Piden la expulsión del PSOE de Carmen Calvo y Matilde Fernández y el cese del secretario LGTBI por la “ley trans”

Por un lado, un escrito de 19 folios enviado a la Comisión de Ética del partido exige que se suspenda de militancia a Calvo, Fernández, Amelia Valcarcel o Ángeles Álvarez por su oposición a la ley. En otro escrito, un grupo de mujeres socialistas pide la destitución de Víctor Gutiérrez por incumplir las normas del partido

Carmen Calvo, ex vicepresidenta primera del Gobierno y presidenta de la Comisión de Igualdad

EFECarmen Calvo, ex vicepresidenta primera del Gobierno y presidenta de la Comisión de Igualdad

Las profundas diferencias que existen en el seno del PSOE ante la “ley trans” y su tramitación en el Congreso por vía de urgencia y lectura única -es decir, sin pasar por pleno- están provocando un auténtico choque interno que puede llegar hasta la Comisión de Ética y Garantía del partido con serias consecuencias.

Según ha podido saber República.com, hay una denuncia con fecha 21 de agosto ante la Comisión Federal del PSOE que han presentado, individualmente, al menos medio centenar de mujeres militantes o simpatizantes del partido, en la que piden el cese inmediato del secretario LGTBI del PSOE, Víctor Gutiérrez, al considerar que ha incumplido las normas del partido.

En dicho escrito, al que ha tenido acceso este diario y que consta de tres folios, se afirma que el dirigente socialista, miembro de la Ejecutiva Federal, “en diversas ocasiones y diferentes canales, el mencionado Secretario Federal ha hecho gala de una ostentosa misoginia inaceptable en las filas de un partido que ha hecho bandera de la igualdad efectiva entre mujeres y varones”.

En concreto, se cita el tuit del “traspiés” de julio de 2022 donde celebraba que se hubiera apartado a Carmen Calvo de la primera línea política y en el que, según las denunciantes, Víctor Gutiérrez se mofaba de las feministas socialistas. También citan otro tuit del 10 de agosto donde, en opinión de las denunciantes, el secretario LGTBI del PSOE consideraba la prostitución como trabajo sexual.

También denuncia el escrito que “reiteradamente el secretario federal olvida que también forma parte de su responsabilidad los derechos que conciernen a las lesbianas, y esta conducta de invisibilización podría ser constitutiva de violencia”.

En los fundamentos de Derecho el escrito apela a los artículos 85 y 86 donde se recogen las faltas graves o muy graves, para solicitar su cese y que, además, pueden conllevar la suspensión de militancia.

Este escrito, según algunas firmantes, se quiso entregar en Ferraz en agosto y al ser periodo de vacaciones no fue posible. Por lo que se decidió enviarlo por correo certificado con un escrito en papel, acompañado de un pen-drive donde se recogía el mismo escrito firmado individualmente por medio centenar de militantes del partido.

La denuncia contra las feministas

Por otra parte, a principios de septiembre, a colectivos de WhatsApp de mujeres feminista del PSOE llegó otro escrito de 19 folios también con un encabezado dirigido a la Comisión de Ética y Garantía del partido, donde la denuncia era contra destacadas feministas del partido por su oposición pública y notoria a la “ley trans”, y a las que también se solicitaba abrir expediente y sancionarlas con faltas graves o muy graves que suponían su expulsión de militancia de partido de cualquier cargo que tuvieran.

Este escrito, muy elaborado y documentado, viene a denunciar que una parte de las mujeres feministas del PSOE están actuando contra los mandatos del 40º Congreso del partido que apoyaban la “ley trans”.

Y afirma textualmente: “Con la finalidad de poder organizar y coordinar esos ataques se constituyó la organización Femes, con la participación de destacadas compañeras socialistas o que se identifican como militantes socialistas y que están encabezadas por Amelia Valcárcel y de cuya junta forman parte además Altamira Gonzalo y Kiti Blat (vicepresidentas), Inma Moraleda (secretaria) y Rosa Peris (tesorera). Entre las vocales se encuentran Yolanda Besteiro, Carmen Cajide, Malé Chillida, Meli Galarza, María José Hernández, Rocío León, Alicia Miyares, Lourdes Muñoz Santamaría, María

José Partera González, Rafaela Pastor Martínez, Cristina Ubani, Juana Serna y Soledad Muruaga. A las que atribuimos de forma conjunta y coordinada las acciones objeto de esta denuncia. Esta entidad viene desarrollando un hostigamiento y crítica permanente al Gobierno de Pedro Sánchez”.

Pero, a este grupo, añaden a la ex diputada Ángeles Álvarez, como impulsora de la plataforma “Contra el Borrado de las Mujeres” que agrupa muchos colectivos feministas en contra de la “ley trans”, y recogen numerosos testimonios de su posicionamiento contrario.

Pero, además, citan también tuits de la ex vicepresidenta del Congreso y ahora portavoz de la Comisión de Igualdad, Carmen Calvo; o de la portavoz del PSOE en esta comisión, Laura Berja con mensajes en contra de la citada ley. Incluso, también el escrito apunta que la ex ministra Matilde Fernández, pidió en un acto en Madrid, “menos trans y más agenda feminista real”.

Para los denunciantes, “el denodado ataque de este grupo de compañeras a ese proyecto de ley está dañando de manera irreparable la imagen de toda la familia socialista”.

Y tras un exposición muy elaborada de fundamentos de derecho, apelando a la Constitución, al Código Penal y a los Estatutos del partido, se termina solicitando que “se proceda a la apertura de expediente a las compañeras que militan en nuestro partido y cuyas conductas se denuncian en la exposición de hechos de este escrito a fin de que sean acordadas por la Comisión Federal de Ética y Garantías las correspondientes sanciones de acuerdo a lo establecido en los artículos 85 y 86 de los estatutos federales y el reglamento de desarrollo de los Estatutos Federales por infringir gravemente y de forma reiterada lo establecido en los mismos”. Es decir, ambos artículos pueden contemplar la expulsión de militancia de todas las citadas.

Y finalmente, dice que “se conmine a las compañeras objeto del presente procedimiento a que cesen en sus actitudes públicas hostiles contra las políticas desarrolladas por el Gobierno de Pedro Sánchez”.

Este escrito tiene fecha del 26 de agosto, sólo seis días después del enviado por las mujeres militantes del PSOE. Pero aparece sin ninguna firma, aunque algunas fuentes apuntan que se lanzó para recabar apoyos. A este diario no le consta el recorrido orgánico que ha podido tener y si ha llegado o no a la Comisión de Ética y Garantías.

Pero tampoco le consta nada al PSOE que parece seguir echando balones fuera antes un cisma interno en el partido que sigue creciendo. Fuentes de la dirección del PSOE afirmaron a República.com que la Comisión de Ética y Garantía “a la que parece que se ha remitido estos documentos” funciona con autonomía para la salvaguarda de los derechos de los afiliados y afiliadas. Y añaden: “Su independencia la garantiza el Comité Federal y por ello la Comisión Ejecutiva Federal no le consta la recepción de documentos dirigidos a la Comisión. En el supuesto que la Comisión encontrase alguna cuestión que deba ser objeto de alguna medida, lo comunicaría a los órganos correspondientes del partido”.

Dichas fuentes añaden que “el ejercicio del recurso a la Comisión de Ética y Garantía está garantizado para cualquier afiliado o afiliada, sin que ello presuponga que ha habido una acción cuestionable”. Aseguran, además, que estas actuaciones se llevan con máxima confidencialidad por respeto tanto a los denunciados como a los denunciantes.

Sobre el autor de esta publicación

Manuel Sánchez | Corresponsal Político

Manuel Sánchez (Cáceres, 1967) es periodista y escritor. Trabajó 22 años en el diario EL MUNDO, primero en información judicial y desde el año 2000 se especializó en información política sobre el PSOE y el Gobierno. Tras un año en eldiario.es, de 2014 a 2021 estuvo en el área política de Publico.es. Es autor de los libros: "Las noticias están en los bares" y "Yolanda Díaz, la dama roja".