es imposible el entendimiento con Feijóo?

R.- En momentos de dificultad e incertidumbre como los que estamos viviendo me niego a pensar que no sea posible el entendimiento con el PP. Es verdad que si una echa la vista atrás, el apoyo que hemos obtenido del principal partido de la oposición, durante esta legislatura tan difícil ha sido inexistente, pero a pesar de esa insistencia negacionista al acuerdo por parte del PP, nosotros seguiremos tendiendo la mano. Es lo que entiendo que esperan también los ciudadanos. Aunque los antecedentes no presagian nada bueno. El único acuerdo que había encima de la mesa, Feijóo lo ha destruido. El PP firmó renovar el órgano de gobierno de los jueces, y Feijóo, después de negar que existiese un acuerdo sobre el papel, terminó por aceptar su existencia e ignorarlo. Esa es la realidad. Había un acuerdo, firmado, y Feijóo lo echó abajo. Dudamos de su perfil moderado, con hechos, no con opiniones.

Sobre la jornada del martes en el Senado, pudimos ver un debate en el que el presidente Sánchez hizo un diagnóstico sin paños calientes, cuyo eje principal es la incertidumbre.

Además, el presidente Sánchez, detalló las medidas que va a poner en marcha el Gobierno en materia energética, en materia económica y el empleo. Y vimos también a un Feijóo, que como ya viene siendo habitual, hizo un análisis catastrofista, de cuanto peor, mejor para sus intereses electorales.

Un Feijóo que nos dijo que tenía un plan y lo único que vimos fue una portada, nada más. Portada…y nada más. A día de hoy nadie conoce todavía las propuestas del PP.

"Un Feijóo que nos dijo que tenía un plan y lo único que vimos fue una portada, nada más. Portada…y nada más"

P.- Vienen unas municipales y autonómicas que parecen que no pintan bien para el PSOE, ¿Cuáles son las aspiraciones o expectativas reales de su partido? ¿Conservarán el gran poder autonómico y municipal que ahora tienen?

R.- Las aspiraciones o expectativas que tiene el PSOE se resumen en una sola palabra, que es ganar. Y no sólo queremos mejorar el resultado que obtuvimos en las comunidades autónomas y en los municipios en 2019, sino incrementar ese resultado. El objetivo es consolidar aquellas comunidades o municipios que ya tenemos, y salir a conseguir algunos que no logramos en 2019. Esa son nuestras expectativas y en ese objetivo trabajamos.

Pilar Alegría, ministra de Educación y portavoz del PSOE..

P.- ¿Es normal que a nueve meses de las elecciones el PSOE no tenga candidatos claros en Alcaldías tan importantes como Madrid, Valencia, Alicante o Zaragoza?

R.- Pues ocurre que nosotros a los candidatos, a diferencia de otros partidos, los elegimos en un proceso de primarias y acabamos de aprobar el calendario. Lo que me parece significativo es que ahora los militantes de esa ciudades elijan a quien quieren que sea su próximo candidato. Otros partidos designan con el dedo divino y aquí se ha acabado el debate. Lo hemos visto en la llegada del último líder del Partido Popular, con un cambio muy inmediato y señalado para que Feijóo estuviera al frente. Nosotros tenemos la buena costumbre de darle voz y voto a la militancia.

P.- En su condición de ministra de Educación. Feijóo ya ha anunciado que derogará la Ley de Educación si llega al Gobierno, ¿Es imposible un acuerdo en materia educativa entre los dos grandes partidos?

R.- Lo que está claro es que el PP o vota en contra o deroga. Esto no es nuevo. El PP frente a los distintos avances que se producen en nuestro país o los bloquea o los deroga. Esa es su propuesta. La ley que se aprobó en diciembre de 2020 nació bajo una mayoría absoluta del Congreso, con el apoyo de varias fuerzas políticas. Aunque es verdad que en materia educativa nunca ha sido fácil encontrar un Pacto de Estado por la educación, aunque es un tema muy demandado por la sociedad en su conjunto. Es verdad que ha habido intentos y en su momento casi se produjo con el ministro Ángel Gabilondo. Y cuando estaba a punto de firmarse ese pacto por la Educación la señora Cospedal hizo inviable ese acuerdo porque iba a darse una contienda electoral y entendió que dicho acuerdo no les daba votos. Yo creo que no hay que renunciar a este Pacto de Estado por la Educación. Y, aunque por la situación política que ahora vivimos tal vez no sea prudente empezar por un acuerdo de máximos, pero sí llegar a pequeños acuerdos que asienten pequeños escalones. Además, se ha demostrado que es posible con la ley de Formación Profesional.

"Creo que no hay que renunciar a un Pacto de Estado por la Educación. Aunque por la situación política que ahora vivimos tal vez no sea prudente empezar por un acuerdo de máximos"

P.- ¿Cómo está funcionado la ley de Formación Profesional? ¿Qué datos maneja?

R.- Nos faltan los últimos datos del inicio de curso, pero los que tenemos ahora es que por primera vez en la historia hay un millón de jóvenes matriculados en Formación Profesional. Es el dato objetivo y más importante que demuestra que la Formación Profesional se ha convertido en una formación de calidad y que los jóvenes saben que en el día de mañana les va llevar a conseguir un empleo estable y bien remunerado. Además, las empresas nos están demandando perfiles profesionales a los que se puede dar respuesta a través de la Formación Profesional. El funcionamiento de la Formación Profesional está siendo muy positivo. Además, en esta cuestión ha habido una cuadratura del círculo porque agentes sociales, empresarios, tejido productivo, administraciones, partidos políticos han visto clara la necesidad de apostar por la Formación Profesional. Y estamos viendo los primeros frutos.

P.- Ahora ha empezado el curso escolar, y la queja más escuchada es el incremento de los costes en libros o material escolar para las familias como consecuencia de la inflación, aunque las transferencia están en las comunidades, ¿Piensa hacer algo el Gobierno?

R.- Está claro que la inflación provoca un incremento de precios que se ve en el material fungible como cuadernos o bolígrafos. El Gobierno está planteando medidas para doblegar la curva de la inflación por eso la puesta en marcha de la reducción del IVA en la luz, el gas o la congelación del precio de la bombona de butano, o la bonificación del abono transporte. En el ámbito educativo, aunque las competencias la tengan las comunidades autónomas, una de las apuestas más importantes que ha hecho este Gobierno es la política de becas, y no me refiero solamente a estos últimos 400 euros, sino que por primera vez tenemos más de 2.100 millones destinados a becas, para que un millón de jóvenes puedan recibir una beca. Y si nos vamos al capítulo de libros de texto, sin tener esta competencia el Gobierno de España ha pasado de destinar 48 millones de euros que había dirigidos a la compra de libros de texto a 60 millones. Me gusta ceñirme a los hechos. Y estos días el PP ha lanzado distintas propuestas en materia de Educación, pero se les ha olvidado explicar que en las comunidades autónomas donde gobernaba el PP una de las primeras medidas que adoptaron fue eliminar la gratuidad de los libros de texto. Lo hizo el señor Feijóo cuando gobernaba en Galicia, o la señora Rudí cuando gobernó en Aragón. Y cuando ocupaban el Palacio de La Moncloa, en el 2013, redujeron la ayuda a los libros de texto de 30 millones a cinco; y en 2014 desapareció esa ayuda.

P.- Y por último. El lunes Pedro Sánchez dijo que espera que pronto haya una mujer presidenta del Gobierno en La Moncloa, ¿Podría estar usted en las quinielas futuras?

R.- Jajajajaja… No. Rotundamente, no.

Sobre el autor de esta publicación

Manuel Sánchez | Corresponsal Político

Manuel Sánchez (Cáceres, 1967) es periodista y escritor. Trabajó 22 años en el diario EL MUNDO, primero en información judicial y desde el año 2000 se especializó en información política sobre el PSOE y el Gobierno. Tras un año en eldiario.es, de 2014 a 2021 estuvo en el área política de Publico.es. Es autor de los libros: "Las noticias están en los bares" y "Yolanda Díaz, la dama roja".