RTVE

José Manuel Pérez Tornero dimite como presidente de RTVE

Deja el cargo tras solo un año y medio al perder el apoyo de PSOE y Unidas Podemos y con una gestión muy cuestionada tras no ser capaz de remontar los malos datos de audiencia

José Manuel Pérez Tornero

EFEJosé Manuel Pérez Tornero

José Manuel Pérez Tornero ha anunciado este lunes su dimisión como presidente de RTVE tras 18 meses en el cargo y una criticada gestión en la que no ha sido capaz de repuntar los malos datos de audiencia.

Según informa El País, Tornero que llegó a la dirección del ente público en febrero de 2021 tras un pacto entre PSOE y PP, había perdido en los últimos meses el apoyo de un sector muy importante del Consejo de Administración, el más cercano al PSOE y Unidas Podemos, que lo acusaba de haberse entregado al PP y rodearse de directivos cercanos a este partido.

En una carta remitida a los medios de comunicación, Pérez Tornero asegura que se han conseguido durante su presidencia objetivos "nada desdeñables", pero que "se impone dar un paso al lado".

Explica Tornero que su proyecto pretendía una transformación profunda de la corporación que no fuera un simple maquillaje o lavado de cara y que buscaba lograr un consenso amplio sin partidismos, con profesionalidad e independencia.

Se trataba, según subraya, de afianzar el pluralismo interno y dejar atrás la fragmentación corporativa, al tiempo que pretendía crear una esfera pública "sosegada, dialogante y sin polarización" y lograr que RTVE acompañara la transformación del país, la profundización de la democracia y el avance de la ciencia, la cultura y el bienestar social.

"Fui desde un principio consciente de la complejidad y dificultad de la tarea y de que estábamos ante un proceso que, como todos los de transformación, era de largo recorrido y que requería una paciencia que muchos no tendrían", añade Tornero.

Asegura que en el instante en que tuviese indicios de que ese proyecto no era viable, lo iba a reconocer públicamente y nunca se aferraría a la presidencia. "Pues bien, ese momento ha llegado. Es ahora", señala en su carta a los trabajadores de la corporación.

Afirma que en los dieciocho meses de su mandato, RTVE ha contribuido al diálogo sereno, respetuoso e informado, a hacer avanzar un periodismo de calidad y a renovar formatos, programas y planes de producción que estaban estancados.

También a mejorar la salud financiera y productiva de RTVE avanzando en el saneamiento económico con casi 30 millones de euros de beneficios en 2022 y la perspectiva de equilibrio el próximo año.

De la misma forma, destaca que se ha estabilizado la plantilla con el próximo lanzamiento de una oferta pública de empleo de casi 2.000 puestos, se han proyectado dos nuevos centros de producción en Andalucía y Valencia, se han movilizado más de 120 millones de euros de los fondos de recuperación y se ha reforzado la proyección internacional de RTVE.

Pero recalca que "ya no se dan las circunstancias para seguir avanzando" porque ha constatado que en el Consejo de Administración de RTVE no existen las condiciones mínimas para el consenso ni para conformar una mayoría plural, estable y coherente, y ni siquiera a veces para lograr un clima propicio al diálogo. Eso cree que dificulta la gobernabilidad de la empresa e impide llevar a cabo la transformación a la que aspiraba.

Por ello, anuncia su dimisión como presidente de RTVE y su renuncia a formar parte de su Consejo de Administración y señala que se va "con la conciencia tranquila" y vuelve a su universidad con la satisfacción de haber hecho todo lo posible por una corporación plural.

Tras agradecer a las Cortes y a los grupos parlamentarios la confianza que depositaron en él, elogia el trabajo de su equipo más cercano y subraya que tiene la esperanza de que con perseverancia siempre será posible alcanzar los ideales con los que accedió al cargo.

Podemos aplaude su dimisión

Tras conocerse su marcha, Podemos ha calificado de "buena noticia" la dimisión ante el "daño" que ha supuesto su "gestión" y le recriminan, además, que se pusiera a las "órdenes del PP".

En este sentido, han recalcado que fue "elegido" por PSOE y Podemos, en referencia al acuerdo parlamentario para renovar la corporación, pero le recriminan que, una vez en el puesto, se alineara con los intereses del PP. "Es una buena noticia que se marche de la televisión pública después del daño que ha hecho", han zanjado.

Unidas Podemos llevaba meses arremetiendo contra el hasta ahora presidente de RTVE, sobre todo a raíz del cese del periodista Jesús Cintora al frente del espacio Las cosas claras, que luego salió de la parrilla.

De hecho, se sumaron junto a Bildu a una petición de ERC para que explicara esta decisión, que consideraban una "persecución" contra Cintura, y demandaban la continuidad del programa.

El espacio confederal también llegó a exigir su dimisión en caso de que se confirmaran informaciones publicadas sobre presuntas irregularidades durante su etapa cuando desempeñó cargos universitarios.