Las discrepancias entre los socios de Gobierno

OTAN, gasto en Defensa, la ampliación de Rota y la tragedia de Melilla ponen al Gobierno de coalición al límite

Las diferencias entre los socios de Gobierno son abismales en estos asuntos y es más que difícil el acuerdo. Pese a todo, Sánchez y Díaz son partidarios de seguir juntos hasta el final de la legislatura

Pedro Sánchez, Nadia Calviño y Yolanda Díaz

EUROPA PRESSPedro Sánchez, Nadia Calviño y Yolanda Díaz

No son nuevas las discrepancias entre los dos socios que conforman el Gobierno de coalición. De hecho, ha sido una constante durante toda la legislatura. Pero en esta ocasión las diferencias que separan a PSOE y Unidas Podemos son abismales, al menos, en cuatro asuntos muy delicados e importantes: el posicionamiento sobre la OTAN, el aumento del gasto en Defensa, la ampliación de Rota y el nuevo acuerdo con EEUU y cómo afrontar e investigar la tragedia de Melilla.

En todos estos asuntos todo apunta no sólo a que será difícil el acuerdo interno en el Gobierno, sino que habrá ruptura en las votaciones en el Congreso entre los dos partidos que forman el Gobierno de coalición.

El primer aviso de la división en las filas del Gobierno vino el pasado jueves en el Congreso cuando en una moción presentada por el PP sobre la política exterior, presentada con toda la intención política de que se visualizara la división interna en el Ejecutivo, la formación morada votó en contra de apoyar los acuerdos y los resultados de la Cumbre de la OTAN, entre otros temas.

El contraste es total con la valoración exitosa que hace la parte socialista del Ejecutivo, que ha considerado la reunión de Madrid como todo un éxito y comparte plenamente las resoluciones aprobadas en torno a Rusia o China, así como todo el nuevo posicionamiento de la Alianza Atlántica.

Desde la parte de Sánchez se quiere restar importancia a estas diferencias que dicen que no son nuevas y, además, se valora la actitud moderada que ha tenido Unidas Podemos durante la celebración de la Cumbre de la OTAN, pero se es consciente que no habrá una posición común en este asunto y que las posiciones están muy alejadas

Y la mejor prueba de ello se puede comprobar en dos asuntos muy relacionados: la ampliación del convenio con Estados Unidos en Rota y el aumento en los Presupuestos Generales del Estado del gasto de Defensa.

Sobre el primer asunto, de manera oficial, Unidas Podemos todavía no ha anunciado qué votará en el Congreso una vez que apruebe el Consejo de Ministros el aumento de destructores norteamericanos en Rota y otros puntos de colaboración en la Base militar. Las primeras declaraciones de dirigentes de la formación morada apuntan a que no darán su apoyo en las Cortes, por lo que para que sea convalidado el Ejecutivo va a tener que necesitar el apoyo del PP.

Difíciles Presupuestos

Sobre el segundo asunto la negociación va a estar en el propio seno del Gobierno ya que es quien debe elaborar los Presupuestos Generales del Estado. En esa senda a la que se ha comprometido Sánchez de elevar hasta el 2% el gasto en Defensa en el 2029 un primer paso se quiere dar en las Cuentas del Estado de cara a 2023, y desde Unidas Podemos hay una oposición frontal a incrementar esta partida.

A esto hay que unir que desde la formación morada se pide incluir una amplia e integral reforma fiscal a la que la parte socialista del Gobierno parece haber renunciado y sólo está dispuesta a incluir ajustes impositivos puntuales.

Todo ello parece que va a complicar la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado que, además, el Gobierno quiere presentar en tiempo y forma para que lleguen a la Cámara Baja a la vuelta del verano.

Y otro tema donde hay diferencias importantes es sobre la tragedia de Melilla y la política migratoria en general. Unidas Podemos no sólo pide explicaciones al propio Pedro Sánchez, sino que exige que se abra una investigación independiente sobre los sucesos acontecidos en la valla, lo que la parte socialista del Gobierno no ve conveniente más allá de las actuaciones o investigaciones que están emprendiendo ya las Fuerzas de Seguridad del Estado, el Ministerio del Interior o el Defensor del Pueblo. 

Sánchez se ha comprometido a fijar una posición durante su intervención en el próximo Debate del estado de la Nación que se ha fijado para los próximos días 12, 13 y 14 de julio.

No hay riesgo de ruptura

Ante este escenario, de nuevo vuelven los rumores de ruptura del Gobierno de coalición, bien porque Sánchez decida en un determinado momento destituir a los miembros de Unidas Podemos que se sientan en el Consejo de Ministros; bien porque la formación morada acordara romper unilateralmente y salirse de Moncloa.

Sin embargo, fuentes consultadas tanto de la parte socialista del Gobierno como del entorno de Yolanda Díaz indicaron que ninguna de estas dos circunstancias van a producirse y que el objetivo de ambas partes es mantener el Gobierno de coalición hasta el final de la legislatura.

Además, tanto Pedro Sánchez como Yolanda Díaz, aún conscientes de las diferencias, cada vez hablan más del Gobierno de coalición o progresista poniendo el valor la acción conjunta, y ninguno de los dos tiene en sus planes la ruptura.

No obstante, en la recta final de la legislatura, todo apunta a que se van a complicar aún más las relaciones entre ambos socios de Gobierno y, posiblemente, a medida que se vayan acercando las elecciones de 2023 se verán aún más las costuras del Gobierno.

Sobre el autor de esta publicación