La crisis del coronavirus

La séptima ola sigue en descenso: fuerte caída de la incidencia y la ocupación hospitalaria

En la última semana se han registrado 518 fallecidos

Vista de la playa de La Concha de San Sebastián

EFEVista de la playa de La Concha de San Sebastián

La incidencia del COVID en los mayores de 59 años ha caído desde el martes en 160 puntos, por lo que baja del umbral de los 1.000 casos (858), con una ocupación hospitalaria que se desahoga progresivamente hasta el 8,7 % (casi un punto menos) con 1.090 pacientes menos ingresados en toda España.

Según los datos de Sanidad, el número de ingresados COVID en los hospitales ha caído de los 11.579 a los 10.489 por el alivio de la situación epidemiológica, cuya curva comenzó a descender la semana pasada y ha bajado ya en algo más de 300 puntos (una media de 40 diarios).

Los críticos en las unidades de cuidados intensivos en toda España descienden estos días de los 547 hasta los 513 (5,9 % de ocupación).

El último informe de Sanidad certifica 508 muertes en los últimos siete días, un dato elevado respecto a semanas anteriores que se produce por retrasos en las notificaciones por parte de las autonomías: 110.187 en total desde el inicio de la pandemia.

Así, los datos de Sanidad avalan un descenso en la gravedad de los casos y en las muertes, ya que la tasa mortalidad entre colectivos de mayor riesgo como los ciudadanos de 60 años a más sigue descendiendo y se sitúa ahora en el 3,6 % (3,7 % el martes y 4,7 % de hace más de 3 meses).

La tendencia es dispar por comunidades: Castilla-La Mancha (5,2 %), Madrid (4,6 %), Andalucía (4,2 %), Ceuta (4,2 %), Aragón (4 %) y Asturias (4 %) son lo territorios con mayor tasa de mortalidad entre colectivos a partir de la citada edad infectados con el Sars-CoV-2 y sus variantes.

Territorios con mayor ocupación hospitalaria

Pese al alivio en los indicadores de media nacional, algunos territorios aún se encuentran por encima del baremo medio (8,7 %) en porcentaje de pacientes COVID y con un registro de riesgo considerado alto.

Este es el caso de País Vasco (13,9 %), Castilla y León (13,2 %), Madrid (12 %) o Melilla (10,4 %), así como Asturias y Castilla-La Mancha, con un 10,3 % en cada caso.

Las unidades críticas con mayor saturación de pacientes graves son las de Cataluña (10,2 %), País Vasco (11,8 %) y Madrid (9,2 %).

Tras haber dejado el pico de la sexta oleada atrás, tanto la incidencia acumulada como la que registra la tasa de trasmisión en la última semana siguen en descenso. Esta última desde los 392 casos por cada 100.000 habitantes hasta los 326 actuales, un indicador que adelanta que los ratios de contagio seguirán disminuyendo.

Los datos que recoge Sanidad hasta este viernes apuntan a 72.704 infecciones por COVID en toda España, de las cuales 34.342 corresponden a ciudadanos de 60 años a más.

Disminuye también la incidencia del conjunto de las infecciones respiratorias, en donde se incluye el COVID y que han estado detrás también del aumento de la presión asistencial.

La incidencia del conjunto desciende desde los 905 casos por cada 100.000 habitantes durante las primeras semanas de julio, hasta los 616 registrados la pasada.

En cuanto a la incidencia acumulada del COVID por territorios, Navarra (2.873), La Rioja (1.564), Melilla (1.563) y Ceuta (1.541), así como Canarias y Cantabria, con más de 1.300 casos de incidencia acumulada en mayores de 59 años, registran el mayor nivel de trasmisión.

Por encima de los mil casos también están Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla-León y Extremadura, mientras que Andalucía registra el menor nivel de incidencia covid con 331 casos por cada 100.000 habitantes.

La tasa de positividad media en España por prueba realizada para la detección del COVID en mayores de 59 años se reduce poco a poco y baja del 38 % al 37 %. En cifras, por cada 100.000 habitantes en este rango de edad 1.294 dan positivo en los diagnósticos de los servicios de salud.

Cuarta dosis en otoño

En medio de la mejora epidemiológica, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha augurado este viernes que posiblemente a partir de la segunda quincena de septiembre se comience con la inoculación de la cuarta dosis de la vacuna contra el coronavirus a los mayores de 59 años. Hasta el momento solo se inocula a pacientes inmunodeprimidos u oncológicos.

Darias ha explicado que, al igual que en el resto de la campaña de vacunación, la segunda dosis de refuerzo se comenzaría a pinchar a "los mayores de 80 años y con las personas que están en residencias de ancianos y, posteriormente, con los mayores de 60".

Sobre el autor de esta publicación