Page, sobre la cesión de senadores: "Nada se hace a cambio de nada"

Pide a la Ejecutiva del PSOEque acabe esta práctica de "retorcer el reglamento" del Congreso y del Senado

page

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha mostrado este martes su "desconcierto" por la cesión de 4 senadores a ERC y a Democràcia i Llibertat (Dil) para que puedan formar grupo en el Senado, ante lo que ha dicho: "Que nadie piense que los españoles son tontos ni ingenuos, nada se hace a cambio de nada".

En una conferencia de prensa con motivo de la firma del "Plan Adelante" de apoyo empresarial, García-Page ha admitido que comparte el "desconcierto" que el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha mostrado ante esta medida, que ha dudado en tildar de "cesión o es una obscenidad".

García-Page, que ha afirmado que no pretende "hacer una crítica específica" a la Ejecutiva Federal de su partido, ha pedido que "nadie piense que los españoles son tontos ni ingenuos", porque "nada se hace a cambio de nada".

Y el que "todo el mundo" haya utilizado el reglamento del Senado y del Congreso "a conveniencia" no debería valer, a su parecer, como excusa para justificar la iniciativa del PSOE pues, por contra, ha pedido que acabe esta práctica de "retorcer el reglamento".

"En España, desde el 20 de diciembre no pasa nada rutinario. A ver si la única rutina que mantenemos es esta", ha reprochado García-Page.

En cualquier caso, y aunque ha dicho que no es partidario de esperar a que la cuestión independentista en Cataluña se resuelva "con el tiempo", ha advertido de que la "peor manera de arreglar o afrontar el órdago" es "tenerlo como una hipoteca, estar vendidos a sus intereses", pues ha augurado que con ello no se arreglará la situación catalana.

"Para poder hablar de tú a tú con quien quiere irse de España, de entrada no hay que depender de su voto o de su silencio", ha considerado García-Page, quien ha advertido de que "si algún día, el Gobierno de España depende de las dos o tres abstenciones o del silencio, no digamos del apoyo, de los independentistas puede terminar pasando que los tres diputados independentistas decidan la gobernación del país".

Sobre la gobernabilidad de España, el presidente de Castilla-La Mancha ha comparado la situación con "un puzzle al que parece que le faltan tres piezas", aunque ha apostado por trabajar para que no haya que repetir las elecciones.

En este sentido, ha calculado que al actual presidente en funciones, Mariano Rajoy, "no le salen las cuentas" para ser reelegido, mientras que al PSOE "no todas las cuentas le pueden valer".

"Si el PP es capaz de desbloquear la situación, tenemos la solución y el PSOE colaborará lealmente en cuestiones constitucionales, de Estado", ha comprometido García-Page, que ha añadido, asimismo, que cree que el secretario general de su partido, Pedro Sánchez, "trabaja en intentar fraguar un consenso que hoy por hoy se empieza a esbozar como una posibilidad".

En ese acuerdo, según García-Page, se incluye "una agenda social prioritaria", que se puede acordar con Podemos "siempre rechazando la línea roja" de la independencia o el derecho a la autodeterminación de Cataluña, y un "equilibrio constitucional y político" que se puede plantear con Ciudadanos.

"Tal y como ha quedado el panorama, esta opción a dos bandas y media es posible", ha apuntado García-Page, quien ha afirmado que "Sánchez trabaja sin descartar nada, y lo que tenemos que hacer todos es intentar ayudar a que las cosas salgan bien".

Sobre el autor de esta publicación