Page, Lambán y Vara muestran su rechazo a la nueva regulación del delito de sedición

El presidente castellano-manchego pide que primero Puigdemont vuelva, se someta y pague, “y luego tipificamos cómo afrontar futuras intentonas”. El PSOE dice ser consciente que esta medida les cuesta votos

El presidente regional, Emiliano García-Page

EUROPA PRESSEl presidente regional, Emiliano García-Page

El presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; el presidente de Aragón, Javier Lambán; y el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, no tardaron en mostrar su rechazo a la nueva regulación del delito de sedición presentada este viernes por PSOE y Unidas Podemos.

Aunque con críticas moderadas, lo que no ocultaron los tres barones socialistas es su oposición a esta media y la inoportunidad de presentarla ahora.

Así, Page dijo abiertamente que no comparte el planteamiento de reformar el delito de sedición, aunque precisó que eso no significa que se busque entre todos la mayor convivencia en Cataluña.

El presidente castellano-manchego indicó que este debate no toca ahora, “y lo que toca es que Puigdemont vuelva y se someta. Primero pagan, y luego tipificamos como abordar futuras intentonas”, afirmó.

Por su parte, Lambán reiteró su rechazo a la reforma del delito de sedición y dijo que su postura ya la conoce el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no obstante indicó que entre ambos Gobiernos y entre ellos hay “una relación de lealtad”, dijo.

El presidente aragonés indicó que lo ocurrido en Cataluña “fue gravísimo” porque, según dijo, “se intentó alterar el orden constitucional”. Por ello, abogó porque “el Estado de Derecho, ante cualquier posibilidad de atentado contra la Constitución, tiene que estar bien armado política y jurídicamente.

Lambán, no obstante, dijo que no acepta lecciones del PP sobre este asunto y recordó que este partido “es capaz de pactar con el diablo para gobernar y lo ha hecho con Bildu en el País Vasco”.

Finalmente, el presidente extremeño fue más comedido en su rechazo y a través de Twitter afirmó: “No me gusta nada de lo que le guste al independentismo. Dicho esto, hace cinco años con el actual Código Penal al Gobierno del PP le hicieron dos referéndums de independencia y una DUI. España se rompía. Hoy, con otro Gobierno, lo que se ha roto es el independentismo y el proces”.

El PSOE es consciente que esta propuesta provoca malestar en sus filas pero no hay dudas en el partido ni en el Gobierno de seguir adelante con ella. Así lo expresó el portavoz del Grupo Socialita, Patxi López, que dijo que son conscientes de que esto puede tener un coste electoral para su partido.

Sin embargo, López indicó que el PSOE hace política para mejorar la vida de la gente “aunque nos cueste votos” y aseguró que “la traición estaría en no intentarlo”. Añadió que la medida propuesta es plenamente constitucional y que se trabaja para resolver problemas y “mejorar la convivencia”, añadió.

Sobre el autor de esta publicación

Manuel Sánchez | Corresponsal Político

Manuel Sánchez (Cáceres, 1967) es periodista y escritor. Trabajó 22 años en el diario EL MUNDO, primero en información judicial y desde el año 2000 se especializó en información política sobre el PSOE y el Gobierno. Tras un año en eldiario.es, de 2014 a 2021 estuvo en el área política de Publico.es. Es autor de los libros: "Las noticias están en los bares" y "Yolanda Díaz, la dama roja".